El ADA madrina que rompió al conservatismo en Putumayo

El ADA madrina que rompió al conservatismo en Putumayo

La Alianza Democrática Afrocolombiana, ADA, el movimiento afro que nació en Cauca en las elecciones a Congreso, sacudió el mapa electoral de Putumayo. Decidió a última hora quitarle el aval a la Gobernación a Reynaldo Velásquez (hermano de la cuestionada excongresista liberal Argenys Velásquez) para dárselo al conservador Jorge Coral Rivas, que también está cuestionado, pero que había dicho que no iba a aspirar porque su partido no lo apoyó.

La movida rompe con el discurso de unidad que estaban tratando de pegar los conservadores a través del candidato oficial John Molina, porque Coral, que fue la carta azul hace cuatro años, tiene de su lado gran parte de la base de ese partido y por eso la votación se podría partir despejando el camino para las otras campañas. 

El toque del ADA

La Alianza Democrática Afrocolombiana, ADA, se va a estrenar en estas elecciones regionales porque consiguió la personería jurídica en junio pasado,  después de ayudar a elegir a Hernán Banguero a la Cámara en representación de las comunidades negras. 

ADA tiene más de 3 mil avalados, varios de ellos a gobernaciones. 

En la única en la que tiene opciones en el sur es la de Putumayo. 

El sábado 27 de julio, cuando venció el plazo para recibir las inscripciones, a la Registraduría de Mocoa llegaron Jorge Coral Rivas y Reynaldo Velásquez alegando tener el aval del ADA. 

Velásquez, quien fue el candidato liberal en 2015 y sacó 28 mil votos, estaba siendo impulsado por la maquinaria de su hermana, la exrepresentante Argenys Velásquez, a la que la Fiscalía le imputó hace unos días cargos por el escándalo del cartel de la toga. 

A él, ADA le dio el aval en un documento fechado el 18 de julio. 

Mientras que a Coral Rivas, quien fue el candidato conservador hace cuatro años y sacó 32 mil votos a pesar de que fue capturado dos semanas antes de las elecciones por supuestos vínculos con bandas narcotraficantes de la zona, ADA le firmó el aval el 25 de julio. 

La situación se aclaró el viernes cuando se hicieron las modificaciones a las candidaturas que permiten las normas electorales una semana después del plazo de cierre.

Paulino Riascos, representante legal del ADA, le mandó a la Registraduría una resolución con fecha del 27 de julio en la que dice que le quitan el aval a Velásquez porque él les había prometido hacer una coalición con el MAIS, cosa que al final no pasó porque ese movimiento decidió no tener candidato. 

Y que ante ese incumplimiento decidieron apoyar a Coral Rivas que va solo.

“El interés de esta colectividad es participar con candidato propio en la contienda electoral del mes de octubre en Putumayo”, dice el documento firmado por Riascos. 

Lo cual va en contravía de las razones que usaron para quitarle el aval a Velázquez que fueron justamente no lograr una coalición. 

 

Coral ya aparece inscrito de manera formal a pesar de que aún tiene abierta la investigación por supuestos nexos con bandas criminales. Él insiste en que el proceso está a punto de cerrarse porque los testigos supuestamente salieron falsos. Hasta que no se de un fallo cuelga con esa incertidumbre.

Sin embargo, su aparición en el escenario electoral está generando los primeros coletazos, especialmente en su partido. 

Conservatismo dividido

El Plan A de Coral para aspirar de nuevo a la Gobernación siempre fue su partido conservador.

Pidió el aval apoyado por el exrepresentante Orlando Guerra de la Rosa y miembros nacionales como el exsenador huilense Hernán Andrade. 

Pero no lo consiguió porque detrás de ese aval también estuvieron dos aliados del representante Jimmy Díaz, con quien Coral y Guerra son rivales. Uno es el ingeniero Jhon Molina, exgerente de las empresas de energías de Putumayo, y el otro el administrador de empresas Ronald Latorre, que fue el secretario de Hacienda de Díaz cuando fue gobernador . 

Como los tres no se pusieron de acuerdo para llegar a un consenso, el partido se fue por el camino fácil y hasta una semana antes del cierre de inscripciones dijo que no iba a avalar a ninguno para evitar favoritismos. 

El Plan B fue buscar a otros partidos. Como contamos, Coral buscó el aval de La U a través del senador Roy Barreras, pero al final ese partido decidió coavalar al liberal Leandro Romo. También sonó la posibilidad de irse por las Autoridades Indígenas de Colombia, Aico, pero tampoco hubo acuerdo.

El C fue intentarlo de nuevo en el conservatismo,  pero como sus dos rivales no cedieron, Coral sacó un comunicado diciendo que se hacía a un lado para evitar conflictos internos. 

Horas después el directorio nacional conservador le dio el aval a Molina.

La decisión fue interpretada como un gesto político de Coral por garantizar la unidad conservadora y fortalecer la campaña de Molina.  

“Nosotros reconocemos el liderazgo de Jorge Coral, lo queremos mucho, pero él nos dio la lección de hacerse a un lado, fue un ejemplo, un camino. Veo en Molina una persona que le cabe los problemas del Putumayo en la cabeza. Él no está siendo inferior”, dijo en ese momento el exrepresentante Guerra.

Pero eso estaba lejos de ser así porque mientras se ambientaba la unidad conservadora, la ADA le dio el sí a Coral para seguir en carrera. 

La carta de presentación de los 32 mil votos, más el hecho de haberse movido en las presidenciales apoyando a Iván Duque y el respaldo de bases en todos los municipios, empezando por Puerto Asís donde fue alcalde, lo ponen en el partidor de favoritos. 

Lo que está por verse es si su decisión de ir solo y no apoyar a Molina lo va a terminar favoreciendo o por el contrario va a reventar a su partido y así ambos se quedarían sin el pan y sin el queso. 

    Periodista prueba

    Powered by