El 4D está entre la gasolina y el agua

El 4D está entre la gasolina y el agua

A pesar de que el presidente Iván Duque cedió ante el Comité del Paro aceptando sentarse sólo con ellos, la movilización de pasado mañana sigue firme. Tan firme que en el Comité, según le dijeron a La Silla dos de sus miembros, esperan que sea una marcha como la del 27N, que aunque no tan multitudinaria como la del 21N, mostró la resistencia de una movilización que ya va para 12 días. 

Más allá de qué tan fuerte sea el paro, hay varios factores pueden darle más gasolina y otros que se la pueden quitar:

La gasolina

 

1

La Ministra de Interior torea al comité

La ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, hizo un hilo de trinos ayer domingo con #NoPudieron , criticando al paro y a sus cabezas. Por ejemplo, dijo que no habrían podido, “sembrar el pánico con falsas denuncias de ataque a la comunidad” o “usar jóvenes y minorías para reclamar el cumplimiento de compromisos que están en ejecución”.

Algunos miembros del Comité lo leyeron como una afrenta. “La frase de la ministra es otra prueba del absoluto desgobierno de Duque”, dijo en medios Diógenes Orjuela, presidente de la CUT, la central obrera más grande del país y uno de los convocantes al paro.

De hecho, el comité hizo oficial su respuesta como una razón más para salir.

.

 

 
2

El Gobierno y el Congreso avanzan la tributaria

Hoy las comisiones económicas del Congreso anunciaron que van a debatir una de las reformas que ha criticado el comité del paro. Además, invitó mañana a representantes del comité para hablar en ellas públicamente.

Seguramente reiterarán lo que ya dejaron claro en su pliego de peticiones: que hay que tumbar esa reforma, que ven como regresiva.

Aunque la votación será por temprano el jueves, con el ingrediente de que Cambio Radical ya anunció que va a respaldarla, que el tema siga en la agenda puede darle más gasolina a la marcha. Más cuando una movilización grande, justo el día antes de la votación, podría incidir en ella.

 
3

Duque visita al Esmad

Ayer Duque visitó a uniformados de la Policía Metropolitana de Bogotá, incluyendo miembros del Esmad, y dijo que “hoy más que nunca, todos los colombianos tenemos un sentimiento de gratitud con nuestros policías. Su autoridad es un motivo de orgullo y tranquilidad”.

Esa visita, que va en línea con sus alocuciones después del 21N en las que le dio prioridad a los desmanes de unos encapuchados y a la respuesta de la Fuerza Pública, y dejó en un segundo plano la multitudinaria protesta pacífica, puede meterle más sal a la herida que dejó la muerte del estudiante Dilan Cruz por el disparo de un policía del Esmad.

Más cuando uno de los puntos del Comité, después de esa muerte, es precisamente disolver al Esmad, y cuando el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, dijo que no hay que acabarlo, sino fortalecerlo.

El agua

1

El Gobierno cedió al Comité del paro

Como revelamos esta mañana, al aceptar un diálogo directo con el Comité del Paro, Duque cedió a una exigencia a la que le había sacado el cuerpo durante 12 días, pues los convocantes la hicieron inicialmente en la tarde del mismo 21N, Duque no les respondió ni los mencionó en sus alocuciones, y en su lugar lanzó la ‘Conversación Nacional’ que no ha despegado.

Que Duque haya aceptado ahora, a dos días de la movilización del 4 de diciembre, podría bajarle la fuerza a la salida a las calles, porque el Gobierno ya no aparece como negándole todo a los convocantes.

De hecho, Duque podría estar buscando eso: no en vano en la reunión en la que aceptaron una mesa con el comité, los delegados del Presidente, Angelino Garzón y Diego Molano, pidieron explícitamente no salir a las calles ese día.

2

La gente quiere salir menos

Otro elemento que puede aguar las marchas es el desgaste de marchantes que, como detallamos en nuestra crónica en vivo el 27N, ya se comenzó a sentir por tratarse de un paro que lleva ya más de diez días.

Eso también se nota en la encuesta que hoy publicó el Centro Nacional de Consultoría, en la que el 60 por ciento de los 1.006 encuestados en 42 municipios quiere regresar a la normalidad. De hecho, aunque el 55 por ciento tiene una imagen positiva del paro, sólo el 38 por ciento quiere que se mantenga. Es decir, un 17 por ciento lo apoya pero está desgastado.

3

Llegó diciembre con su alegría (y su desgaste)

En este mes mucha gente cambia sus rutinas normales y entra en modo festivo, lo que podría restarle fuerza a movilizaciones grandes.

De hecho, ya el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, dijo que no aceptará manifestaciones masivas en la Plaza de Bolívar a partir de hoy porque “la Plaza va a estar ocupada con las obras de instalación de un espectáculo francés (de luces navideñas) y no se podrán tener allí manifestaciones masivas ni conciertos”.

Aunque La Silla sabe de gente que no va a parar por las velitas, sino que van a cantar los villancicos a punta de cacerolazos para mantener viva la chispa de la protesta.

O también hay ciudades como Ibagué, donde ya hay tarjetas de navidad con muñecos navideños de cacerolas.

 

    Periodista prueba

      Continúa Leyendo


    Powered by