Duque ha destrabado vías 4G, pero todavía son más las atrasadas

Duque ha destrabado vías 4G, pero todavía son más las atrasadas

El programa de construcción de autopistas de cuarta generación (4G) es una de las herencias de Juan Manuel Santos, a las que Iván Duque le ha dado prioridad, aunque resaltando que recibió la mayoría de proyectos trabados y que gracias a su gestión ya están funcionando a buena marcha. 

Al revisar en qué van las 30 vías 4G, Duque ha hecho acciones concretas que han destrabado al menos dos proyectos: el anuncio de un crédito chino para vía al Mar 2 que estaba bloqueada por falta de liquidez,  y la militarización de las obras de la vía Conexión Norte (Remedios-Zaragoza-Caucasia, en Antioquia), que está en una zona con influencia del ELN, los “Caparros” y el Clan del Golfo.

Pero todavía son más las atrasadas (13 tienen atrasos frente al cronograma y dos están enredadas) y aunque Duque ha tomado acciones claras para solucionar problemas, no es claro que sea eso lo que las ha destrabado y algunas siguen empantanadas. 

Un ejemplo de esas acciones se dio en la vía Cartagena-Barranquilla, donde una promesa de Duque de construir un puente peatonal en un taller construyendo país evitó que el problema siguiera creciendo. Pero tal vez lo más contundente es que el Gobierno se ha sentado con concesionarios y los bancos para que se decidan a prestar (desde que llegó, nueve proyectos han certificado cierres con bancos internacionales, pero solo en Mar 2 es claro que la administración fue determinante para eso).

Tres vías no han logrado cierre financiero (incluyendo Santana-Mocoa-Neiva, que está en proceso para que la ANI declare su caducidad, y la revertida vía al Puerto de Buenaventura, desde Buga) y cinco solo tienen recursos temporales, con créditos puente mientras tanto.

La gestión de Duque va en línea con su alineación con los empresarios, como reconocen de ese lado.

Varios gerentes de concesiones nos dijeron extraoficialmente que notan un cambio en el enfoque de esta administración frente a la anterior, que consiste en que están más de cerca en el día a día de las operaciones y en facilitar los trámites. Aunque todavía hay líos ambientales y sociales difíciles de resolver.

En todo caso la estrategia del Gobierno le apunta a conciliar con las concesiones para no tener que llegar a tribunales de arbitramento y facilitar todo lo que puedan para que las obras se hagan.

El riesgo de esta estrategia es que para lograr cerrar los proyectos y terminar las vías el Gobierno ceda más de lo que debe, como mostró la negociación con los bancos que prestaron plata al consorcio de Odebrecht y Aval. Más porque hay nueve tribunales de arbitramento en curso.

El costo también podría ser ambiental y social en casos como la Perimetral de Cundinamarca, cuya licencia se ha demorado porque  toca nacimientos de agua, o Mulaló-Loboguerrero que pasa cerca de un acuífero.

Este es el balance de cómo van las vías de Cuarta Generación. Para saber más detalles de por qué las obras están al día o atrasadas ubique el cursor sobre los números.

Nota: Los avances de las obras de esta gráfica están acorde a junio 30 de este año, y es la información oficial que la Agencia Nacional de Infraestructura entregó a La Silla en un derecho de petición. Algunas concesiones presentan avances distintos en sus páginas oficiales.

 
    Periodista prueba

      Continúa Leyendo


    Powered by