La dudosa empresa que quiere aterrizar en la tierra que desola Guacho

La dudosa empresa que quiere aterrizar en la tierra que desola Guacho

Hace tres semanas Mancomunidad de Comunidades SAS recibió una capacitación del Ministerio del Interior sobre cómo hacer una consulta previa en la zona rural de Alto Mira y Frontera, en Tumaco, para poder hacer varios proyectos productivos. Es la misma zona que alberga 13 mil hectáreas de cultivos ilícitos y donde hace presencia el autodenominado frente Oliver Sinisterra, que comanda Guacho, por lo que la inversión económica le haría bien. Sin embargo, la propuesta no la ven clara en la zona.

La consulta fue una condición que la puso el Consejo Comunitario de Alto Mira para que Mancomunidades pueda entrar pues sus habitantes, como constatamos tras hablar con cuatro líderes de la zona, tienen muchas reservas de la entrada de nuevas empresas. 

 

“Llegan allá como si ese territorio no tuviera dueño, sin respetar la visión colectiva del territorio, sin dejar las cosas claras” nos dijo un líder del consejo comunitario de la zona.

“Es mejor conocer más las cosas y tener acompañamiento institucional y así evitar problemas”, dijo, por aparte, un líder de Alto Mira que nos habló con la condición de no ser citado.

Entre las reservas que tienen está que no conocen a la empresa, no tienen claro cómo llegó a Alto Mira cuando la gente de Guacho intenta controlara, no saben de dónde saldría la plata para los proyectos, no tienen claro quién la maneja realmente y Mancomunidades lleva solo un año funcionando en el país. 

Con permiso de Guacho

Las versiones sobre cómo llegaró Mancomunidades a Tumaco son diversas.

La que nos dieron en el Consejo de Alto Mira es que los llevaron campesinos colonos de la asociación Asominuma; dos personas de esa organización lo negaron.

“Si alguien se une a ellos lo hace a título personal”, nos dijo un asesor de Asominuma.

La representante legal de Mancomunidades, Laura Gasca, nos dijo que inicialmente socializaron la empresa en Samaniego, en la zona cordillerana de Nariño.

Explicó que allí (donde no lograron ningún proyecto, según una persona de la zona que conoció de su iniciativa) algunos habitantes de Alto Mira los invitaron a la zona. No explicó quiénes fueron.

Lo que sí confirmó Gasca es que tuvieron que pedir permiso a los disidentes de Guacho que irían allá y de sus intenciones para que los dejaran entrar, aunque negó tener más vínculos con los ilegales que hacen presencia en Alto Mira.

Esto tiene sentido en la medida en que, como hemos contado en La Silla Pacífico y nos lo corroboraron para esta historia cuatro campesinos de Alto Mira y un investigador que estuvo en la región hace poco, allí es necesario el visto bueno del grupo de Guacho para poder hacer proyectos productivos. 

Por esa complejidad en seguridad, los cuatro campesinos y líderes que nos hablaron para la historia explicaron que hay dudas de por qué Mancomunidades quiere llegar allá.

Gasca dijo que si bien la zona es conflictiva, les llamó la atención por el alto número de comunidades afros e indígenas, pues quieren trabajar con esa población. También que cuando fueron se encontraron que hay condiciones para su negocio, y “que las cosas eran diferentes a como las dicen”.

Plata y proyectos en el aire

Desde marzo la comunidad de Alto Mira se ha reunido varias veces con María Elena Sánchez Conte, quien prefiere ser llamada 'Eva' y es la cabeza del proyecto.

Ella les ha dicho que quiere implementar tres industrias en su territorio colectivo: una de cultivos agrícolas, otra de productos “bioalimentarios” o productos del mar, y otra de turismo agroecológico. También le planteó a la Junta de Alto Mira su intención de pavimentar 52 kilómetros de vía, con un costo de un millón de euros (poco más de un millón de dólares).

Sin embargo, esas promesas siguen siendo gasesoas: no han definido qué productos cultivarían ni el trazado de la carretera, aunque 'Eva'  prometió inversión extranjera para todos y de campesinos locales, a quienes le venderá acciones a 50 mil pesos cada una, para los proyectos productivos.

Tanto en las reuniones como en la página de internet de Mancomunidades, explican que habrá inversión extranjera de Australia, Canadá, Irán, Finlandia, Islandia, Noruega, Suecia y España.

Sin embargo, un campesino de Asominuma, un integrante del consejo comunitario de Alto Mira y un conocedor del territorio coinciden en que ‘Eva’ Sánchez no les explicó si los proyectos están financiados.

Gasca tampóco nos dijo de dónde viene la plata y dijo que esa información solo nos la daría la persona que maneja las finanzas internacionales, y en persona. Sobre los proyectos, le dijo a La Silla Pacífico que la vía pasaría por todas las veredas de Alto Mira y que pronto realizarán los estudios técnicos para definir los productos.

“Nos preguntamos para qué quieren hacer una vía, a son de qué, con qué intereses. No tenemos claras sus intenciones”, nos dijo un habitante de Alto Mira.

Ante las dudas, la empresa ha hecho varios gestos de buena voluntad para ganar confianza en Alto Mira, mostrar que tienen recursos y demostrar que van en serio.

En octubre, por ejemplo, la empresa organizó un homenaje a las víctimas de la masacre de la vereda El Tandil que cumplió un año en impunidad; y desde marzo han entregado una biblioteca, una casa de la memoria y un salón comunal. 

Siguen haciendo reuniones y eventos con la comunidad,  y han ganado aliados de la zona.

De Argentina a Tumaco y con lazos políticos

A los eventos que ha hecho 'Eva' Sánchez han asistido algunos políticos que pueden entrar a la región. 

Así ocurrió con Carlos Velasco, un exconcejal de Pasto y excandidato a la Asamblea por la UP, quien estuvo en el homenaje a la masacre de El Tandil. Allí apoyó las iniciativas, como se puede ver en este video.

‘Eva’ Sánchez también se reunió con la senadora Victoria Sandino, del partido Farc, en Bogotá. Así lo muestra en su perfil.

Según Gasca, la empresa fue conformada oficialmente en Colombia en octubre del año pasado.

De 'Eva' se sabe que es argentina de orígen vasco. Gasca nos dijo que es médica, abogada y periodista; en su perfil de Facebook se autodefine como “una activista social y revolucionaria hasta la muerte” y su hija Yazmín Predazzi es una de las representantes legales de la empresa.

Hace casi 40 años, según una publicación del diario El País de España que la califica como una “imaginativa muchacha”, Eva se hizo pasar como hija del difunto presidente argentino Juan Domingo Perón, decía que fue pareja de un presidente de Ecuador y cercana al Ché Guevara.

Eva usa el discurso del trabajo colaborativo para impulsar su empresa y se muestra cercana a reivindicaciones sociales.

Incluso en este audio denunció hace semanas una presunta intervención militar en Alto Mira y pidió protección a los campesinos.

Lo que sigue, según Gasca, es hacer la solicitud formal para la consulta previa, buscar a los aliados internacionales y solicitar los permisos en la Alcaldía y la Gobernación para que los negocios arranquen en 2019.

Pero mientras no haya consulta previa, lo más posible es que no puedan entrar a la zona

La dudosa empresa que quiere aterrizar en la tierra que desola Guacho_8

    Periodista prueba

    Powered by