Detector: Racero erró en su lectura de un informe sobre el metro

Detector: Racero erró en su lectura de un informe sobre el metro

El debate de control político al alcalde Enrique Peñalosa en la Comisión Primera de Representantes generó polémica en redes sociales a causa de la intervención del representante David Racero, de la lista de los Decentes.

El debate de miércoles giró alrededor de la contratación del transporte público en Bogotá, temas como la renovación de la flota del Transmilenio, su paso por la séptima y el proyecto de la primera línea del Metro fueron el centro de la discusión.

Uno de los representantes que intervino en medio del debate fue Racero, quien en medio de la discusión advirtió que un documento del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, se oponía al metro elevado.

Como se puede ver en la tabla, la alternativa que contempla la construcción del metro subterráneo obtiene en general mejores calificaciones para cada uno de los indicadores. (...) Por esta razón, en los términos cualitativos en los que se realizó el estudio (...) podría decirse que esta alternativa presentaría mejores beneficios para la ciudad de Bogotá”, dijo Racero citando un párrafo del documento que supuestamente aseguraba que el metro subterráneo representa mayores beneficios para la ciudad.

Le pasamos el Detector de Mentiras y encontramos que el párrafo que Racero citó está fuera de contexto y tampoco es cierto que el documento concluya que el metro subterráneo sea mejor opción que el elevado.

Racero citó un párrafo de la sección "Impactos no cuantificados, que se consideran en la evaluación cualitativa". En esta parte del informe toma en cuenta diferentes factores que pretenden actuar como indicadores para evaluar las dos alternativas y entre ellos están la afectación arbórea, la generación de ruido y el impacto visual, entre otros. La conclusión de esta sección es que en esos aspectos es mejor el subterráneo. 

Así aparece el párrafo completo en la página 108 del documento: 

Sin embargo, aunque ésta es la conclusión de una sección, Racero la cita como la conclusión general de todo el estudio.

Él sí mencionó, como también se lee en el párrafo, que esa conclusión se basaba en un estudio de Systra de 2016, pero no aclaró que se refería solo a uno de los aspectos evaluados. 

Ramiro López-Ghio, jefe de operaciones del BID en Colombia, dice que es falso que el informe haya priorizado el metro subterráneo sobre el elevado. Según López-Ghio, el estudio concluyó que es mejor la relación costo/beneficio del metro elevado que del subterráneo. Incluso ese dato se puede ver en las últimas páginas del informe, donde se concluye que el metro elevado es más rentable. 

Además, el documento no es un estudio hecho por el BID sino el resultado de una consultoría externa al BID de la consultora Deloitte de España, que hizo una evaluación socioeconómica para la primera línea del Metro de Bogotá en septiembre de 2017, en un contexto en el que Peñalosa ya había dejado a un lado la idea del metro subtárreneo de Petro y le apostaba todo al metro elevado. 

Racero nos aseguró que el BID avaló el estudio porque lo contrató y el logo del Banco en el informe respalda su contenido.

Néstor Roa, jefe de Transporte del BID, nos indicó que es cierto que el Banco sí lo avala como un estudio de referencia técnico para evaluar su apoyo financiero, como uno de los varios insumos que toma en cuenta para su evaluación.

Con lo que queda claro que la afirmación del representante Racero en la que asegura que un documento del BID se opone al metro elevado es falsa.

Aquí puede consultar el informe completo.

    Periodista prueba

      Continúa Leyendo


    Powered by