Hora de salir a jugarnos la partida y de alzar cabeza

Amigos, se nos fue el 2018, un año bastante interesante en el ámbito económico y político. Breve consideración sobre lo que viene este año. 
 

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

Amigos, se nos fue el 2018, un año difícil para nuestra economía nacional, que volvió a presentar un bajo crecimiento económico de un mediocre 2 por ciento, ligado a sucesos de años anteriores que nos siguen pasando factura, cómo, la continuidad en la caída de los precios del petróleo, un fuerte fenómeno del niño, estancamiento en la inversión, bajo consumo en los hogares, paros en diferentes sectores, tres pesadas reformas tributarias (2014, 2016 y la recién aprobada y polémica Ley de Financiamiento), entre otros.

En cuanto al panorama político, también fue un año difícil y tenso, ya que elegimos nuevo gobierno nacional en medio de un muy fuerte ambiente de polarización y politiquería. También pudimos elegir a nuestros “honorables” representantes a la cámara y senadores, en dónde hubo una contienda bastante fuerte entre el voto de opinión y los cuestionados políticos tradicionales, vital para lo que se nos viene este año en las elecciones locales.

Economía: Pasamos agachando la cabeza en nivel país.

Es hora de encender los motores para levantarnos del mediocre 2 por ciento de crecimiento anual. En este aspecto, tenemos que tener en cuenta todas las variables macro y micro, así como las políticas gubernamentales, sin olvidarnos, de fortalecer la lucha frontal contra la corrupción, enfermedad que nos roba al año más de 50 billones de pesos, una quinta parte del presupuesto nacional aprobado para este año 2019, y valor que equivale a casi 5% de nuestro PIB. Tampoco podemos olvidarnos de la “bendita” evasión de impuestos, que, según cálculos, está equivale a más de 30 billones de pesos al año, esperemos que resultados nos da la nueva reforma tributaria.

Los departamentos de investigaciones económicas, de varias instituciones financieras, coinciden y resumen, en qué el 2018 en nuestra economía, estuvo marcado por una baja inversión, producida por la incertidumbre electoral, la desconfianza de empresarios y la baja demanda de algunos bienes y servicios.

A pesar de eso, el Banco de La Republica tuvo la buena intención de reducir sus tasas y los créditos comerciales acompañaron ese rumbo, pero la economía no despertó cómo se esperaba. Los expertos coinciden en que la solución que necesitamos está en un empujón fiscal (resultados esperados de la recién aprobada Ley de Financiamiento), que no nos afecte nuestra calificación y que atraiga inversionistas, ligado a una buena gestión del gobierno nacional y los gobiernos regionales, para ejecutar de manera apropiada (sin corrupción) los recursos de regalías que disponemos, hoy, contamos con el presupuesto más amplio de regalías de la historia (casi 30 billones) que si se logra utilizar de buena manera, en proyectos productivos, puede activar la demanda interna y sería un empujón para estimular el crecimiento.

Política: Segundo Round.

Teniendo en cuenta lo anterior, cuando hablamos de las posibles soluciones para nuestra economía, tenemos que mencionar el ámbito político. Este año se nos vienen las elecciones de gobiernos locales y regionales.  Para nosotros, es una buena oportunidad de re activar nuestra economía local, ya que elegiremos a las personas que tendrán que hacer gestión frente a esta tarea y poder luchar contra los problemas mencionados anteriormente (corrupción, estancamiento, falta de inversión y manejo de regalías).

En el caso de Santander y Bucaramanga, hemos visto una lucha de poderes bastante interesante entre el voto de opinión y los políticos tradicionales. Tendremos las secuelas de las elecciones del año pasado al congreso (en dónde varios caciques se quemaron y nuevas ideas ganaron sus espacios) y las secuelas de las elecciones locales pasadas (en dónde los políticos tradicionales perdieron la alcaldía de Bucaramanga y tuvieron una fuerte lucha en la gobernación)

Cómo ciudadanos, tenemos la obligación de conocer las propuestas de los futuros candidatos para darle el empujón a la economía local, no olvidemos que según el índice de competitividad, Santander y Bucaramanga se encuentran en lugares destacados (tercer y cuarto lugar respectivamente).

Además, según el Sistema General de Regalías, en Santander tenemos cerca de 1,2 billones de pesos disponibles para la buena ejecución de proyectos, que puedan activar la demanda interna. También somos un departamento destacado en el ámbito empresarial, en dónde se destacan sectores cómo avícola, agro, construcción, servicios, BPO, entre otros. Hemos atraído buena inversión extranjera, contamos con zona franca, parques industriales, y podemos potencializar más el turismo, entre otros.

La tarea del próximo gobernador y los próximos alcaldes en el ámbito económico será potencializar los recursos y los resultados ya obtenidos, para seguir destacando nuestra región a nivel país. Necesitamos, entonces, candidatos que piensen en seguir generando empleo, en atraer más empresas, en usar de manera adecuada los recursos de regalías, en adjudicar de manera transparente los contratos públicos (parte de la lucha contra la corrupción y contra la “platica” que nos roban) en proteger el medio ambiente mediante proyectos sostenibles, y, sobre todo, que piensen en la salud de las finanzas públicas. 

Amigos, entonces, este 2019 será decisivo para nosotros cómo ciudadanos, tendremos un segundo round entre los partidos tradicionales y el voto de opinión. A estas alturas ya se han empezado a mover fichas y a trabajar, para hacer cara al reto electoral de este año, en marzo los jugadores saltarán a la cancha y tendremos que elegir a los mejores en cuanto a la capacidad de gestión, transparencia y propuestas.

      Periodista prueba

      Powered by