Tumaco sin gobernabilidad

Tumaco es un territorio complejo, fronterizo y diverso que ha tenido que soportar la violencia, con una débil institucionalidad.

Este espacio es posible gracias a

La presión militar adelantada por el Estado desde 1998 generó que el departamento de Nariño se convierta en refugio, tránsito, abastecimiento y ruta de los actores armados ilegales, generando una lucha territorial, desplazamientos y homicidios.

Las regiones con mayor incidencia del conflicto coinciden con zonas predominantemente rurales, con bajos niveles de calidad de vida y bajo desempeño integral de las administraciones de las entidades territoriales. Las bajas densidades y dispersas poblaciones dificultan el acceso de la población a bienes, servicios básicos y productivos que aumentan los niveles de exclusión y marginalidad.

En este sentido, Tumaco se encuentra en la situación más preocupante frente a los demás municipios del departamento, debido a que coinciden en su territorio muchos factores negativos como el de víctimas, pobreza, desempeño integral crítico, mortalidad infantil y vulnerabilidad a amenazas de origen natural como sismo, tsunami y licuefacción del suelo. Además, la complejidad territorial y ubicación estratégica como puerto convirtió a Tumaco como el municipio de mayor producción de coca de Colombia con 23.143 hectáreas.

Según el Plan de Desarrollo Municipal de Tumaco 2017-2018, el territorio presenta indicadores económicos y socio demográficos comparativamente más adversos al resto del país. Las necesidades básicas insatisfechas – NBI – afectan un 48.7% del total de la población y la incidencia de la pobreza multidimensional asciende al 84%, condición que se agudiza significativamente en la zona rural afectando al 96% de los campesinos.

Esta realidad social, el abandono, el aislamiento nacional, y la falta de alternativas económicas, han sido el caldo de cultivo para el surgimiento y fortalecimiento de los grupos ilegales.

Adicional a esto, no se puede negar la irresponsabilidad de los líderes tumaqueños en generar procesos serios de gobernabilidad y estabilidad institucional que permitan al municipio ganar confianza a nivel regional, nacional e internacional.

Existe una crisis de legitimidad de la institución local que requiere ajustes estructurales y deben ser promovidos por los mismos tumaqueños con el fin de cambiar el curso del municipio. 

En este momento, es posible que ante los errores cometidos por el alcalde actual se esté ad portas de sufrir otro periodo de interinidad en Tumaco, a raíz de la destitución, supuestamente ilegal, de la gerente del Hospital Divino Niño. 

Por otro lado, no puede perderse de vista que el municipio de Tumaco ocupa el puesto 60 de 65 a nivel departamental y ocupa el puesto  895  de 1110 a nivel nacional en la ejecución de recursos del Sistema General de Regalías.

Entre los proyectos que están en la mira del Gobierno nacional por el incumplimiento en su ejecución con recursos de regalías están la instalación de redes eléctricas, apoyo a procesos de comercialización del coco, ampliación de las redes para el suministro de agua potable al sector del Morro, ampliación de la Universidad de Nariño en Tumaco y la implementación del cultivo de Balso, proyecto que estuvo a cargo del actual alcalde cuando ejerció el cargo de secretario de planeación en la Alcaldía de Víctor Gallo.

Es el momento que la ciudadanía reclame un gobierno no a la luz de los egos personales, sino a favor de los intereses generales. Es necesario, que en las próximas elecciones Tumaco despierte y elija bien a líderes que representen realmente las necesidades de los ciudadanos.

Para finalizar, quiero hacer extensiva una invitación a todas las personas residentes en el municipio de Tumaco y las organizaciones sociales que tienen presencia allí, para que se unan al siguiente proyecto:

En el mes de febrero de 2018 el abogado Hugo Granja y yo instauraremos una acción de tutela ante el Tribunal Superior de Pasto, en contra de diferentes entidades del Estado Colombiano tanto del orden local, como del orden nacional, con el fin que se declare un estado de cosas inconstitucionales en Tumaco y de esa forma el juez de tutela le ordene a las diferentes entidades competentes superar la situación de crisis humanitaria que vive actualmente el municipio.

Si se encuentran interesados en formar parte de este proyecto por favor enviar un correo electrónico a la siguiente dirección: con sus nombres y datos de contacto a fin comunicarles los pasos a seguir.

Los requisitos para adherirse a esta causa social – la cual es completamente gratuita – es cumplir con una de las siguientes dos condiciones:

1. Tener como lugar de residencia el municipio de Tumaco, Departamento de Nariño o;

2. Ser una organización social que agrupe uno o varias personas con residencia en el municipio de Tumaco, Departamento de Nariño.

Si no cumples con ninguno de los requisitos anteriores pero deseas aportar tu grano de arena a favor de Tumaco, te pedimos que compartas esta información en redes sociales y a partir del mes de febrero de 2018 sigas y promuevas los avances de esta iniciativa, pues la presión social es el arma más efectiva para hacernos escuchar ante el Estado.

Otras Noticias