Sin candidato de la Farc, Petro puede sumar votos pero también un lastre

Con la decisión de la Farc de retirar su candidatura presidencial por la enfermedad de Timochenko, los votos del nuevo partido seguramente se irán con el candidato de izquierda Gustavo Petro. Pero vendrán acompañados del estigma que reforzará la idea de que representa el castrochavismo.

Votos sí, pero más estigma también

Al salirse de la contienda, la Farc decide no contarse a la Presidencia en su primera campaña, con lo cual el país se quedará sin saber quienes están con ellos, más allá de la votación que saquen en las listas de Senado y Cámara, donde tienen diez curules fijas.

 

La decisión de no reemplazar a Timochenko la tomaron porque, según le explicó a La Silla Imelda Daza, que era su fórmula vicepresidencial, ni ella ni nadie dentro de la Farc iban a estar exentos de riesgos lanzándose.

“Yo  no estuve en las discusiones internas, pero la falta de garantías políticas para hacer proselitismo no depende de quien sea el candidato”, nos dijo.

“Pensábamos que los ataques iban a ser solo con Timo porque encarna la lucha armada, pero nos hemos dado cuenta con lo que le gritaron a Aída Avella en Medellín  y lo que le pasó a Petro en Cúcuta, que cualquiera, así sea una dirigente social como yo y represente oposición al orden, corre el riesgo de ser agredido”, agregó.

Por ahora el partido no ha tirado línea sobre por quién votar, pero esperan revivir su idea del ‘gobierno de transición’ que asegure la implementación del Acuerdo de paz.

“Estamos hablando de procurar una convergencia política con todos los que respalden el proceso de paz y la implementación”, nos dijo Daza.

Aún sin que le tiren por ahora línea a sus militantes y dada la fuerza que ha ido agarrando Petro en las encuestas, lo más probable es que esos pocos o muchos votos farianos lleguen a él porque hoy es el candidato más opcionado de la izquierda y está con la implementación de los acuerdos y con la idea de “un acuerdo no solo entre los armados, sino de toda la sociedad”, nos explicaba una persona muy cercana a Petro y que pertenece a su campaña, pero no quiso que lo citáramos porque no es un vocero autorizado.

A eso se suma un factor simbólico que podría arrastrarle votación entre los militantes.

“Petro es el guerrillero desmovilizado más exitoso de la política colombiana porque ganó la alcaldía de Bogotá. Es un símbolo del éxito electoral de la desmovilización y eso puede serle atractivo al voto fariano”, nos dijo el analista político Francisco Miranda.

Pero lo que gane en votos, es probable que lo pierda porque se acrecienta el estigma de que es el candidato de la exguerrilla.

Ese temor se ha ido incubando desde la renegociación del plebiscito porque entre los del No comenzó a ganar tracción la idea de que el exalcalde de Bogotá sería el caballo de troya de la Farc para entrar por la puerta grande a la Casa de Nariño, lo han seguido alimentando cadenas de WhatsApp que aseguran lo mismo y ahora con Timochenko fuera del mapa, peor.

De eso son conscientes hasta en su campaña.

“Yo no veo posible el apoyo público ni tampoco privado por parte de la Farc. Pero lo que tenemos claro es que el retiro de Timochenko va a incentivar la guerra sucia contra él y van a tratar de acusarlo con más fuerza de ser el de la Farc y de reavivarle el fantasma del castrochavismo”, nos dijo la fuente de la campaña.

Por ahora, entre organizaciones sociales afínes a la Farc y dentro del partido, no creen que Petro sea el único beneficiado.

“Yo creo que Petro no es el único que va a canalizar nuestro electorado. También veo a Humberto De La Calle y a Piedad Córdoba”, nos dijo Imelda Daza.

“Aquí en Putumayo no se sintió la campaña presidencial de Timo y puede ser que muchos de los militantes que estaban con él terminen con Petro, aunque también veo posible que se vayan con otros como De La Calle, por eso de la defensa del Acuerdo”, nos dijo Yule Anzueta, el único candidato que sin ser del partido de la Farc, fue abiertamente apoyado por ellos y representa a la Mesa Regional de Organizaciones Sociales de Putumayo, Meros.

Pero aún si Petro no recibe todos los votos, sí es el que carga con el coco del castrochavismo. 

Otras Noticias