La protagonista del lío de Bernabé fue su ficha donde Ordóñez

Magda Patricia Romero Otálvaro, la procuradora judicial que ayer se volvió noticia nacional por ser la presunta víctima de una golpiza del senador de Cambio Radical, Bernabé Celis, fue cuota política de él en la Procuraduría del hoy candidato presidencial Alejandro Ordóñez, quien el domingo se medirá en las urnas en la consulta de la derecha. Eso demuestra la cercanía de la víctima con el senador y las relaciones clientelistas del candidato presidencial con la clase política.

 

Romero, según le contaron a La Silla dos exprocuradores que trabajaron con ella y un político que conoce de cerca el grupo de Celis, era conocida dentro de esa entidad por ser ficha del senador, desde que Ordóñez la nombró a dedo en 2010 como procuradora judicial II, un cargo con salario igual al de un magistrado de alta corte.

Celis votó a favor de la reelección de Ordóñez en el Senado en 2013, cuando Romero seguía en el cargo.

"Ella era conocida como su otra compañera sentimental, porque todos sabíamos que el Senador tenía la esposa en la dirección de la Cdmb (una de las dos CAR de Santander)", dijo a La Silla uno de los exprocuradores. Otra fuente nos dio una versión casi idéntica.

Como lo denunció La Silla en su momento, antes de ser reelegido Ordóñez nombró en puestos de hasta $19 millones mensuales a amigos o familiares de 31 senadores (los encargados de elegirlo) y nueve exsenadores; 22 amigos y familiares de magistrados de las altas cortes (que estaban a cargo de su nominación), incluyendo de siete consejeros de Estado, de dos magistrados de la Corte Constitucional, de siete magistrados o ex magistrados de la Corte Suprema y de un ex magistrado del Consejo Superior de la Judicatura. 

Todos ellos podían intervenir en su reelección y precisamente por esa práctica el Consejo de Estado anuló su reelección.

En esa investigación contamos que Romero llegaba al cargo luego de haber sido jefe de control interno en el DAS cuando esa entidad chuzó ilegalmente a magistrados y periodistas.

Aunque en 2015 perdió el concurso que hizo la Procuraduría para llenar los cargos de procuradores judiciales y que dejaran de ser nombrados a dedo, se mantuvo gracias a que ganó una tutela en la que alegó que si la sacaban le violaban sus derechos fundamentales por ser madre cabeza de familia. 

Esta mañana negó haber sido víctima de violencia por parte del Senador, a quien la Corte Suprema dejó en libertad ayer.

Habrá que ver si ese episodio le pega a Bernabé el domingo cuando intente llegar al Senado por cuarta vez. 

Otras Noticias