¿Y la vía Bucaramanga - Barrancabermeja?

Si el Invias sanciona a Isagen por 150 mil millones, los gremios y las entidades administrativas deberían estar pensando en iniciar las gestiones necesarias para que estos recursos sean reinvertidos en la infraestructura del departamento

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

La vía Bucaramanga – Barrancabermeja volvió a ser noticia hace unas semanas. Aunque esta vez no fue por cierre total o parcial, como se acostumbra, sino por el segundo proceso sancionatorio que inició el INVIAS contra ISAGEN por un valor que asciende a los 150 mil millones de pesos.

Desde la década de los 70 en la facultad de ingeniería de la Universidad Industrial de Santander, o incluso antes, los docentes han expuesto los problemas geológicos de la vía que conecta la capital del departamento con el puerto petrolero. Así mismo, múltiples han sido los comunicados de la Sociedad Santandereana de Ingenieros y de los expertos, sobre los riesgos de la vía sustitutiva en la zona de los coluviones.

Cuando se sobrevuela la zona es evidente que no debe desarrollarse ninguna construcción en el sector de Capitancitos por su inestabilidad geológica y no se necesita ser ingeniero para constatarlo; Cada vez el terreno cede más y por eso los tradicionales cierres parciales y totales de la vía. Aun así, ISAGEN no ha atendido las múltiples advertencias y ha ocasionado, con el actual paso restringido, un aumento del 74.95% en los gastos operativos de los transportadores, según COLFECAR, entre otros por las 2 horas adicionales de recorrido al tener que tomar la vía Barrancabermeja -San Alberto - Bucaramanga, cuyo estado no es el mejor.

Aunque ISAGEN se comprometió al mantenimiento de este corredor vial hasta el 2020, aún no ha entregado al INVIAS 1.25 kilómetros de los 11 que comprende esta vía sustitutiva, debiendo la APP Ruta del Cacao, que inició funcionamiento en el 2015, atender el cierre total de la ruta en diciembre de 2017 sin ser su responsabilidad.

Si el INVIAS continúa adelante con la investigación y sanciona a ISAGEN por alrededor de los 150 mil millones de pesos adicionales al otro proceso sancionatorio por cerca de 40 mil millones de pesos ya anunciados desde abril, los gremios y las entidades administrativas deberían estar pensando en iniciar las gestiones necesarias ante el INVIAS para que estos recursos sean reinvertidos en la infraestructura del departamento y así mejorar la posición de Santander en el Índice Departamental de Competitividad. 

Los santandereanos guardan la esperanza que con la APP Ruta del Cacao el panorama sea otro y para eso, se debe exigir que Bucaramanga y Barrancabermeja se conecten por una vía doble calzada y no mediante el par vial que se estructuró entre Portugal y Puente La Paz.

Lo anterior quiere decir que un sentido de la vía será por un tramo nuevo, fuera de la zona de los coluviones, y el otro sentido irá por el tramo actual, cuya inestabilidad geológica ya ha sido ampliamente expuesta por los experto. El riesgo es que la vía nueva que construirá la APP se termine usando en doble sentido por los constantes cierres de la “vía sustitutiva”, sin la anhelada doble calzada y por ende no habría avance ni invirtiendo los 2.7 billones de pesos que vale esta concesión. 

Barrancabermeja siempre ha sido clave para el desarrollo de Santander, más ahora que cuenta con el puerto fluvial más grande del país, que permitirá movilizar cargas de diferente tipo por el Río Magdalena y le aportará a la competitividad del departamento en la medida que existan las condiciones logísticas, como la infraestructura vial, para hacerlo.

      Periodista prueba

      Powered by