La Farc teme que más excombatientes se escondan como Iván Márquez

La Farc teme que más excombatientes se escondan como Iván Márquez

Este lunes estaban citados los ex comandantes Luis Carlos Úsuga y Jesús Mario Arenas a dar su versión en Medellín ante la Sala de Reconocimiento. No llegaron a la cita, según confirmó La Silla con una fuente del equipo de defensa de la Farc y otra que lo sabe de primera mano, y según contó la JEP en un comunicado de prensa horas después de públicada esta nota.

El abogado de uno de ellos sí fue, con un mensaje del partido pidiendo un tiempo para evaluar la situación con sus bases, que no implica que vayan a dejar de comparecer. También dijo que les preocupan sus garantías jurídicas.

Eso muestra que en la Farc están asustados luego de la recaptura de ‘Jesús Santrich’, que creen es un montaje orquestado por la Fiscalía y los gringos que le puede pasar a cualquiera de ellos. Además, sienten que la Jurisdicción Especial de Paz, JEP, no les puede garantizar que no terminen en una cárcel en Estados Unidos.

Pero, sobre todo, ante eso temen que algunos excombatientes se escondan como ‘Iván Márquez’, su jefe negociador del Acuerdo o el ‘El Paisa’ y varios mandos medios, lo que podría ser un golpe letal para el Acuerdo de La Habana: una cosa es que haya algunos desmovilizados que se mantengan en la criminalidad, cambiando de brazaletes o armando disidencias puntuales, y otra una desbandada de marca mayor.

Para evitarlo, varios miembros excomandantes quieren viajar a los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, Etcr. Para eso, como le dijo Pastor Alape el domingo a Noticias Uno, “vamos a solicitar a la Jurisdicción Especial de Paz que los compañeros que tienen comparecencias de mañana en adelante nos las puedan prolongar”.

De hecho, empezaron sin que la JEP les haya dado permiso, lo que muestra la urgencia que sienten de evitar esa desbandada.

Las versiones

Mientras la Sala evalúa qué hacer con Úsuga y Arenas, como anunció la Sala de Reconocimiento en el comunicado de prensa que sacó hoy hacia las 10.25 de la mañana, es posible que lo mismo pase con otros jefes farianos en el caso 001 de la JEP, sobre los secuestros que cometieron las Farc.

Eso porque, de acuerdo con el cronograma, este viernes tiene cita Walter Mendoza, excomandante del Cauca, y el lunes Henry Castellanos, alias ‘Romaña’.

Eso sin contar con la ausencia de Márquez, frente a quien la Sala tiene pendiente decidir si abre un incidente de incumplimiento desde que pidió aplazar su versión del 2 de mayo, y quien sacó una carta en la que muestra que está lejos de darle la cara a la JEP

En ella no solo repitió la idea de que fue un error dejar las armas sin tener asegurada su reincorporación, fue más allá, con un lenguaje más beligerante que no había usado en sus anteriores escritos.

Por primera vez desde que se escondió en julio de 2018 dijo que habla “en nombre de los comandantes militares del antiguo Estado Mayor Central de las Farc, de los frentes y columnas” (negritas fuera del texto), lo que suena más a un comandante guerrillero que a una de las cabezas de un partido.

Eso refuerza el temor de que pueda haber una fractura grande y no solo se 'enmonten' muchos más desmovilizados sino que lo hagan con algunos ex jefes de las Farc, lo que podría llevar a un renacimiento, así sea parcial, de esa guerrilla.

El mensaje de Márquez cayó mal entre quienes están en la línea oficial del partido. Por ejemplo, el senador Carlos Antonio Lozada (el que auxilió al senador uribista José Obdulio Gaviria en su infarto de ayer), dijo “lo difícil es estar aquí poniendo la cara y enfrentando los riesgos de la construcción de paz”.

Ese malestar de que Márquez haya dicho que fue un error dejar las armas también se ve en los excombatientes rasos. "Es una lucha que ganamos y continuar con la guerra hubiera sido un despropósito político, las armas nunca fueron lo fundamental, el proyecto político es lo que más importa”, nos dijo un excombatiente en Planadas, Tolima. 

Sin embargo, mientras crece ese distanciamiento con Márquez, entre las bases la incertidumbre crece.

El miedo

Tras la recaptura de Santrich, hablamos con varios ex combatientes que viven en el Etcr en el Caribe, Antioquia, el Catatumbo, el Pacífico y el Sur.

La mayoría nos dijo que no ven riesgo de una desbandada, pero sí tienen los ánimos por el piso.

“Yo no he escuchado que haya gente que se vaya a armar, pero las preocupaciones siguen", nos dijo Ramiro Cortes, excomandante del frente 29 que está en el Etcr del Estrecho, en Cauca. "Los líderes tenemos la obligación de orientar a la gente por el camino que es, por el del directorio nacional y quienes se aparten quizás lo haran motivados por esto de Santrich y los incumplimentos”.

“Aquí la gente no quiere guerra. Muchos tienen hijos. Dicen que tomar las armas sería la última salida”, nos dijo una fuente del partido en Antioquia.

“Lo que le tocó al camarada Santrich es una situación humillante. No solo lo humillan a él, nos humillan a todos...pero no se trata de destruir todo sino de obrar con calma”, nos dijo una líder del espacio de reincorporación del Catatumbo, la región en la que hace poco el Ejército mató al exmiliciano Dimar Torres.

“Entre nosotros pueden haber muchos pensamientos, pero lo que uno percibe, cuando uno ve que se están formando familias, uno ve que lo que se quiere es seguir trabajando, construyendo una vida y construyendo una familia”, nos dijo otra fuente de Farc allí.

También encontramos un temor fuerte de que les monten lo que llaman un “montaje como el de Santrich”.

“Todo se resume en dos palabras: incertidumbre jurídica. A cualquiera le puede pasar lo de Santrich”, nos dijo Jimmy Ríos, que fue ideólogo de la Farc y hoy vive en el Etcr de Tierra Grata, en el Cesar.

“Hay tantos jefes y excombatientes en la mira que eso le preocupa a uno porque en un rato que quieran capturar a un excombatiente le hacen un montaje y ya”, nos dijo Wilder, un excombatiente que vive en el Etcr de Chocó.  

“Hay una tensa calma, pero para nadie es un secreto que en el bloque sur muchos están metidos en seguimientos de los gringos. Al darnos cuenta que con lo de Santrich no existe ninguna garantía jurídica, pues eso preocupa”, nos dijo Federico Montes, dirigente de Farc en Caquetá.

Aunque según él no se ha ido el primer ex combatiente de su espacio en La Montañita ni en Miravalle (el espacio en el que vieron por última vez a ‘El Paisa y Márquez), sí hay ruidos de que varios de los que están en esos Etcr de Caquetá lo están pensando, y podrían ser la base de un reagrupamiento alrededor de Márquez.

“Lo que ellos (los ex combatientes) dicen es que no tienen garantías jurídicas y que muchos tienen situaciones por resolver, órdenes de extradición, procesos abiertos. Que acogerse a la JEP ya no es garantía de nada”, nos dijo una fuente que lo sabe de primera mano y que nos pidió no ser citada porque no es vocera.

“Creo que lo que puede pasar es que se pierdan. Digamos, empezar a mandar abogados como para seguir cumpliendo con los requisitos, pero desde afuera”, agregó esa fuente.

Hay otros que son más pesimistas y cuentan que sí han oído de compañeros que dicen que volverán a las armas.

“En Tumaco no he escuchado que se vayan a armar, pero muchos amigos a nivel nacional, sí han manifestado volver a las armas porque no hay garantías. Entonces dicen: 'prefiero coger un fusil, que ir a la cárcel' ”, nos dijo una fuente de Farc de ese municipio, que pidió no ser citada.

“No serían disidencias, sería otra cosa muy diferente. Como si en el partido hubiera alguien que encabece, como los que están alejados del partido, si ellos dijeran que hay que volver a ser Farc, ya no serían disidencias, sino las mismas Farc”, agregó esa fuente, justamente mostrando el temor de un renacimiento de las Farc.

Un excombatiente en Antioquia que también nos habló bajo condición de anonimato nos dijo que la orden es no hablar del tema Márquez y que son más los exguerrilleros que quieren seguir adelante que los que piensan retomar las armas.

“Mientras la reincorporación se siga dando y los proyectos productivos funcionen, esto sigue. Pero con la combinación de la falta de garantías jurídicas e inseguridad en los territorios, el alzamiento armado puede quebrar esa balanza”, explicó.

Ante la incertidumbre, todas las fuentes coinciden en que es necesario que los ex comandantes viajen a los espacios para explicar qué está pasando y tratar de tranquilizar.

“Hay mucha gente que no tuvo nunca un arma en la mano, y está diciendo que mejor irnos para la guerra. La gente escucha eso y se confunde”, nos dijo Elmer Arrieta, excomandante del frente 18 de las Farc.

En esa misma línea nos habló Agustín Rivera, excomandante del frente 18 de las Farc.

“No queda duda que ante la arremetida de este gobierno, algún exguerrillero confundido, viendo en peligro su seguridad, determine otra cosa", nos dijo desde el Etcr de Santa Lucía, Ituango. "Trabajamos para que lo que se defina en el consejo político nacional se cumpla, pero en el terreno las cosas son diferentes, es duro hacer que todos entiendan lo mismo y al mismo tiempo”.

Hoy lo claro es que aunque Timochenko quiere que todos entiendan lo mismo y sigan unidos, Márquez y su carta alimentan el fantasma de un renacimiento de las Farc.

Que cada quien esté asumiendo lo de Santrich de forma distinta mantiene abierta esa puerta, y por eso la cúpula, que en su gran mayoría sigue fiel a Timochenko, está dándole prioridad a prevenir la desbandada, cuando el caso Santrich podría cambiar en la misma JEP por la apelación y siguen en el aire decenas de muestras más de compromiso con la implementación, desde el futuro de las objecioens de Duque en la Corte Constitucional hasta la aspersión y el impulso (o no) a la sustitución de coca.

Nota del editor: actualizamos esta historia para incluir el comunicado de prensa de la JEP.

    Periodista prueba

      Historias relacionadas

      Continúa Leyendo


    Powered by