Media Maratón de Bogotá, corriendo con datos

La Media Maratón de Bogotá es el evento que marca cada año el inicio de la celebración de aniversario de la ciudad, un buen momento para darle una mirada a través de los datos que genera.

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

El 5 de junio de 1936 los bogotanos presenciaron un espectáculo poco habitual en el Hipódromo de la 53, ubicado en el espacio que ahora ocupa el centro comercial Galerías. En lugar de las habituales carreras hípicas, los aficionados pudieron ver las pruebas clasificatorias para decidir el grupo de  corredores que representarían a Colombia por primera vez en unos Juegos Olímpicos. La prueba de 5,000 metros tuvo que ser repetida al día siguiente por la emoción desbordada del público que invadió la pista antes de terminarla.

Prueba de 5.000 metros en el Hipódromo de la 53 (actual Galerías). De izquierda a derecha: Hernando Navarrete, Hugo Acosta y Jorge Nova. Tomado de 

 

  Uno de estos espectadores transportado 82 años hacia el futuro habría presenciado, en exactamente el mismo lugar, un espectáculo muy diferente: En lugar del puñado de "señores corriendo en pelota"  que  tanto escandalizaban a las señoras saliendo de misa en la fría Bogotá de los años 30, vería una marea humana formada por  miles de  sudorosos hombres y mujeres de todas las edades corriendo bajo un sol de justica siendo animados desde las aceras por espectadores y espontáneos. Nuestro viajero del tiempo estaría ante la última edición de la Media Maratón de Bogotá, un espectáculo al que decenas de miles de bogotanos se unen como participantes, voluntarios o aficionados. Un evento que a pesar de haber empezado hace menos de 20 años se ha convertido en una verdadera tradición cachaca.

Como es habitual en esta columna, trataremos entender un poco mejor esta nueva tradición a través del análisis de los datos disponibles.

Participación

Normalmente se habla de una participación de alrededor de 40,000 corredores (45,000 según un trino del alcalde mayor). Esto pondría a la MMB al nivel de las más grandes maratones  del mundo como las de Nueva York (50,000) o  Chicago (40,000).

Para saber cuanta gente corre la media maratón primero hay que descontar a los participantes en la carrera de 10k que sale una hora más tarde y sigue un recorrido diferente.  Según Acord Bogotá, el número de inscritos a la Media Maratón estaría más cercano a los 16,000.  Al consultar los datos  publicados en la página de la MMB* se encuentra que de todos los inscritos un total de 12,518 personas figuran con tiempos de llegada. Estos datos coinciden con la tendencia de años anteriores (ver del portal de atletismo haciendo que nuestra querida Media Maratón tenga una participación,  sin ser nada despreciable, mucho más modesta que la anunciada.

 

 

 

Edad y género, ¿quién corre la MMB?

 

En la siguiente gráfica se puede ver el número de corredores que finalizaron la distancia de media maratón divididos por género y categoría de edad: Abierta de 20-39 años, Veteranos de 40-49 años y Plus de 50 años o más. Cuando faltan datos del corredor se agrupan en No aplica (NA).

Hay varios aspectos que llaman la atención en este gráfico. El primero es la baja proporción de corredoras (2,850) respecto a corredores (9.544), es decir,  menos de una mujer por cada tres hombres.  Esto refleja una preocupante y bien documentada tendencia al bajo cumplimiento en las recomendaciones internacionales sobre actividad física entre mujeres colombianas.

Lo segundo que llama la atención es el descenso en participantes de acuerdo a la edad. Aunque, como es de esperar, la categoría Abierta es la que atrae más participantes entre los dos géneros, el descenso en las otras categorías está claramente diferenciado. Mientras entre los hombres el total de corredores de 40 años o más en las categorías Veteranos y Plus (4,781) es ligeramente superior a los corredores en Abierta (4,763), en las mujeres el número de corredoras de más de 40 (926) no llega ni  a la mitad de las corredoras en categoría Abierta (1,924).

Por último, llama la atención que  mientras entre los hombres el número de corredores en categoría Veteranos y Plus se mantiene e incluso aumenta ligeramente (2,354 y 2,427, respectivamente), en mujeres la participación se desploma con la edad pasando de 621 corredoras en Veteranos a 305 en Plus.

 

Tiempos, ¿qué tán rápido estamos corriendo?

 

A continuación se presentan los conteos de los tiempos de los corredores desde que pasan la línea de salida hasta que cruzan la línea de meta (el popularmente llamado "tiempo de chip").

 

Tanto en hombres como en mujeres se ven distribuciones similares con promedios de 2h 11m en hombres y 2h 26m en mujeres. En hombres se ve que  la cola izquierda de los gráficos (corredores con tiempos más rápidos) se va acortando en las categorías de más edad. Esto puede deberse a que, cómo cualquier corredor o futbolista mayor puede atestiguar, con los años se va perdiendo la habilidad de alcanzar las velocidades más altas mientras que  la resistencia se mantiene más o menos estable, disminuyendo mucho más lentamente (afortunadamente).

 

Cuando se grafican como distribuciones de densidad se puede ver que la cola izquierda es mucho más plana en la distribución de las mujeres que en la de los hombres. Si clasificamos (arbitrariamente) a los participantes como  élite, talentosos o recreativos, podemos ver en la gráfica un marcado vacío entre las corredoras con el  potencial, oportunidades, motivación y entrenamiento suficiente para competir en élite (extremo izquierdo de la distribución) y aquellas que corren ocasionalmente o solo con fines recreativo (alrededor del pico de la gráfica). Entre élite y recreativa debería haber (pero no hay) un buen número de corredoras con talento y rápidez natural así como un nivel de entrenamiento adecuado para desarrollarlos.  Sería interesante descubrir que factores diferenciales alejan a estas mujeres de las pistas y de las calles impidiéndoles desarrollar su potencial atlético, e.g. percepción de seguridad personal, disponibilidad real de tiempo libre, maternidad u otros factores sociales o económicos.

 

Ritmo

 

Uno de los consejos más comunes a los corredores aficionados (y uno que casi nunca cumplen) es no salir demasiado rápido y dosificar esfuerzos. Usando la medición de control (ubicada cerca al kilómetro 10) es posible ver cuanto tardaron los participantes en recorrer los primeros 10k y cuanto  en los últimos 11k 97.5m.

En el gráfico el eje X corresponde al tiempo empleado para cubrir los primero 10k y el eje Y al tiempo empleado desde ese punto hasta la línea de meta.  La línea negra corresponde a los tiempos que se emplearían para recorrer la primera y segunda parte a la misma velocidad. El plano se puede entonces dividir en tres partes: corredores que cubrieron las dos partes de la carrera al mismo ritmo (puntos en o muy cerca de la línea negra), corredores que corrieron a mayor velocidad la segunda mitad (abajo de la línea negra) y corredores que corrieron a mayor velocidad la primera mitad (arriba de la línea negra).   

Es claro que los corredores más rápidos (segmento inferior izquierdo de la recta) conocen bien sus capacidades y tienden a correr las dos partes de la carrera a ritmos casi idénticos. Por otra parte, la mayoría de los corredores más lentos y posiblemente menos experimentados tienden a correr la primera parte a un ritmo que no pueden sostener en la segunda.

El gráfico también es interesante ya que es posible descubrir valores atípicos (outliers) mediante una simple inspección visual. Un ejemplo son los  tres puntos en la parte inferior de la gráfica.  Estos corresponderían a corredores que cubrieron los últimos 11k en 20m 43s, 17m 30s y 13m 10s. Dado que estos tiempos no son realistas (el record olímpico de hombres en 10,000 metros es de 27m 01s)  se puede suponer un error en la medición o que se haya cortado camino.

 

Ambiente

A pesar de la gran cantidad de información  que nos brindan los datos, el atletismo y las carreras siguen siendo en gran medida un asunto más del corazón que de la cabeza  con múltiples facetas que no pueden ni deben ser medidas con exactitud. Dado que el calor del público y el ambiente durante la carrera son dos de esos aspectos que es mejor sentir y no entender no intentaré cuantificarlos. En lugar de eso, trataré de ilustrarlos con fotos de algunos de los disfraces que se pudieron ver este año.

Cierro la columna invitando a todos los lectores a que se unan a esta fiesta deportiva en su próxima edición. Recuerden: Tienen todavía un año para entrenar.... y preparar el disfraz!

 

 

Fotos cortesía de María Fernanda Garzón

Imagen de portada cortesía de

*Datos actualizados el 20 de agosto de 2018.

 

      Periodista prueba

      Powered by