El uribismo en Cundinamarca escogerá entre dos recién llegados

El uribismo en Cundinamarca escogerá entre dos recién llegados
 

El Centro Democrático finalmente puso sobre la mesa sus cartas para la Gobernación de Cundinamarca. Tras un proceso en el que siempre rondó el fantasma de la falta de figuras fuertes, ese partido se decidió a tener candidato propio y escogerá entre dos precandidatos, Wilson Flórez y de José Miguel Santamaría, ambos sin trayectoria en el departamento y con más experiencia académica y en el sector privado que política.

Ya están recorriendo los municipios en una carrera por ganar reconocimiento y en la que aún está por verse de qué manera saldrá escogido el candidato que se vaya a pelear la Gobernación con Nicolás García, el candidato del gobernador Jorge Rey, que cuenta con la maquinaria de los partidos de La U, Cambio Radical, Conservador y Liberal.

Que ninguno tenga trayectoria política fuerte en el departamento es una desventaja frente a García, que fue Alcalde de Mosquera, Jefe de Gabinete de Rey y Gerente de la campaña presidencial de Germán Vargas en 2018.

Sin embargo, esa condición la pueden volver una ventaja si plantean la campaña como una renovación contra la política tradicional que representan García y Rey.

Novatos con el guiño de Uribe

Wilson Flórez Vanegas se inscribió desde enero como precandidato, pero su nombre apenas cogió vuelo hace tres semanas, tras una entrevista con el Directorio departamental del Centro Democrático en la que decidieron mantenerlo como una opción por encima de otras figuras que sí tienen trayectoria política en el departamento, como los excandidatos a la Cámara Félix Guerrero y Fanny Cifuentes, que es de Choachí.

De Flórez, que apenas hace unas semanas comenzó a tramitar su carné como militantes del Centro Democrático, al partido le interesa recatar su perfil de hombre hecho a pulso desde abajo, teniendo en cuenta que luego de crecer en La Mesa, un municipio de 31.000 habitantes, se hizo académicamente a punta de becas y ya es doctor en negocios de la Universidad de Tulane (Estados Unidos).

Es ingeniero industrial de la Universidad de los Andes y viene de ser Director del programa de liderazgo en ingeniería de esa universidad. También fue gerente nueve años del Centro de Excelencia en Complejidad que crearon las universidades de los Andes, el Rosario, la Javeriana y la Nacional, y fue asesor del Viceministerio de Educación en 2016 (gobierno Santos).

El nombre de José Miguel Santamaría, en cambio, sí viene sonando desde el año pasado, cuando comenzaron a escucharse posibles aspirantes del uribismo a la Gobernación.

Él, que es hijo del exgobernador conservador Miguel Santamaría Dávila, venía de aspirar al Senado y quemarse con 16.000 votos, de los cuales 2.500 los obtuvo en Cundinamarca.

Aunque eso muestra un fogueo político en el departamento mayor que el de Wilson Flórez, Santamaría tampoco tiene una trayectoria profesional ni política arraigada allí.

Es un administrador de empresas del CESA que ha vivido siempre en Bogotá y su carrera profesional la ha desarrollado en la ciudad como profesor, empresario y empleado de empresas de servicios financieros y mercados de capitales. También es columnista de la revista Dinero.

Flórez y Santamaría, al tiempo que hace cada uno campaña por su cuenta, están participando juntos en foros en los que exponen sus propuestas y en los que ha participado el expresidente Álvaro Uribe.

“Uribe se va a echar esta campaña al hombro”, le dijo a La Silla Cachaca el concejal uribista de Fusagasugá David Peñaloza, que hace énfasis en que el hecho de que el jefe máximo del Centro Democrático los acompañe facilitará el posicionamiento de ambos y del que finalmente quede.

Eso también es importante porque mientras dentro del partido en Cundinamarca, según nos dijo una fuente de adentro, hay voces que consideran que ante la dificultad para posicionarlos es preferible hacer un acuerdo programático con el candidato de Rey, Uribe ya dijo que no.

Aunque no logramos establecer quiénes son los que propugnan por el acuerdo con la coalición del Gobernador, sí hemos contado que el Centro Democrático terminó con representación en el gabinete, pues el Secretario de Minas, Pablo Yesid Fajardo Benítez, nombrado a finales del año pasado, es cuota del representante uribista a la Cámara Rubén Darío Molano.

Los dos precandidatos, por su parte, también han incluido en su discurso la lucha contra la corrupción y la política tradicional, a la que identifican directa o indirectamente con Rey y los suyos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de José Miguel Santamaría Uribe (@santamariauribe) el

A finales de mayo o comienzos de abril el candidato será definido, sea mediante una encuesta o en una votación del Directorio departamental del Centro Democrático. El que gane, tendrá que seguir luchando, inicialmente, por su reconocimiento.

    Periodista prueba

      Continúa Leyendo


    Powered by