Con la suspensión, Rodolfo Hernández le saca punta a la campaña 

Con la suspensión, Rodolfo Hernández le saca punta a la campaña 

La decisión del Consejo de Estado de revivir la suspensión provisional que le impuso la Procuraduría al alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, mientras lo investiga por pegarle a un concejal, le metió gasolina a la previa de la campaña local.

A solo dos meses de que arranque formalmente la carrera, la decisión dejó abierta la posibilidad de que el mandatario quede libre para resolver la puja de los candidatos alternativos cuando todos tienen problemas para despegar y cuando él se está moviendo tras bambalinas para definir a quién le va a dar el guiño.

Además, mostró que Hernández intentará capitalizar el episodio electoralmente atacando a quienes justifiquen la decisión, que si nada cambia, lo tendrá por fuera del cargo por lo menos dos meses.

El lío

Ayer en su programa de Facebook Live, Rodolfo Hernández dejó claro que la revivida de su suspensión se la jugará en clave electoral.

 

El meollo jurídico está en que el Consejo de Estado decidió revocar el fallo del Tribunal Administrativo de Santander que en enero suspendió la medida de la Procuraduría que lo había sacado por tres meses del cargo para evitar que torpedeara la investigación que le abrieron por golpear al concejal Jhon Claro. 

Aunque la posición de la defensa de Hernández es que la investigación ya finalizó porque el proceso está a punto de entrar a alegatos de conclusión (no se practican más pruebas) y por esa razón no hay motivo para separarlo del cargo, como hasta ahora lo que está claro es que la decisión debe cumplirse, aún le quedan al menos 70 días al Alcalde por fuera de la Alcaldía.

La decisión es clave, porque además de que con ese fallo el Consejo de Estado ratificó que la Procuraduría sí podía suspender a funcionarios elegidos por voto popular, revivió los efectos de la salida de Hernández en un momento coyuntural. 

Primero, porque cuando la tutela falló a su favor solo restaba un día para que el grupo significativo de ciudadanos que lo inscribió presentara la terna y hasta ese momento todo apuntaba a que otros grupos políticos intentarían infiltrarse poniendo nombre; y segundo porque la decisión se da justo cuando está caliente la previa de la campaña electoral. 

Si bien eso último le puede jugar tanto a favor como en contra porque en época electoral es difìcil explicar que un funcionario suspendido sea el que ondee la bandera contra la corrupción -aún cuando el origen de la sanción sea una falta disciplinaria-, como lo que ha evidenciado hasta ahora Rodolfo Hernández es que su imagen tiene teflón, podría mostrarse como una víctima del sistema y tratar de capitalizarlo.

Que eso último es lo que tratará de hacer, lo dejó ver ayer en su programa de Facebook Live cuando no solo habló del cubrimiento en medios de la noticia de su sanción, sino que decidió meter en la pelea al gobernador de Santander, Didier Tavera, y graduarlo de enemigo.

La capitalizada

Si bien la relación de Didier Tavera y Rodolfo Hernández no ha sido la más fluida hasta ahora, tampoco había enfrentado un encontronazo público como el de ayer. 

Aunque lo previsible era que la Gobernación acatara la decisión del Consejo de Estado y procediera a notificarle a Hernández que la suspensión volvía a entrar en vigencia, el Alcalde salió lanza en ristre contra Tavera por asumir esa posición. 

Primero lo cuestionó por las obras que serán financiadas con los peajes de Lebrija y Rionegro que la Nación le entregó a Santander tras la fallida concesión de la Zona Metropolitana de Bucaramanga, y que están a punto de ser adjudicadas por el Instituto de Desarrollo de Santander, Idesan. 

“¿Será que él está interesado en que yo no esté presente con mis mis ojos vigilando y con mis delegados para que la adjudicación sea limpia señor Gobernador? ¿Qué interés tiene usted?”, dijo.

Y a renglón seguido habló de la campaña de octubre haciendo referencia a la aspiración de Claudia López, quien hace parte de la familia Tavera y en la edición del domingo de Revista Semana apareció punteando la encuesta de intención de voto para sucederlo. 

“...y haciéndole campaña a la Tía, esposa del doctor Miguel Angel Pinto. Es una mafia toda ellos quieren coger todo….  entonces el uno es Gobernador, el otro es la tía, el otro es el marido de la tía”.

Si bien tanto Tavera como su tía han sido cuestionados por presunta corrupción (el primero administrativa y la segunda electoral), sobre esos episodios en particular Hernández no dijo nada contundente; en cambio sí levantó una polverada en medios a la que incluso el Gobernador tuvo que salir a responder. 

Así que al final la historia quedó en un cruce de versiones sin nada de fondo, pero lo que quedó entre telones sí fue muy llamativo.

Las razones son dos: por una parte, Hernández mostró con sus argumentos que su defensa es atacar -aunque el destinatario no tenga mucho que ver con lo que reprocha -, y por otra, dejó claro que la campaña será uno de los ejes en los que se moverá mientras esté fuera del cargo.

Eso último es muy diciente porque sí ha seguido moviéndose para encontrar el candidato al que le dará el guiño. 

El candidato

Aunque inicialmente todo apuntaba a que la candidatura de Juan Carlos Cárdenas, un outsider de la política que viene del sector empresarial, sería el ungido, según seis fuentes que se lo dijeron a La Silla por separado, dos de las cuales son  adentro de la Alcaldía y le hablan de cerca a Rodolfo, el panorama cambió. 

Las razones van desde que la sensación interna es que la aspiración de Cárdenas no despegó, hasta que es mejor que Hernández se mantenga neutral hasta que no vea un puntero que pueda unir a todos los alternativos. 

La primera, sobretodo, es la que tiene pensando por dentro al grupo de Hernández, porque lo que esperaba el Alcalde era que Cárdenas asumiera sus banderas con la misma contundencia que él y eso no ha pasado. 

“Cárdenas es una persona con un estilo diferente y mucho más tranquila. Eso tiene desencantado a Hernández porque el cree que para tener chance hay que ser similar a él”, nos dijo una de esas fuentes.

En todo caso, y aún con la primera opción desinflada, Hernández sí está avanzando en el propósito de buscar unidad dentro de los alternativos 

La Silla confirmó que el 1 de mayo junto al exsenador y candidato a la Gobernación del Polo, Leonidas Gómez, citó a una nueva reunión a la baraja de candidatos que quieren alzar sus banderas en octubre. 

Aunque, como contó La Silla hace un mes, la posibilidad de unirlos es muy complicada porque de los ocho iniciales había tres recogiendo firmas que no querían renunciar sin intentarlo y hay otros seis que creían que tenían oportunidades, finalmente la baraja se empezó a decantar. 

A esta reunión no asistieron ni Sergio Muñoz, quien tiene el aval del Mais;  ni Carlos Sotomonte, que está recogiendo firmas por un movimiento que llamó ‘Coraje’; ni Cecilio ‘Gigio’ Vera, empresario contratista que se inscribió por el Movimiento Cívico Ciudadano Bucaramanga Vive; ni el uribista Jorge Figueroa, quien está patinando el aval del Centro Democrático.

De esos ni a Gigio ni a Figueroa los invitaron, y Muñoz y Sotomonte dijeron que por ahora no les interesaba reunirse porque la baraja estaba muy abierta y por ahora nadie tenía intereses de ceder.

Según lo que nos contaron cuatro fuentes por aparte, en esa reunión se llegó a una fórmula para decantar la baraja similar a la del Centro Democrático: una ronda de foros que cierren con una encuesta, que sería la misma en la que se medirán los verdes Sergio Prada y Ludwing Mantilla. 

“La propuesta fue que ahí entrara Jorge Flórez, Juan Carlos Cárdenas, y se considerara a Sotomonte. Rodolfo pidió que nos fuéramos unidos porque o sino las posibilidades de perder son muchas”, nos contó una de esas fuentes que lo supo de primera mano porque estuvo allí. 

La fecha tentativa que se puso fue el 5 de junio, pero eso dependerá de que se acuerde el mecanismo de los foros y de la figuración de cada uno.  

Como mientras pasa la sanción Rodolfo Hernández quedaría con todo el tiempo libre, es probable que termine organizando en la recta final de la precampaña el mecanismo para escoger sucesor; todo mientras con su discurso le saca punta a la campaña.

    Periodista prueba

    Powered by