“Aquí no hay nada crudo”: se destapa la máquina local De La Calle


El pasado viernes, mientras Humberto De La Calle estaba de gira en el Caribe, su equipo en Medellín inauguró la sede de campaña para el departamento que le pone al país el 13 por ciento de los votos a Presidencia, dando así el banderazo para la primera vuelta.

El brazo liberal en Antioquia le sirve a De La Calle porque su Partido fue la segunda fuerza para Cámara el 11 de marzo, con 276 mil votos, puso tres representantes y dos senadores. Además es la segunda bancada más grande en la Asamblea de Antioquia después del Centro Democrático, con 280 mil votos.

Al encuentro, que estaban invitadas alrededor de 500 personas, llegaron poco menos de 100.

La mesa principal del evento la presidió el gerente de la campaña, Albert Yordano Corredor, un joven de 28 años que nunca había hecho política, y venía de trabajar en el Ministerio de Tecnologías de la Información y de Comunicaciones con Daniel Quintero, exviceministro y fundador del Partido del Tomate, quien es asesor de la campaña y también estuvo allí.

También participaron el representante saliente Óscar Hurtado, que intentó reelegirse por segunda vez en marzo y perdió con 19 mil votos; la tolimense Olga Beatriz González, quien fue su fórmula a Senado y sacó 6 mil votos en Antioquia; dos de los cinco diputados liberales y uno de los tres concejales de Medellín, además de un excandidato a la Cámara por la ASI y dos concejales de Girardota y Sonsón.

Aires de resignación

Un miembro del directorio liberal departamental le dijo a La Silla que para el Partido es bueno haberse alineado alrededor de un candidato propio en primera vuelta porque le da juego para la segunda, si se da una alianza.

La excandidata a Senado Olga Beatriz González, en la inauguración de la sede le dijo a los asistentes durante un discurso que “la cosa está estrecha. Llevamos 20 años sin ganar, desde que llegó Álvaro Uribe a la Presidencia. Ojalá podamos hacer una alianza con el que llegue a segunda vuelta”.

Eso es porque han visto que en las encuestas empezó ganando Germán Vargas, luego Sergio Fajardo, Gustavo Petro y ahora Iván Duque; además porque Antioquia ha sido un departamento tradicionalmente de derecha, y fue uno de los que rechazó con más contundencia en el plebiscito el Acuerdo de Paz con las Farc, que es la bandera de su candidato a la Presidencia.

Un corporado que nos pidió off the record nos dijo que ya empezó a hablar con sus amigos cercanos para que voten por De La Calle y que va a hacerle campaña por sus redes sociales “porque los votos que uno saca no son propios”. Añadió que “yo juro sobre la biblia que voy a votar por De La Calle. Le tomaré una foto a mi tarjetón, pero eso no quiere decir que vaya a ganar. Hace ocho años apoyé a Rafael Pardo y perdió”.

Los alfiles que le pondrán los votos

El representante Hurtado fue el que le ofreció a De La Calle su sede para la campaña presidencial, y fue el ungido desde Bogotá para ser quien hable por el candidato en Antioquia en términos programáticos, es decir, “donde hay debates, foros y medios, puedo estar yo”, le precisó a La Silla Paisa.

El coordinador político de la campaña es Luis Carlos Ochoa, presidente del Directorio Liberal departamental, de la cuerda del excandidato a la Alcaldía de Medellín y director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Eugenio Prieto.

Ochoa le dijo a La Silla Paisa que los cinco diputados de Antioquia están enfilados con De La Calle, y que hay consonancia entre los diferentes matices liberales del departamento para hacerle campaña.

“Aquí no hay nada crudo. En Antioquia estamos todos como peones. Vamos a llevar el mensaje a los directorios municipales, no tenemos por qué escondernos (porque el candidato no ha repuntado)”, le dijo Ochoa a los asistentes al evento entre aplausos.

El diputado le explicó a La Silla que la meta del partido es ponerle a De La Calle los 276 mil votos que sacó la lista liberal a la Cámara en Antioquia, que fue la segunda después del Centro Democrático, con casi la mitad de su votación.

La mayor parte de esos votos se los llevaron los equipos de la Universidad de Medellín con Julián Bedoya y el de Bello con John Jairo Roldán, fórmulas del senador electo Iván Agudelo; Juan Diego Echavarría, la fórmula de Julián Bedoya; y Carlos Mario ‘el flaco’ Mejía, del grupo de Eugenio Prieto, que se quemó, pero sacó 40 mil votos.

Todos ellos estaban invitados, pero ninguno fue.

El senador electo Julián Bedoya, segundo en votación en el departamento, le dijo a La Silla Paisa que para responder con el compromiso que asumió la bancada roja de estar con De La Calle en primera vuelta, la semana que viene va a reunir a su equipo para empezar a trabajar en la campaña. “Cada grupo se reúne con su dirigencia por aparte, aquí se trabaja muy independiente entre los diferentes matices”, aclaró.

Por su parte, Aura Marleny Arcila, actual presidenta del Concejo de Medellín que hace parte del equipo del senador electo Iván Agudelo, le dijo a La Silla que los concejales aún no tienen agenda con la gerencia departamental, pero que desde hace cuatro meses -en plena campaña parlamentaria- ha estado conversando con sus líderes en las comunas.

El próximo lunes, los cinco diputados rojos van a tener la primera reunión como bancada con el gerente de la campaña, para definir las movidas en los 40 días que quedan antes de la primera vuelta.

La estrategia: combatir el “ruido” con opinión

Cuando a nivel nacional ya se veía venir la desbandada de los rojos hacia otros candidatos presidenciales, en Antioquia ninguna casa liberal alcanzó a arrancar hacia donde Duque y Vargas, pero la campaña de De La Calle estaba frenada por el tinto con Sergio Fajardo.

“No fue bien recibido por la dirigencia política y por los grupos de nosotros que De La Calle se hubiera acercado a Fajardo porque él tiene un discurso que critica mucho la clase política y le echa la culpa de la corrupción y del poco avance que ha tenido el país históricamente”, le dijo a La Silla Rigoberto Arroyave, el diputado más votado de Antioquia en 2015 (43 mil votos), de la cuerda del senador electo Iván Agudelo.

Además, el Partido Liberal en 2015, como miembro de la unidad nacional, apoyó a Luis Pérez, el principal enemigo de Sergio Fajardo. En ese sentido, le dijo a La Silla Rubén Callejas, el diputado del grupo de Julián Bedoya, que el Partido en general sintió un alivio cuando se descartó esa alianza porque “no habría sido coherente que los liberales se unieran con Fajardo”.

“Ahora que el panorama se despejó y ya está la directriz desde Bogotá - le dijo Corredor a La Silla - la estrategia de campaña consiste en eliminar el ruido que trajo esa supuesta división política, el tinto con Fajardo y las encuestas”.

Para eso, explicó, el equipo de campaña va a armar antes del 27 de mayo nueve comités regionales en el departamento, de los cuales ya están listos tres: el del Occidente, Urabá y el Valle de Aburrá, con alrededor de 25 personas cada uno. También empezará a armar esta semana subcomités comunales en Medellín, donde el Partido fue el tercero más votado después del Centro Democrático y el Conservador.

“La estrategia se basa en salir a la calle, mirar a la gente a los ojos y decirles que no les dé miedo votar por Humberto de La Calle. La tarea es una: demostrar que De La Calle tiene la opción de ganar y que no está solo”, explicó Corredor.

Fuentes dentro de la campaña nos dijeron que la estrategia, además de buscar el voto joven yendo a universidades y tomando pola con De La Calle como en el resto del país, es hacer una campaña viral en redes “que muestre quién es realmente el candidato, sin ataques a sus rivales, para demostrar que él es el candidato del perfecto centro y de la esperanza”, nos dijo uno de ellos.

Esa es una posición muy parecida a la de Sergio Fajardo, que se ha basado cien por ciento en la opinión en su carrera a la presidencia, pero la campaña de De La Calle confía en que le lleva ventaja porque el exnegociador tiene más trayectoria política y porque "Antioquia no es la tierra de Fajardo" porque ya gobernó y no le fue tan bien en las legislativas de marzo.

Con ese tablero inicia la carrera de los rojos por la Presidencia en Antioquia, que le juega tanto a la opinión como a la segunda máquina más grande del departamento. Quedan cuarenta días para verla despegar.


Powered by