Uribe, a juicio

Uribe, a juicio

El Gobierno propone que el debate del Plan de Desarrollo comience con un juicio sobre los ocho años de gobierno del expresidente Álvaro Uribe. La sugerencia oficial es que en la ley que aprueba el Plan se diga que, en lo corrido del siglo, Colombia ha tenido uno de los mayores avances de la historia, “luego de haber escapado, gracias a las acciones emprendidas por Álvaro Uribe Vélez, de los senderos tenebrosos de la ilegalidad, la violencia y la ausencia de control del territorio”.

Aunque a muchos les parece un exabrupto que se haya incluido semejante afirmación en el proyecto de Plan de Desarrollo, para otros, en cambio, podría ser una oportunidad para hacer un corte de cuentas y discutir sobre lo bueno, lo malo y lo feo de ocho años de gobierno que sin duda tuvieron enormes impactos sobre la vida de los colombianos y el sistema político.

El debate coincidió con otro que se abrió por la manera como un texto escolar se refería al período de gobierno de Uribe, y en particular a su política de Seguridad Democrática. En este segundo caso la editorial Santillana, responsable del texto, aclaró que la parte que generó la controversia estaba fuera de contexto y que también se hacía alusión a los problemas que tuvo la política.

Uribe llegó a la Presidencia hace casi 17 años y aunque su omnipresencia no permita verlo así, la verdad es que ya es historia y hay que escribir los textos en los que los niños que están en formación, que no habían nacido para entonces, tengan la información sobre ese periodo de gobierno. El Gobierno propone que, además, lo hagamos en una ley y previo a un debate político en el Congreso.

Si los parlamentarios asumen con seriedad la discusión, éste será un punto difícil de superar y el juicio a Uribe se decidirá voto a voto.

El debate que propone el Gobierno se refiere a los aportes en “legalidad”, superación de la violencia y control del territorio. No propone discutir sobre los resultados en materia de política económica o social, pero imagino que habrá quien quiera plantearlo en la discusión.

El punto de la “legalidad”, que es además uno de los grandes propósitos de ese enorme plan lleno de lugares comunes, debe generar mucho debate. Quizás habrá que matizar la afirmación y agregar un par de párrafos que se refieran a lo que Santillana llama “los problemas de ese período de gobierno”, que según el mismo libro de texto de esa editorial se refieren, en lo que a “legalidad” corresponde, a las violaciones a los derechos humanos por parte de agentes estatales y al debilitamiento de elementos esenciales del sistema democrático.

Imagino que alguien que quiera que el texto sea un poco más preciso presentará una proposición aditiva para que al segundo párrafo de la introducción del Plan diga algo como: “Es cierto que muchas de las acciones del período de gobierno de Álvaro Uribe Vélez para combatir a la guerrilla se ejecutaron con graves violaciones a la ley que han sido reconocidas por decenas de jueces y tribunales. La más grave es la ejecución extrajudicial de más de tres mil jóvenes no combatientes que fueron asesinados por agentes del Estado”.

Como el Plan está en la idea de resaltar los avances que Colombia ha tenido en materia de legalidad se podrá escribir algo como: “A pesar de los grandes desafíos en materia de protección de los derechos humanos, el poder judicial ha conservado la independencia que le ha permitido condenar centenares de veces al Estado por actos ilegales y en algunos casos ha llevado a los tribunales a los responsables directos de dichos actos”.

No sé si para abonar a la precisión en el Plan de Desarrollo algún congresista proponga, para matizar la afirmación de que gracias a Uribe nos escapamos de los senderos tenebrosos de la ilegalidad, que se escriba, por ejemplo: "La fortaleza institucional del país se puso a prueba cuando ciudadanos cercanos al Gobierno promovieron una modificación constitucional que permitiría una segunda reelección presidencial, la cual fue aprobada por la mayoría en el Congreso, pero declarada inexequible por la Corte Constitucional, que la consideró violatoria de los principios democráticos que inspiran la Carta”.

Claro, previamente habrá que escribir (en una versión uribista): "Para consolidar esos grandes avances (a los que se refiere el proyecto de Plan) fue necesario permitir la reelección presidencial a través de una reforma que fue aprobada mediante conductas ilegales que causaron la condena a congresistas y ministros".

Santillana consideró que los estudiantes también deberían saber del fenómeno de la parapolítica, pero imagino que ese tema en el Congreso pasará un poco más agachado y no será fácil ponerse de acuerdo en un texto que describa ese hecho histórico.

El tema puede parecer menor, pero se trata de una ley que debe aprobar el Congreso y ese texto se incorpora al articulado, tal como lo señala el artículo segundo del mismo proyecto de ley, así que habrá que ser precisos, salvo que alguien prefiera dejar ese juicio para los libros de historia y proponga entonces que se suprima esa afirmación del proyecto.

En la ley, como sorpresivamente propuso el Gobierno, o en los libros de texto: comenzó el juicio a Uribe.

    Periodista prueba

      Continúa Leyendo


    Powered by