Nieves: clasismo y racismo disfrazados de caricatura

Cuando me decían caleñidad de inmediato uno de mis simbolismos preferidos era Nieves. Hoy puedo decir que el cariño me nubló, porque con cada postura y al detallar su narrativa se va descubriendo un mensaje real que entre líneas se desdibuja.

Crecí viendo con amor la caricatura de Nieves y para mí en ese momento su concepto era un reflejo limpio y sano que con humor analizaba lo cotidiano y la idiosincrasia caleña. Cuando me decían caleñidad de inmediato uno de mis simbolismos preferidos era Nieves, pero hoy puedo decir que el cariño me nubló, porque con cada postura y al detallar su narrativa se va descubriendo un mensaje real que entre líneas se desdibuja.

“La primera Nieves fue publicada el 11 de marzo de 1968 y curiosamente salió blanca. Yo la pinté con acuarela porque no sabía que tenía que hacerse con tinta china, cuenta Consuelo, quien además la quería negra porque el periódico es blanco”. Este fragmento forma parte de una entrevista realizada por la a Consuelo Lago, creadora del personaje, en 2003 y evidencia que la creación de Nieves nunca tuvo fondo y su mensaje fue una visión cosmética de la versión de la sociedad ideal de su creadora. Hace 50 años, Nieves, con la fuerza que pudo proyectar y el mensaje que tuvo en sus manos para enviar, nunca buscó la reivindicación de una  población. Medio siglo donde su representación para la población afrodescendiente en sentido literal y figurado ha sido de papel.

La caricatura sobrevivió a la presión jurídica que, en 1997, mediante acción de tutela pedía que no se encasillara más al personaje en el trabajo doméstico (con todas las dignidades y el respeto que merece este arduo oficio). El argumento era que como mujer afrodescendiente perteneciente a las bases trabajadoras estaba en capacidad de ser referente de profesionales, líderes y desempeñarse en cualquier otro rol. Así fue que Lago le quitó a Nieves el delantal para que ingresara a la universidad a estudiar filosofía y letras. Este fue uno de los tantos campanazos... el pasado 12 de junio apareció publicada en el diario  de Cali la caricatura con Nieves en posición de sumisión acompañada de la frase: “¡Bobo, acuérdate de que los ricos son los que te dan trabajo!”

Nieves. Publicada en El País, junio 12 de 2018. 

Esto más que una imagen representa un espejo que trasciende la caricatura, es lo que connota y el trasfondo social en un medio masivo, uno de los más influyentes y leídos en el suroccidente colombiano. Quienes escriben y publican en este medio tienen un liderazgo de opinión y lo que ahí se publica es una imagen de ciudad y de región que también se proyecta a nivel nacional. Por lo tanto, un medio tiene la responsabilidad de hacer filtro y de dimensionar cada mensaje en sus contenidos acorde a su esencia y a su visión.

Esa imagen de Nieves reducida y agradecida incentiva la división de clases, la exclusión y no ve a la sociedad cómo un engranaje sino con la mentalidad y el modelo laboral obsoleto donde el “rico ayuda al pobre” y éste último debe estar agradecido.

Ese modelo autoritario vertical que refleja la caricatura y su frase afianzan estereotipos que desdibujan lo que deben ser los modelos productivos, de cooperación, responsabilidad de pares y justicia social y alejan cada día más lo que representa la búsqueda de la equidad.

Una caricatura es un diagnóstico social que se traduce en imagen y da mucho para reflexionar. La caricatura es un reflejo y Nieves, la que en algún momento pensé era nuestra Nieves caleña, presentó un reflejo muy pobre de cómo asume una parte de la sociedad vallecaucana representada por Consuelo Lago (sin caer en el error de generalizar) a las bases sociales y a ese segmento de la población trabajadora que lucha día a día por oportunidades de crecimiento. 

El sector empresarial y los grandes grupos económicos necesitan para su sostenibilidad de la mano de obra y del trabajador y esta relación laboral se debe asumir con respeto y en la dignidad que corresponde.

¡Ubicación en dimensión de tiempo y realidad, señora Lago! la esclavitud y el feudalismo ya pasaron y la invitación es para que aterrice su pensamiento disperso en un mundo actual y amplíe su capacidad para asumir en un personaje como Nieves la evolución de los afrodescendientes y de la clase obrera. 

      Periodista prueba

        Continúa Leyendo


      Powered by