La Ñoñomanía vuelve al uribismo

La Ñoñomanía vuelve al uribismo

Luego de haber sido el sostén de la reelección santista en el Caribe, y tras el debilitamiento de su grupo por los líos judiciales que enfrenta, el otrora poderoso exsenador cordobés de La U, Bernardo ‘el Ñoño’ Elías, vuelve a su casa de siempre: el uribismo.

La Silla Caribe confirmó que el movimiento del Ñoño, llamado la Ñoñomanía, se acaba de subir al bus del candidato con el que el Centro Democrático del senador Álvaro Uribe quiere poner Gobernador de Córdoba.

Ese candidato es Carlos Gómez, quien se dio a conocer por ser el secretario General del confeso ladrón de Córdoba, el exgobernador Alejandro Lyons. Gómez, como contamos, tiene un historial de brincos políticos que incluye haber sido candidato avalado por Cambio Radical, director del programa de vivienda y agua potable nombrado por Germán Vargas Lleras y candidato al Senado con el apoyo del difunto parapolítico Pedro ‘el Indio’ Pestana.

Esta movida es importante en Córdoba, no sólo porque evidencia que pese a su condena dentro del escándalo de Odebrecht y de haber perdido su curul en el Congreso el Ñoño no está en el ostracismo, sino porque la casa Elías vuelve al techo uribista en el que nació.

En efecto, el tío y padrino político del Ñoño era el expresidente del Senado Jorge Ramón ‘Joche’ Elías Nader, quien fue condenado dentro del Proceso 8.000 y era uno de los mejores amigos de Uribe.

En concreto, la presencia de la Ñoñomanía en la campaña uribista en Córdoba se da vía Julio Elías (hermano del Ñoño), quien es ahora la cabeza visible del movimiento.

Con ello, el Ñoño le apuesta a seguir con poder en la Gobernación, pues su grupo viene de poner a los dos últimos gobernadores electos que ha tenido el departamento: Alejandro Lyons y Edwin Besaile, destituido e inhabilitado dentro de un caso de robo a la salud de los cordobeses.

Ambos gobernadores los eligió en alianza con el exsenador Musa Besaile (hermano de Edwin), quien está detenido por confesar haber pagado dos mil millones de pesos para desviar una investigación por parapolítica.

El regreso de la Ñoñomanía al uribismo se da en medio de una particularidad que es la reventada interna dentro del grupo, que se ha ido diezmando poco a poco desde que capturaron al Ñoño y perdieron en su intento por mantenerse en el Congreso.

Mientras el grueso de la Ñoñomanía sigue siendo leal al Ñoño y este va con los candidatos que él y su hermano Julio definieron, otro sector, encabezado por el exrepresentante Eduardo José ‘Joche’ Tous (exfórmula del Ñoño en la Cámara), tiene otros aspirantes, tanto para la Gobernación de Córdoba como para la Alcaldía de Sahagún, fortín del grupo de los Elías que controlan desde hace 12 años.

Tous hace parte de la coalición que encabeza el grupo que lideran los Besaile cuya candidata a la Gobernaciòn es Vanessa Hodeg, quien trabajó con el destituido Edwin Besaile como su secretaria privada.

De acuerdo a lo que nos contó una persona que ha estado en las reuniones en las que se definió la candidatura de Hodeg, Tous ha estado en varias de ellas y “sigue de frente con nosotros”.

Con la candidata de los Besaile también están los grupos del condenado exsenador liberal Juan Manuel ‘Juancho’ López Cabrales y de la exsenadora de La U procesada por parapolìtica Zulema Jattin.

Para la Alcaldía de Sahagún, como contamos, el candidato de la Ñoñomanía es el diputado José Hugo Restán, mientras que Joche Tous apoya la candidatura por firmas de su hermana, la esteticista Lucía Tous.

Con Lucía Tous también está su exesposo Carlos Elías, primo del Ñoño y el exalcalde de Sahagún que se benefició de la mermelada que gestionó el exsenador.

Atrás quedaron los días en que los exsenadores Musa y el Ñoño, conocidos a nivel nacional como “los ñoños”, con sus aplastantes maquinarias se unían para poner al gobernador de Córdoba. 

Hoy van por separado, mientras la Ñoñomanía, rota por dentro, intentar seguir arañando poder en el departamento, esta vez al lado de Uribe.

    Periodista prueba

      Continúa Leyendo


    Powered by