Publicado el 18 de abril de 2018

En su tierra, las maquinarias liberales aún no son De La Calle

Se acabaron las correrías a Congreso y el candidato oficial del liberalismo no pasó por su casa.

Humberto de La Calle estuvo en los eventos de cierre de campaña en Antioquia y Bogotá, se tomó pola con los vallecaucanos y recorrió el Pacífico y Urabá con las víctimas del conflicto. Mientras tanto, los barones cafeteros celebraron sin él.

Eso, mientras que Germán Vargas, su rival más próximo, se ha recorrido casi todos los departamentos del país presentando sus propuestas y dándoles espaldarazos a sus candidatos que esperan duplicar su bancada. E incluso ha llegado a morderle apoyos liberales al exjefe negociador en regiones como el Pacífico y Santander.

Máquina roja a todo vapor

“En el Partido Liberal hay candidatos con suficiente maquinaria como para necesitar respaldos de candidato presidencial”, le dijo a La Silla el director del Instituto de Pensamiento Liberal Héctor Riveros. “Ellos están preocupados por no perder curules”.

Ese es el caso de las fichas del Eje, que podrían pasar de no tener senadores rojos a montar tres.

En Caldas, Mario Castaño, nuevo barón electoral que se estrenó en la política hace cuatro años, tiene de su lado los tres diputados y la mayoría de concejales del departamento. Él ha concentrado su campaña en Caldas, donde tuvo 26 mil votos hace cuatro años y espera multiplicarlos en otras regiones como el Pacífico, Guaviare, Cundinamarca, y con más fuerza en Bogotá, en fórmula con el gavirista Jorge Durán.

A Cámara, según analistas de la región consultados por La Silla, la curul de Castaño la heredaría alguna de sus dos fórmulas: Carlos Hernán Serna, exdiputado de la cuerda del condenado Ferney Tapasco, o el médico cabeza de lista José Luis Correa.

En Risaralda, donde el gavirismo tiene fuerza en sí mismo y tiene al alcalde de Pereira, el único candidato a Senado rojo, Carlos Humberto Isaza, es la ficha del expresidente y tiene respaldo de toda la lista del departamento, donde el que pinta más fuerte es el exalcalde de Pereira Juan Carlos Reinales, y al que se sumó el representante Diego Patiño, repitente por quinta vez.

Y en Quindío, la exalcaldesa Luz Piedad Valencia quiere llegar a Senado, que tiene a casi todo su partido alineado con ella y puso al Alcalde de Armenia y al Gobernador de Quindío en 2015, está intentando fortalecerse en Chocó y en el Sur.

Valencia le dijo a La Silla que como presidenta del Partido no ha tenido acercamientos con De La Calle en estos meses, pero que en el cierre el fin de semana pasado la acompañó el jefe único del liberalismo, César Gaviria.

De la campaña de De La Calle le dijeron a La Silla que como parte de su estrategia de estar lejos de candidatos con cuestionamientos como Julián Bedoya en Antioquia o la cartagenera Laura Fortich, heredera de Álvaro Ashton, han mantenido distancia con Valencia mientras que se resuelven sus procesos en la Procuraduría.

En esos departamentos hasta ahora no se han armado grupos que le hagan campaña a De La Calle.

Solo en Caldas se está consolidando un grupo y lo lidera su cuñada, Beatriz Restrepo, una trabajadora social pensionada que reúne cada semana entre 40 y 100 voluntarios de todos los municipios a ver cómo van a arrancar campaña el 12 de marzo.

Ese equipo está integrado por líderes de universidades, mujeres y empresarios. Los dos políticos que están desde que De La Calle ganó la consulta, según Restrepo, son el diputado Oscar Alonso Vargas y el concejal de Manizales César Díaz. Ellos han estado organizando reuniones con líderes de la campaña de su jefe político, Mario Castaño, y a algunas ha asistido Restrepo para promocionar a De La Calle.

Una de ellas fue un encuentro liberal el 20 de enero, para marcar el inicio de la campaña a Congreso, donde reunieron 14 mil personas de todo Caldas. El invitado especial era De La Calle y no asistió porque tenía algo más en la agenda. En cambio, fue César Gaviria.

“Le preguntamos después de ese lanzamiento cuándo iba a volver a Manizales y no ha vuelto”, le dijo a La Silla el concejal Díaz. “La campaña está muy fría como para que el candidato sea de aquí”, añadió.

Confiado en la opinión

La última vez que el candidato presidencial estuvo en su natal Caldas fue antes de la Consulta Liberal.

Aunque tenía el reto de que en su tierra había ganado el No en el plebiscito por 45 mil votos y que Mario Castaño tuviera su maquinaria concentrada en hacerle campaña a Juan Fernando Cristo, logró doblar en votos a su rival.

Lo mismo pasó en Risaralda. El representante Diego Patiño estuvo con Cristo y De La Calle venció con quince puntos de diferencia. Y en Quindío, donde la jefe y candidata a Senado Luz Piedad Valencia se mantuvo neutral para la consulta, sacó solo 600 votos más que el exministro.

Quizás por esa votación en su tierra De La Calle no la priorizó en estos tres meses. Él ha escogido hasta ahora visitar la costa Caribe, el Pacífico, Bogotá y Antioquia para abonar terreno para mayo, según le contaron a La Silla en su campaña.

“Es una campaña que está esperando que pasen las elecciones del Congreso. Le están apostando mucho a tratar de ubicar votos por fuera del Partido. De academia, de juventud, de afros, indígenas”, le dijo a La Silla el diputado caldense y director departamental del Partido Jorge Hernán Aguirre.

Pero tanto Beatriz como otras fuentes del Partido, le dijeron a La Silla que es normal que la campaña esté dormida.

“Lo que pase el domingo establecerá la pauta para la campaña, pero nos toca esperar a ver cuántos quedan”, le dijo a La Silla Restrepo. “Tenemos previsto hacer una reunión grande cuando venga después del 12, pero no tiene fecha de venida todavía. Los que manejan la agenda no han establecido cuándo viene a Caldas”, añadió.

Aunque sea normal que en estos meses los protagonistas sean los candidatos a Congreso y por ejemplo Mario Castaño no necesite a De La Calle para ganar votos en su fortín electoral, hay un inconformismo en las fuerzas liberales de Caldas por eso.

“No veo al candidato presidencial empoderado con los candidatos del Partido Liberal. No lo vemos en un proceso de cohesión, de dar el espaldarazo”, le dijo a La Silla el diputado Aguirre, que además de director departamental del Partido es la mano derecha de Mario Castaño.

“Las consecuencias que podría traer que él no esté con esos candidatos, es que el día de mañana cada uno de los elegidos o de los quemados terminen apoyando a alguno de los otros candidatos”, añadió.

Eso podría jugar en contra del exjefe negociador, porque si la bancada liberal mantiene sus 17 curules en Senado o gana más sin haber necesitado ese ‘espaldarazo’ de un candidato presidencial, como parece que sucederá en el Eje, demostrará que esos candidatos tienen fuerza por sí mismos, o, si pierden, pueden decidir irse por candidatos que tenga una estructura más robusta, y no pinten tan de centro, como Vargas Lleras.

Así, los liberales corren el riesgo de repetir la historia del 2010, en que gran parte de los votos del entonces candidato liberal Rafael Pardo se fugaron para donde Juan Manuel Santos.

De La Calle no aprovechó la maquinaria liberal mientras que estuvo en su máximo furor estos tres meses, y en cambio le está apostando a mostrarse como un político anti político tradicional, es decir, un liberal de hace años que se reinventa con la bandera de la paz.

$('.elcomentario .more').on('click',function(e) { e.preventDefault(); _this = $(this); $(this).parent().find('span').remove(); $(this).parent().html($(this).parent().parent().find('.comment-rest').html()); $(this).remove(); }); (function(d, s, id) {var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];if (d.getElementById(id)) return;js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = 'https://connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.12&appId=536540540052735&autoLogAppEvents=1'; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));

Otras Noticias