¿En qué van los salarios de los maestros públicos?

Los datos de 2017 indican que los docentes públicos en Colombia devengan un salario mensual 2% mayor que el resto de los profesionales del país.

Esta columna fue escrita por: Sandra García, Darío Maldonado y Catherine Rodríguez.

FECODE, el sindicato de maestros de Colombia, anunció que vuelven a decretar un paro nacional los días 9 y 10 de mayo de 2018. De acuerdo con el comunicado oficial, el motivo es el incumplimiento de los puntos acordados con el Gobierno Nacional en junio de 2017, los cuales giran en torno a diversos temas: la financiación de la educación pública, la definición e implementación de la jornada única, la financiación de la formación en servicio, y condiciones laborales relacionadas con la prestación del servicio de salud, la financiación de vivienda y los salarios.

Los temas que motivan el paro son los mismos de los últimos dos paros de docentes: el del 2015 que duró 15 días y el de 2017 que duró 37 días. Los acuerdos que dieron lugar al levantamiento de esos dos paros (acuerdo 1 y acuerdo 2) incluyeron:

1. La nivelación salarial de los maestros dando aumentos a los docentes del sector público superiores a los de los demás trabajadores del sector público (en 2015 se pactó un aumento de 12% gradual entre el 2015 y el 2019) y una bonificación equivalente a un salario mensual en el momento de retiro. Adicionalmente, para los docentes del grado 14, se pactó una bonificación de 10% del salario en 2016 y 15% del salario desde 2017 en adelante.

2. La creación de una nueva bonificación para los docentes (que será pagada una vez al año por un valor del 6% de su asignación básica en 2018, del 11% en 2019 y del 15% a partir de 2020, y que se constituirá como factor salarial).

3. El cambio de la evaluación de ascenso en el escalafón de los docentes del Decreto Ley 1278 de 2002.

4. La participación del gremio docente en las discusiones de la futura reforma estructural al Sistema General de Participaciones.

En el marco del nuevo paro docente anunciado y la importancia de la nivelación salarial como tema central de los acuerdos es importante entonces revisar ¿En qué van los salarios de los maestros públicos en el país luego de esas negociaciones?

En el estudio que realizamos para la Fundación Compartir en el 2014 junto con Guillermo Perry y Juan Esteban Saavedra, éste era un punto fundamental del análisis. En ese trabajo, usando datos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) 2011 del III trimestre, mostramos que el salario mensual promedio de los docentes del sector público era 10% mayor que el del resto de trabajadores formales en el país; un 7% menor que el del resto de trabajadores formales profesionales, y; finalmente, un 18% menor que el de los profesionales formales de ocupaciones seleccionadas que atraen a individuos del tercio más alto de la distribución de habilidades académicas (profesionales en áreas relacionadas con las ciencias exactas, naturales, sociales o con ingenierías). En todas estas comparaciones controlábamos por nivel de educación, experiencia y lugar de residencia del docente.

En un trabajo de investigación que estamos llevando a cabo quisimos entender cómo ha sido la evolución de estas brechas bajo la misma metodología que utilizamos en el estudio para la Fundación Compartir, pero esta vez usando datos de la GEIH desde 2008 hasta el 2017.

Los datos muestran que, en la última década, el salario promedio de los docentes del sector público aumentó de manera continua y a una tasa tal que la brecha salarial entre los maestros públicos en Colombia frente a los demás profesionales se cerró completamente. La Figura resume las principales conclusiones del análisis, presentando la evolución de las brechas en el salario mensual promedio para los años 2008, 2011 y 2017 y para cada uno de los tres grupos analizados en el estudio arriba referenciado.

Mientras que, en el 2011 los docentes públicos devengaban un salario promedio 10% superior que el resto de los trabajadores formales del país; en el 2017 esta brecha ha crecido a 25% a favor de los maestros. Por supuesto, no todos los trabajadores formales cuentan con un título profesional por lo que la segunda comparación llevada a cabo es con el grupo de trabajadores formales que adicionalmente son también profesionales.

En este caso es evidente también el esfuerzo fiscal de los últimos años que ha logrado disminuir continuamente las brechas pasadas de manera que hoy en día, los datos de 2017 indican que los docentes públicos en Colombia devengan un salario mensual 2% mayor que el resto de los profesionales del país. El tercer grupo de comparación incluye únicamente a aquellos con un título profesional de las carreras que hoy en día atraen a los bachilleres con las mayores habilidades cognitivas medidas por las pruebas Saber. En este caso, aunque aún permanece la brecha en contra de los docentes del sector público ésta ha disminuido a un 10%. El cálculo de la brecha de 2017 no tiene en cuenta toda la nivelación salarial pactada en 2015 y las bonificaciones pactadas en 2017 que entrarán en vigor los siguientes años, por lo que es muy probable que la brecha salarial entre los docentes con respecto a los profesionales formales continúe aumentando y que se siga cerrando la brecha con respecto a trabajadores de profesiones seleccionadas.

Es importante en este punto recalcar que, tal como la comparación con el total de trabajadores formales del país era inapropiada, la comparación con profesiones seleccionadas solo se puede entender en el marco de esfuerzos complementarios que se realicen para asegurar que esos aumentos se traduzcan en mejores aprendizajes por parte de los estudiantes del país.

Así, estos cálculos no indican que hoy en día el país siga teniendo una deuda salarial a favor de los docentes. Las dudas sobre la existencia de dicha deuda se refuerzan si se tiene en cuenta además los salarios por hora trabajada que devengan los docentes y los tres grupos de comparación escogidos. Utilizando los mismos datos de la GEIH encontramos que mientras los docentes reportan trabajar 36 horas a la semana en promedio – menos de 8 horas al día – los profesionales y los de profesiones seleccionadas reportan trabajar 46 horas semanales en promedio. Esto implica que si se analizan los salarios por hora incluso la brecha con este último grupo podría revertirse.

Las implicaciones de política de estos hallazgos son importantes y se deben tener en cuenta en las discusiones en torno a la estructura salarial del gremio en el futuro. Es justificado seguir aumentando los salarios de los docentes para que la profesión se vuelva más atractiva – cosa que creemos debe pasar en el país - pero sólo si se hacen de manera conjunta con otro tipo de mejoras en torno a la carrera docente.

La evidencia en países como Indonesia y Zambia ha demostrado que aunque aumentos salariales atraen mejores candidatos, estos aumentos tienen pocos impactos en el esfuerzo y calidad de aquellos que ya se encuentran en la profesión. Por tanto, para que estos esfuerzos fiscales que está llevando a cabo el país se traduzcan efectivamente en una mejoría de la calidad de educación, es necesario que futuros aumentos salariales a este gremio se den de forma simultánea con reformas adicionales como el aumento en las horas laboradas, el fortalecimiento del esquema de evaluación docente que apoye el mejoramiento continuo de las prácticas docentes y la puesta en marcha de un respaldo técnico y financiero por parte del Gobierno Nacional a los programas de licenciatura en todo el país (más allá de los cambios en la reglamentación para otorgar el registro calificado o la acreditación de alta calidad).

Reconocemos que los esfuerzos fiscales de los últimos cinco años, reflejados en las importantes nivelaciones salariales evidentes en el análisis de los datos, son importantes. Sin embargo, para que ellos se traduzcan en mejoras de calidad de educación significativas son necesarios también mayores esfuerzos y compromiso por parte del gobierno y de los propios maestros frente a los estudiantes y el sector en general.

      Periodista prueba

        Continúa Leyendo


      Powered by