Atropellados por la inmediatez

Si aprovecháramos la coyuntura actual podríamos revolucionar los roles de los ciudadanos, sus responsabilidades, las funciones y la gestión misma del Estado.

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

A pesar de su importancia, poca atención le damos a definir la forma como queremos crecer, especialmente en el aspecto urbano y rural.  Muchos temas nos agobian y dejan poco espacio para pensar y debatir con madurez.  Vivimos un momento muy especial en el que están coincidiendo el comienzo de un nuevo período presidencial, la construcción de la infraestructura vial, la reformulación de los Planes de Ordenamiento Territorial y la implementación de los acuerdos de paz.

 

Como parte de la conferencia Nuevos hábitos, Nuevos lugares que expuse en el Congreso No. 34 de Fedelonjas 2018, presenté las siguientes ideas:

Designar tierras públicas urbanas para detener el círculo perverso que ha existido con los cambios de destinación de tierra rural a urbana, especulación y urbanizaciones informales.

Arrendar tierras y bienes inmuebles como alternativas al desarrollo de tierras exclusivamente para vender.

Utilizar el crowd-sourcing para identificar y el crowd-funding para financiar proyectos de beneficio público pero con iniciativa privada y que en general no necesitan tener ni los fondos ni la iniciativa de administraciones públicas para ejecutarlos.

La destinación de tierras públicas, el arriendo de tierras y el crowd sourcing/funding se utilizarán cada vez más en desarrollo de ciudades y territorios, sinembargo, lo más interesante es la combinación que podría hacerse de los tres y cómo a partir de ésta podríamos revolucionar los roles de los ciudadanos, sus responsabilidades, las funciones y la gestión misma del Estado.

 

Combinación de Tierras públicas + Arriendo

Supongamos que la Administración de Bogotá dentro de una visión y planeación clara de territorio logra negociar y adquirir tierra que destina como pública.  Luego en conjunto con un promotor identifica un proyecto que le reporte beneficio social a la ciudad y se lo alquila (al promotor) por un tiempo lo suficientemente largo para que éste ejecute un proyecto rentable.  Posteriormente el promotor adelanta la ejecución con constructores reconocidos y le entrega la operación a una empresa especializada en la administración de proyectos (por ejemplo de vivienda) que le alquila por último al usuario final el inmueble.

Al cabo de los años, la tierra y las construcciones retornan a la ciudad y esta a su vez entrega en operación o re-desarrolla bajo el mismo esquema conservando o modificando el uso si así lo requiere.

El gran beneficio de todo este planteamiento es que la plusvalía generada siempre va a permanecer en la ciudad y al mismo tiempo se conserva un esquema de libre mercado.

Ciudad, promotores, constructores, operadores y usuarios finales se benefician, porque entre otros, el valor de arriendo podría ser menor al no tener que incluir el valor del terreno dentro de la factibilidad del proyecto.  De entrada estaría entre un 15% a 25% por debajo del precio de mercado.  En este tipo de proyectos la valoración de la tierra estará directamente relacionada con su beneficio social.

 

El planteamiento anterior pero con Crowd-sourcing/funding

Si en el planteamiento anterior en lugar de un solo promotor tuviéramos un grupo de ciudadanos acompañados por la Administración, en donde después de identificar un problema común y proponer un proyecto utilizando crowd-sourcing lo financiaran luego con crowd-funding, tendríamos un esquema de máximo beneficio para muchos y para los directos interesados; los ciudadanos no tendrían que esperar eternamente la pobre inversión estatal, no tendrían que padecer sus largos trámites y procesos burocráticos y verían su dinero convertido en obras.

 

Preguntas finales

Si disponemos de estas novedosas herramientas  ¿Por qué esperar tanto tiempo a que las administraciones recauden impuestos y luego ejecuten?  ¿Tendría sentido seguir hablando de esa cantidad de ¨unidades de vivienda¨ que está planteando el nuevo POT si con la combinación de infraestructura vial y las herramientas anteriores podemos poblar toda Colombia y desincentivar la súper población de Bogotá?  ¿Qué pasaría si coordináramos nuestro Plan Maestro de vías 4G y Corredores viales con las herramientas anteriores para emplazar nuevas ciudades en ciertos territorios de nuestra Colombia?  ¿No deberíamos estar revisando nuestra Ley 387 a la luz de estas nuevas herramientas y sobre todo los Planes de Ordenamiento teniendo en cuenta que pasarán años antes de que podamos ajustarlos nuevamente?  Vivimos un momento de oro para definir cómo queremos desarrollarnos, ¿realmente estamos aprovechándolo?

Las imágenes que acompañan este artículo describen algunos de los muchos proyectos en Colombia que podría ejecutarse con las herramientas y esquemas propuestos.  La imagen de portada describe una intervención al frente de la Clínica Reina Sofía en la Calle 127.  Imágenes digitales tomadas de Google Earth e intervenidas digitalmente por el autor.

 

      Periodista prueba

      Powered by