¿Qué motiva a los líderes?

Ser líder es tener la capacidad de inspirar, orientar y dirigir a los demás para lograr resultados sobresalientes, convivir en armonía, crecer, desarrollarse y contribuir al mejoramiento de los que los rodean.

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

Se habla de que hacen falta líderes, de que el concepto de servidor público se ha perdido y de que la mayoría de los líderes buscan sus intereses personales por encima de aportar a resolver las necesidades colectivas.

Líderes espirituales como Buda, Jesucristo y Mahoma generaron verdaderos rompimientos en su momento en las creencias y en la forma como las personas vivían y aún hoy en día siguen teniendo gran influencia en los valores, actitudes, hábitos, costumbres y comportamientos de sus seguidores.

Líderes sociales, científicos y políticos como Sócrates, Platón, Aristóteles, Alejandro Magno, Julio César, Gandhi, Marx, Einstein, Martin Luther King y Nelson Mandela son unos pocos ejemplos de personas que cambiaron la vida de miles de seguidores.

En Colombia líderes y personas destacadas como Gabriel García Márquez, Rodolfo Llinás, José Alejandro Cortés, Nicanor Restrepo, Radamel Falcao, James Rodríguez, Shakira, Botero, Obregón, César Rincón, Alberto Lleras Camargo y Carlos Lleras Restrepo han sido ejemplo digno de imitar para muchos en diferentes campos.

¿Pero qué es ser líder? Es tener la capacidad de inspirar, orientar y dirigir a los demás para lograr resultados sobresalientes, convivir en armonía, crecer, desarrollarse y contribuir al mejoramiento de los que los rodean. Líderes son seres humanos destacados en cualquier campo, padres de familia, maestros, rectores, líderes espirituales, sociales, empresariales y políticos.

El punto de partida es definir, para cada uno, qué significa ser humano: ¿Quién es? ¿Cómo es? ¿Dónde está? ¿De dónde viene? ¿Para dónde va? ¿Qué lo hace vibrar, ser, vivir y trascender? ¿Qué lo apasiona y disfruta? El liderazgo comienza por liderarse a sí mismo, por definir para sí mismo una filosofía de vida: creencias, valores, una misión y una visión.

Lo anterior implica cuestionar qué cree cada uno sobre el universo, el hombre, la vida, la muerte y la felicidad; tener claro cuáles creencias lo inspiran y lo orientan y cuáles lo limitan y le impiden avanzar hacia el logro de sus ideales; y decidir a qué se le da valor, por ejemplo a la honestidad, la sinceridad, la solidaridad, la generosidad, la humildad, el amor al trabajo y al esfuerzo. Implica también decidir cuál es su misión, la razón de ser de su vida, preguntarse ¿para qué estoy en este mundo?; y tener clara su visión, a dónde quiere llegar: preguntarse ¿qué quiero lograr al final de mi vida y en 5 o 10 años?

El líder que comprende quién es, se responsabiliza de su vida, identifica sus talentos dominantes, sus intereses y motivaciones, desarrolla actitudes, competencias, hábitos y comportamientos que le permiten aportar todo lo que es capaz a quienes lo rodean.

A los seres humanos nos motivan las emociones y los sentimientos, el mayor de los cuales es el amor, que hace posible la convivencia. La madurez conduce a la aceptación del otro como un ser con creencias y valores propios que recorre el camino que ha escogido. De las relaciones maduras basadas en el afecto surgen expresiones de responsabilidad, respeto, dignidad, libertad y solidaridad.

Algunos de los líderes más admirados comparten ciertas características: son seres humanos íntegros, humildes, responsables y solidarios que logran resultados sobresalientes; generan confianza, empoderan, sirven y contribuyen al crecimiento de su equipo; y tienen voluntad, método, disciplina y persistencia para hacer lo correcto, bien hecho.

Además, en su actitud hay alegría, gusto de vivir, de soñar y de servir; comprenden el trabajo como una oportunidad para realizarse y tienen la capacidad de rodearse de gente más capaz y de conformar equipos que se complementan.

Un verdadero líder sabe alinear e integrar el equipo para aprovechar al máximo el potencial de cada uno y generar sinergias transformadoras. Tiene capacidad de comunicarse e inspirar y de aprender de sus errores y de sus colaboradores.

¿Cómo lidera? Principalmente a través del ejemplo. Parte de un propósito superior derivado de su filosofía de vida, define la gente clave de quien puede y se quiere rodear, y conoce a sus colaboradores para lograr que cada uno aporte todo lo que es capaz de aportar.

Un líder define el rumbo, la estrategia y el plan de acción para lograr los resultados deseados, y acuerda con los responsables la estructura organizacional requerida y las metas, procesos, acciones y cronogramas; así como una cultura organizacional, esto es, el conjunto de creencias y valores compartidos que inspiran las actitudes y comportamientos de sus seguidores. Un líder inspira y comunica generando y encausando emociones para lograr el ambiente y el clima deseados y evalúa periódicamente los resultados destacando los avances y tomando las acciones correctivas que se requieran para desarrollar el talento.

El líder auténtico lidera para aportar todo lo que es capaz para dejar un mundo mejor que el que recibió, está motivado por servir y contribuir al bienestar colectivo por encima de sus intereses particulares.

El momento actual requiere del compromiso de todos los líderes para recuperar el orgullo de ser colombianos, ser ejemplo de valores, actitudes y comportamientos que inspiren y orienten a sus seguidores para hacer de Colombia el país que soñamos.

      Periodista prueba

      Powered by