A diferencia de Uribe, Prada está solo en cita con la Corte

A diferencia de Uribe, Prada está solo en cita con la Corte

Hoy, desde las 8 de la mañana, el representante uribista Álvaro Hernán Prada rinde indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia. Lo hará por el sonado caso de manipulación de testigos que la Corte le abrió el año pasado al senador y expresidente Álvaro Uribe por supuestamente buscar que exparamilitares cambiaran los testimonios que lo vinculaban a él y a su hermano con el paramilitarismo en Antioquia. 

Prada es el último procesado en hablar en este caso (que explicamos de pe a pa aquí) y según nos explicó Germán Gómez, jefe de prensa de la Corte, cuando termine su indagatoria, arrancan a contarse los diez días hábiles que tiene el alto tribunal para decidir si dicta medida de aseguramiento. Aunque igual ese plazo se puede extender, como pasó con el expresidente Uribe, pues ninguno de los dos está detenido. 

A diferencia de lo que ocurrió el pasado 8 de octubre, cuando el expresidente fue a su indagatoria en el Palacio de Justicia por seguridad y no en la Corte, y llegó rodeado de decenas de militantes y figuras de su partido como el mismo Prada e incluso hubo marchas a favor y en contra del expresidente que se encontraron en la Plaza de Bolívar, a Prada no lo acompañó nadie del partido. Y tampoco en su natal Huila, en la que perdió sus apuestas electorales en estas locales y está de capa caída, hay mayores movimientos de respaldo. 

Que Prada haya llegado sólo a esa cita clave dentro de uno de los procesos judiciales más importantes de Colombia, por involucrar al que quizás sea uno de sus personajes más poderosos, es diciente porque muestra que su partido, si bien no le está dando la espalda, tampoco le da la misma importancia que a su jefe natural. 

Prada al banquillo

El representante huilense entra a esta historia porque, según la Corte,  fue uno de los intermediarios que habló con el exparamilitar alias ‘Caliche’ para cambiar la versión de Juan Guillermo Monsalve, el testigo clave de todo el caso por ser el hijo del mayordomo de la hacienda Guacharacas, que fue propiedad de la familia Uribe Vélez. 

Monsalve dice que esa hacienda fue la base del Bloque Metro de las autodefensas. 

La Corte investiga si Prada habló con Caliche para que convenciera a Monsalve de grabar un video retractándose de sus testimonios y culpando al senador del Polo, Iván Cepeda, de haberlo manipulado.

Prada ha negado ese señalamiento. 

“Estoy tranquilo y esperando hace mucho tiempo que se fijara una fecha. Es una oportunidad para que la Corte pueda tener claridad de mi proceder. Yo no cometí ningún delito y el expresidente Uribe tampoco”, nos dijo el representante Prada ayer en la tarde. 

 

Para la audiencia del expresidente, el uribismo duró planeando cómo reaccionar en redes y medios por lo menos en tres reuniones de bancada. Pero para esta, según nos confirmaron por aparte tres congresistas, todos fuera de micrófonos, no hay nada. 

“La diferencia es del cielo a la tierra. Con el expresidente había piezas en redes, coordinamos los hashtags desde varios días antes. Hubo un movimiento duro institucional. Aquí no hay nada. Cero”, nos dijo un representante.

“Lo de Uribe tenía una connotación diferente. Es el jefe del partido, ha sido dos veces presidente. Igual, todos somos solidarios como Álvaro Hernán”, remató otro congresista. Incluso hubo un tercer entrevistado, también parlamentario, que ni siquiera sabía que la indagatoria era hoy.

Además, la moción de censura contra el ministro de Defensa, Guillermo Botero,  se robó toda la atención y por eso los senadores uribistas le dieron prioridad a eso ayer en la tarde, por lo que no hubo tiempo de planear nada, según nos dijo otro congresista. 

La situación es similar en Huila, su tierra y tradicional fortín político. 

De capa caída

Hoy en Neiva no hay programadas marchas ni plantones a favor del representante Prada, como sí ocurrió en junio del año cuando se anunció el llamado a indagatoria. 

En ese momento, salieron a protestar unas 150 personas. 

Entre ellos unos pastores del movimiento cristiano Colombia Justa Libres, trabajadores de la empresa Cóndor y dirigentes locales del partido como el excongresista Julio Bahamón, todos integrantes de la coalición de derecha que le movió votos en las presidenciales a Iván Duque. 

Pero, como contamos, esa no fue una manifestación que trascendiera a pesar de que el tema de la indagatoria estaba caliente.

Lo de hoy está aún más frío. Tanto que no ameritó una reunión de las directivas del Centro Democrático regional, que no se han sentado ni a analizar el resultado de las elecciones regionales. 

Lo que sí hay son unas vallas que se montaron antes de la indagatoria de Uribe el mes pasado. Están repartidas por toda la ciudad con mensajes que dicen: #CreemosenUribeyPrada. 

Pero las vallas no las mandó a poner el Centro Democrático, según nos confirmó el director regional Eugenio Silva. Y tampoco tienen el permiso de publicidad de la Alcaldía, según nos comentó el director de Planeación, Rafael Yepes. 

“Son vallas que pusieron unos amigos de Prada”, nos comentó un dirigente uribista de Neiva. 

Que no haya un respaldo oficial del partido en el Huila a favor de Prada se puede deber a las heridas que dejaron las recientes elecciones en las que él se la jugó por candidatos de otros partidos mientras que el ala oficial, encabezada por el senador -también huilense- Ernesto Macías, lo hizo por los candidatos propios del uribismo. 

Como contamos en La Silla Sur, Prada hizo parte del grupo de uribistas que se fue con el conservador Carlos Ramiro Chávarro a la Gobernación, y no con el candidato oficial del CD Manuel Macías; lo mismo ocurrió con la campaña a la Alcaldía, en la que le movió votos a Gorky Muñoz de Cambio Radical y no a la uribista Cielo Ortiz. 

Todo con el visto bueno del expresidente Uribe, que en ningún momento lo llamó a disciplina. 

Eso generó divisiones internas. Hasta hoy, el senador Macías, que fue su fórmula en el pasado, no ha hecho ningún pronunciamiento de respaldo hacia Prada. Tampoco los excandidatos Manuel Macías y Ortiz.  

Aparte de la quietud del partido, en el Huila no está claro el poder de convocatoria que puede suscitar Prada porque en marzo, cuando revalidó su curul, en Cámara lo hizo con una lista cerrada donde se vota por el logo y no por el candidato. 

Los resultados de sus apuestas electorales de hace dos semanas tampoco le ayudan. 

Su mamá, la contadora pública Lucy Artunduaga, a la que acompañó en toda la campaña, se quemó buscando la Alcaldía de Gigante.  

En pueblos de Cundinamarca, como Pacho o Tenjo, donde se metió de lleno para ganar terreno pensando en dar el salto a Senado en 2022, tampoco ganaron los candidatos que impulsó. 

El triunfo que sí celebró fue el de su exasesora en el Congreso, Tatiana Méndez, quien logró la única curul del Centro Democrático en la Asamblea del Huila con 6.259 votos, la votación más baja de los 11 elegidos. 

Con ese panorama llega a la Corte, a la espera de qué pueda suceder.

Consultado para esta historia, se manifestó a su favor su padrino, el senador Uribe, quien nos dijo “Qué injusticia la de Álvaro Hernán, totalmente inocente, se dejó aproximar de esas personas, les creyó, procedió de buena fe, por solidaridad conmigo. En la Corte lo defendí totalmente”.

Uribe tampoco acompañará al representante, pues nos dijo que tiene que ir a comisión en el Congreso y luego a una velación en Medellín. 

Lo que viene

En la indagatoria, los magistrados pueden eventualmente emitir una orden de captura, y por lo tanto, dejar detenido a Prada. Eso sólo podría pasar si encuentran que se puede volar, que puede repetir el delito o que puede afectar las pruebas. 

En todo caso, con Prada la Corte ya tendría todos los elementos para definir qué más hacer: podría pedir una ampliación de la indagatoria o más pruebas y luego debe emitir una resolución en la que decide si cierra la investigación o los lleva a juicio, caso en el que haría una resolución de acusación para que de ahí en adelante los tres magistrados de la Sala de Primera Instancia hagan un juicio con más pruebas y testimonios, audiencias y abogados. 

Por todo eso, como nos dijeron en la Corte, seguramente nada de esto pasará este año.  

Lo que se verá hoy es si la fidelidad de Prada es igual a la del abogado del expresidente, Diego Cadena, quien según dijo el mismo Uribe en su indagatoria y que reveló en su columna Daniel Coronell, fue quien le entregó plata y redactó declaraciones a favor de Uribe firmadas por supuestos testigos, presuntamente sin que el expresidente supiera. 

    Periodista prueba

    Powered by