Los globos de Néstor Humberto

Los globos de Néstor Humberto

Esta mañana la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia aceptó la renuncia de Néstor Humberto Martínez como Fiscal General y le pidió la terna al Presidente Iván Duque para decidir sobre su reemplazo.  

En tres años de administración, Martínez enfrentó más de una polémica por sus relaciones con los poderosos, comenzando por su excliente Luis Carlos Sarmiento, principal socio de la corrupta multinacional Odebrecht, investigación sobre la cual se declaró impedido casi dos años después de que se lo exigieran públicamente; y por haber nombrado como fiscal anticorrupción al corrupto Luis Gustavo Moreno.

Más allá de eso, sobre las investigaciones puntuales que lideró, el saliente Fiscal hizo varios anuncios que terminaron en globos, pues, o no existían, o no eran tan fuertes como él anunciaba en medios. 

Encontramos estos:

1

Metió a Santrich con el caso de corrupción del fiscal Bermeo y luego dijo que no tenía pruebas

En marzo pasado, la Fiscalía lanzó una bomba en Twitter anunciando la captura del entonces fiscal de la JEP, Carlos Julián Bermeo, del exsenador condenado por parapolítica, Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil, y de otras tres personas más por “incidir en trámite extradición de Zeuxis Hernández”, que es el verdadero nombre de Jesús Santrich.

Aunque normalmente lo que hace la Fiscalía cuando da noticias de ese tipo es convocar a ruedas de prensa para que el mismo Fiscal o en su defecto alguno de sus delegados entregue detalles del caso, salvo por ese trino, que hicieron un viernes en la tarde, no se volvieron a emitir pronunciamientos ni ese día, ni durante el fin de semana luego de esa bomba noticiosa.

Solo fue hasta cuatro días después que, en la audiencia de imputación, la Fiscalía reveló una serie de videos y audios que, además de mostrar a Bermeo diciendo que podía interferir en la extradición de Santrich, revelaron un presunto intento de tráfico de drogas de ellos dos hacia Roma.

Como contó La Silla en ese momento, todo lo que pasó en la audiencia generó más dudas que respuestas, porque en ninguna de las pruebas que presentó la Fiscalía se estableció que Santrich estuviera involucrado o tuviera nexos con Bermeo, Gil o alguno de los otros capturados.

Además, porque tampoco quedó claro si Bermeo tenía real injerencia en la JEP o cómplices internos (dijo que fue el que demoró la carta que envió esa justicia a Washington para pedir pruebas sobre el caso y decidir sobre la extradición), o si estaba cañando diciendo que podía hacerlo.

Algo que era clave porque como fiscal de la JEP él no tenía incidencia en ese proceso ni línea directa con los magistrados.

Seis días después de esa imputación, Néstor Humberto Martínez salió a decir en medios que, pese a que su entidad anunció el caso de presunta corrupción amarrado a Santrich, no tenía pruebas de que el exguerrillero estuviera involucrado.

Algo que generó más dudas aún sobre la actuación de la Fiscalía, porque una de las preguntas que quedó abierta desde que se empezó a hablar del caso estuvo en si el agente infiltrado fue un provocador del delito, debido a que hasta donde se sabe él fue el que buscó a Bermeo y a Gil y les preguntó si podían intervenir en el caso Santrich.

Así que al final quedó la sensación de que, si bien el exfiscal Bermeo de la JEP estuvo incolucrado en presunta corrupción, se usó el gancho de Santrich para magnificar el anuncio.

 
2

No estremeció con sus anuncios sobre el fraude electoral

En mayo del año pasado, a cuatro días de la primera vuelta presidencial, Néstor Humberto Martínez dijo en una rueda de prensa que había una corrupción “nauseabunda en las elecciones”, pero que las pruebas las entregaría después de la segunda vuelta electoral, o sea casi un mes después.

Aunque la referencia la hizo explícitamente sobre el caso de la entonces representante conservadora del Atlántico Aída Merlano, a quien el día de las legislativas la Policía le encontró en su sede de campaña 268 millones de pesos en efectivo, cuatro armas y documentos, que en palabras del procurador Fernando Carrillo, evidencian “una organización criminal al servicio del fraude electoral”, generó expectativa porque, además, el Fiscal anunció que ese no era el único caso que la Fiscalía tenía en la mira.

“El país va a quedar escandalizado cuando se conozca y no lo haré sino hasta los resultados de la segunda vuelta, para que no digan que estoy participando en política”, dijo en ese entonces.

Como hizo el anuncio justo cuando había una gran denuncia ciudadana de supuesto fraude en la primera vuelta contra Gustavo Petro y a dos semanas de la segunda vuelta, varios sectores interpretaron que las declaraciones tenían que ver con las presidenciales.

Por esa razón fue que en ese entonces tanto Petro como el ahora presidente Iván Duque le pidieron que revelara lo que sabía.

Eso no sucedió, y solo fue hasta 20 días después que Martínez salió a medios a detallar los casos que estaba investigando.

Al final el anuncio quedó desinflado porque, como contamos en su momento, todos los hechos eran aislados entre sí, ya se conocían -aunque con menos detalles- por denuncias de prensa o en redes, y no tocaban a ningún pez gordo.

Por ejemplo, Martínez anunció un caso de corrupción al sufragante en el que ofrecían viajes y electrodomésticos en Antioquia, amenazas a funcionarios públicos y contratistas para que votaran por un candidato específico en Antioquia y Bogotá, manipulación de tarjetones en López de Micay en el Pacífico, y contratación de transporte para mover votantes en Atlántico y Magdalena.

Todos esos casos tienen símiles en buena parte de las regiones del país, tal y como lo contó La Silla, y como lo explicamos en el libro “El dulce poder”, por lo que al final Martínez no reveló nada nuevo o “estremecedor”, como anunció con bombo.

 
3

Habló de coimas en Hidroituango y luego ya no

Hace un año Martínez anunció que la Fiscalía estaba investigando posibles pagos de coimas en la entrega de contratos para la puesta en funcionamiento de la hidroeléctrica Hidroituango, en crisis desde esa época.

En ese momento dijo que “habría habido pagos en el proceso de contratación de la represa”, basado en una información que, dijo un año después, le llegó sobre un posible soborno en contratación. Pero hasta ahora no ha revelado que tenga más indicios ni que eso se esté investigando.

Lo anterior porque, al anunciar medidas, ninguna tiene que ver con eso en concreto.

Martínez anunció en marzo que llamaría a imputación de cargos a dos exgerentes de EPM (la empresa que está haciendo el proyecto) y a la Sociedad Hidroituango (dueña del proyecto), por el contrato que firmaron en 2010 para que la empresa hiciera la obra, algo que Martínez llamó “el pecado original de Hidroituango”.

Pero no lo hizo por recibir pagos o coimas, sino porque, como contamos en su momento, la Fiscalía considera que el convenio entre la Sociedad Hidroituango y EPM es ilegal porque fue entregado a dedo en 2010, a pesar de que la Sociedad arrancó una subasta internacional, las dos entidades son públicas, y quienes firmaron ese contrato son según él responsables de celebración de contratos sin cumplir todos requisitos legales. 

 
4

Su tesis de la infiltración de las disidencias en universidades salió coja

Justo cuando el expresidente y senador Álvaro Uribe aseguró que a los estudiantes, los profesores “les retuercen el cerebro”, el fiscal Néstor Humberto Martínez denunció que tenía pruebas de que disidencias armadas de las Farc comandadas por Gentil Duarte e Iván Mordisco estaban infiltrando 10 universidades públicas.

La tesis de la Fiscalía, que dijo tener amplio material probatorio, está cimentada principalmente en las capturas en el Meta de dos hombres, alias ‘Alejandro’ (que fue compañero en las Farc de 'Rodrigo Cadete', otrora hombre fuerte de Duarte que murió este año en un operativo de la Fuerza Pública) y ‘Lenin’, quienes estarían haciendo ese trabajo.

Ese día Martínez también dijo que las disidencias y el ELN tendrían vínculos con el grupo conocido como JM-19, que últimamente ha protagonizado actos violentos en protestas estudiantiles.

Sin embargo, tras hablar con 52 fuentes en terreno, no encontramos a nadie -ni directivos, ni rectores, ni estudiantes, ni profesores, ni autoridades locales- que hablara de que grupos clandestinos que se identifican con Farc o el JM-19, tengan necesariamente conexión con las disidencias armadas.

Lo que sí nos dijeron fue que no era clara su postura ideológica, que eran violentos, y  que tampoco se sabe con certeza quiénes lo integran, y que así como hay posibilidad de que sean disidentes de células de las Farc, no es claro que estén necesariamente alineadas con Duarte y Mordisco.

Encima, una fuente de la Fiscalía que conoce de cerca las investigaciones, nos precisó que la información que tienen es que las personas encargadas de las infiltraciones (las que le responderían a Gentil Duarte o a Mordisco) “entran a la universidad, dan charlas sobre la filosofía fariana y la lucha contra el Estado”, pero que aunque saben que el grupo base por universidad es de entre tres y cuatro personas de las disidencias, no tienen clara la magnitud de la infiltración.

Es decir, no está claro más o menos cuántos estudiantes por cada universidad pertenecen a estos grupos, pese a que en su comunicado el Fiscal no matizó cuando afirmó que se trataba de una "estrategia criminal" en las principales universidades públicas del país.

 
    Periodista prueba

      Continúa Leyendo


    Powered by