¿Deforestación en Bogotá? ¿Tala sistemática o falsa alarma?

En redes sociales se denuncia tala masiva de árboles en diferentes puntos de la ciudad. El Virrey, aparentemente en la mira. Los antecedentes preocupan.

Este espacio es posible gracias a

La mañana del 7 de febrero las redes sociales despertaron con una alerta de un grupo ambiental de ciencia ciudadana, el , sobre una i, corredor ecológico de enorme importancia ambiental, paisajística y recreativa para una zona tan congestionada y frecuentada como lo es El Chicó en Bogotá. Según la alerta, la Administración Distrital tiene planeada una inminente tala masiva de árboles en el Parque y no se había efectuado ninguna consulta con la comunidad.

En época de noticias falsas hay que tomar estas denuncias con cautela y no caer en señalamientos prematuros. Se la mencioné a algunos amigos y me contaron que han visto también numerosas talas en el sector del Centro Andino, la Cra 11 y la Calle 82. Decidí buscar en Twitter “tala de árboles Bogotá” y el resultado fue contundente: en este 2018 hay reportes de tala de árboles en en cerca de la Clínica Colombia, en la localidad de Suba en la , en la . Otros twitteros acusaban al alcalde Peñalosa de un arboricidio generalizado. Me acordé también que hace unos meses mientras pedaleaba por la ciclorruta de la calle 26 la veía inusualmente despejada, para luego percatarme de que muchos árboles habían desaparecido para darle paso a unas nuevas palmas a lo largo del separador central.

Las denuncias suman entonces para temer una cierta “sistematicidad”, para usar un término de actualidad; en la tala indiscriminada de muchos árboles, un patrón creciente que no es producto del azar, aparentemente orquestado pero sin una justificación clara. Seguramente la Secretaría Distrital de Ambiente y lel Jardín Botánico argumentarán que muchos árboles estarían en riesgo de caerse, o que se necesitan para una obra pública, las cuales son razones legítimas de tala; pero queda una fuerte impresión de que detrás de esto hay otras razones, o un puro interés en cambiar unos árboles que no le gustan a la administración Peñalosa por otros de su mejor agrado.

Los antecedentes no dan mucha confianza. Durante la pasada administración de Enrique Peñalosa, el Jardín Botánico también emprendió una agresiva campaña de tala de árboles. Recuerdo alrededor de 2000 o 2001 cuando quisieron talar numerosos urapanes del Parkway, árboles que le dan el carácter a esta avenida y cuyo crecimiento a la altura actual ha tardado por lo menos cuatro décadas. Aducían que estaban enfermos, pero entre la lista de enfermos había árboles con ramas secas pero con plena capacidad de recuperarse, u otros con un ligerísimo ángulo de inclinación. Es como si el veterinario obligara a practicarle la eutanasia a un perro por tener una infección menor. En aquel tiempo, por la unión de los vecinos logramos detener la tala en contra de los planes del Jardín Botánico.

Volviendo al presente, al final del día el Grupo Ecomunitario reportó que gracias al poder de las redes sociales había forzado al Jardín Botánico de Bogotá a suspender temporalmente cualquier intervención en el Parque El Virrey. Una batalla ganada, temporalmente. En el resto de la ciudad, no obstante, muchos árboles no tienen padrinos.

Un árbol nuevo tarda mucho en reemplazar a uno adulto, y el daño por un árbol talado no se puede deshacer con un CTRL + Z. Árboles del porte de los del Parque el Virrey tardan más de 20 años en adquirir el tamaño que los hace referentes paisajísticos, hábitat para insectos, aves residentes y migratorias, percha para búhos y aves rapaces, y esponja que ayuda a mitigar la incesante polución de Bogotá. Varios pueden ser árboles exóticos, como urapanes o eucaliptos, pero eso no les quita su valor paisajístico y ambiental. O que lo digan las más de 90 especies de aves registradas en el Parque el Virrey.

Las   del IDEAM mostraron que en Bogotá D.C. sólo se perdió 1 hectárea de bosque en 2016. ¿Será que ahora la ciudad dará un giro y aparecerá como un núcleo de alerta de deforestación, junto con Caquetá y Guaviare? La ciudad reclama respuestas claras de su Alcaldía, transparencia y concertación con la comunidad.

 

 

Otras Noticias