10 cosas que se juegan en el Pacífico en estas elecciones


Este domingo son las primeras elecciones al Congreso que cubriremos en La Silla Pacífico, pero más allá de contar cuáles serán los nuevos representantes de la región en Bogotá, estos comicios son particularmente especiales porque reconfigurarán el mapa de poder de las casas políticas más fuertes, se pondrá a prueba la fuerza de grupos cuestionados que hace años tienen una curul y además serán las primeras elecciones sin las Farc armadas en la región más propensa a reencauchar la violencia.

Estas son las 10 principales movidas que se jugarán en el Pacífico en esta jornada.

 

1

Dilian se prueba para pesar en La U (y en 2022)

Este domingo, el Valle se puede convertir en el único fortín político nacional que le queda al diezmado partido de La U, y buena parte de esa votación corresponderá al grupo Nueva Generación que -en un 90 por ciento- lidera la gobernadora Dilian Francisca Toro, quien quiere llegar a tener 6 congresistas (2 en Senado, 3 en Cámara y una curul afro).

Nueva Generación ha tenido votación principalmente en el Valle, con algunos votos en Chocó, a favor de Roosevelt Rodríguez (6 mil en 2014). Esta vez el Senador y también el exalcalde de Palmira, Ritter López (del grupo del Notario de esa ciudad), le apuestan a expandir su votación en Cauca, Nariño, Bogotá (donde ambos tienen fórmulas) y hasta los llanos, donde también han hecho campaña.

Todo esto, según dos fuentes que conocen el movimiento por dentro, sirve además para determinar si la Gobernadora puede realmente convertirse en una gran electora no solo en el Valle sino en otros departamentos de la región y madurar la propuesta que ha venido sonando en el Valle político de que le apueste a la Presidencia en cuatro años.

Por eso, lo que ocurra en las próximas horas con las elecciones (en las que ella misma pidió un gobernador encargado para “dar garantías” a todos los sectores), podría ser la primera piedra de su apuesta de expansión, y además para hacer pesar su decisión final en torno a las presidenciales de mayo.

 
2

Casas políticas cuestionadas o investigadas, a prueba

Al menos seis casas políticas cuestionadas o investigadas tienen apuestas en las elecciones para recuperar el poder que otrora tuvieron y demostrar siguen siendo fuertes en sus regiones o por el contrario, su poder es más bien un mito.

Con un poder disminuido luego de tener 7 congresistas mientras estaba en la cárcel, reinventarse con un nuevo partido que pronto perdió personería jurídica y haber gozado de mieles de poder con su aliado el entonces gobernador Juan Carlos Abadía, la prueba de fuego del exsenador parapolítico Juan Carlos Martínez Sinisterra y su aliado son estos comicios, en donde ambos tienen cartas para ser un contrapeso al poder de la gobernadora Toro.  

Por un lado, el destituido exgobernador del Valle, Juan Carlos Abadía, a quien le falta un año de sanción impuesta por la Procuraduría para ocupar cargos públicos, apoya principalmente a su amigo el liberal Álvaro Monedero quien va a la Cámara, y al vargasllerista Carlos Abraham Jiménez.

Por el lado de Martínez Sinisterra es su primera campaña en libertad, y tiene tres apuestas, como hemos contado desde el año pasado: Daniel Garcés por afros; William Rodríguez por el antiguo PIN al Senado y su fórmula Noris Cano, además de Felipe Muñoz, de La U en el Cauca (según nos dijeron dos fuentes de allá). A todos ellos, según tres fuentes en Buenaventura y Tumaco, les ha hecho activa campaña.

A Rodríguez, su principal apuesta al Senado, lo ha acompañado en recorridos por Buenaventura y aunque mantiene un bajo perfil, ha dicho que está peleando para ganarle a las oligarquías, en clara alusión a la gobernadora Toro; Garcés, por su parte, tiene el apoyo de parte del grupo político del hoy suspendido alcalde de Tumaco, Julio Rivera.

En menor medida, se pondrán a prueba las casas de los Sánchez Montes de Oca en Chocó, a través de Astrid, la hermana del clan de los excongresistas Odín y Patrocinio y será el tercer intento de recuperar una curul para la casa, luego de ocho años sin ganar en elecciones al Congreso. Y la del representante Nilton Córdoba, quien tiene cinco investigaciones en la Corte Suprema (la última por el cartel de la toga) y busca la reelección.

Además, está la casa política Escrucería que cumple 20 años tratando de recuperar el poder en el puerto de Tumaco, esta vez a través del exconcejal de Bogotá, Rafael Escrucería, quien se reencauchó en el liberalismo.

 
3

Vargas Lleras mostrará si entró con fuerza al Pacífico

Cuatro apuestas al Senado son la fórmula del vargasllerismo para entrar de una vez por todas al Pacífico, donde su partido Cambio Radical no ha sido particularmente fuerte, toda vez que solo tiene tres congresistas.

Por un lado está el exgobernador caucano Temístocles Ortega, quien como su jefe Vargas, ha aplicado el todo vale para conseguir apoyos multicolor que lo hacen una carta fuerte para pelear una curul; además está el senador Carlos Motoa y su competencia directa el representante José Luis Pérez, quien cuenta con maquinaria local en la Alcaldía de Cali y la totalidad de la lista a la Cámara en Valle; además, el representante Carlos Abraham Jiménez que tiene votos en Yumbo, el apoyo del exgobernador Abadía y un padrino electoral en Cundinamarca.

Además de ganar estas curules (que según cinco políticos de la región dan como cantadas para todos, excepto Jiménez por ser una figura relativamente nueva), la apuesta vargasllerista es apalancar desde el Pacífico votos clave para su candidatura presidencial, en donde como hemos contado los movimientos sociales votarán por su sparring electoral Gustavo Petro, mientras que la élite política, al menos en Cauca y en menor medida en el Valle, se podrían ir con Germán Vargas, si sus cartas se cotizan.

 
4

La prueba de fuego para los movimientos cívicos de los paros

Uno de los puntos clave en este domingo será medir el peso de los comités cívicos de los paros que paralizaron el Pacífico el año pasado.

En Chocó y Buenaventura, como la minga del Cauca, llevan candidatos al Congreso; si bien en el caso de los dos primeros, los candidatos no cuentan con el respaldo oficial de sus comités cívicos, la movilización social en el Pacífico permitió que llegaran nuevas voces a la discusión política.

Esto configura una alternativa en Chocó y en el puerto de Buenaventura podría cambiar el estatus quo que ha reinado por años.

De todos modos, no es un camino sencillo. Además de la atomización de los votos por tantos candidatos (como ocurrió en Chocó donde cuatro integrantes del comité se lanzaron al Senado), casas políticas tradicionales como las de Buenaventura -la del exalcalde Bartolo Valencia y el actual mandatario Eliécer Arboleda- están apostando a usar la maquinaria para sus candidatos (Hernán Sinisterra en el caso de Bartolo y Norma Hurtado y Roosevelt Rodríguez en el caso de Arboleda).

Caso contrario ocurre entre los indígenas, toda vez que los cabildos del Cauca pero especialmente en el norte -donde el movimiento es particularmente decisivo- están con el aspirante de la ASI, Feliciano Valencia.

 
5

Una nueva pelea por la curul afro

Este domingo también se sabrá si las maquinarias electorales vuelven a meter mano en las dos curules afro, como ocurrió en 2014 en las que el exrepresentante Yahír Acuña ganó en cuerpo ajeno, por lo que será una prueba para saber si los consejos comunitarios tienen la cohesión suficiente para que llegue un representante de los suyos a esas curules.

Como contamos en La Caribe, Acuña nuevamente se quiere reencauchar por medio de su tía Magdalena González y en el Pacífico, el exsenador parapolítico Juan Carlos Martínez Sinisterra apoya a su sobrino, Daniel Garcés, quien además tiene apoyos en Tumaco, a través del suspendido alcalde Julio Rivera; y casas políticas tradicionales, como la de Dilian Francisca Toro, apuestan a que John Arley Murillo, obtengan la curul.

Esto contrasta con otras candidaturas que surgen del seno de los consejos, como la de la líder del norte del Cauca, Francia Márquez; Leonard Rentería en Buenaventura; el líder social de Nariño Ariel Palacios y la presidenta de Afrodes Luz Marina Becerra, entre otros.

Esta pelea es especialmente particular teniendo en cuenta que muy posiblemente el próximo Congreso podría debatir la reglamentación (o no) de la consulta previa, por lo que será clave saber si en estas curules llegarán representantes con intereses externos.

 
6

¿Por fin despegará el Centro Democrático en el Pacífico?

Una de las pocas regiones donde el uribismo no es fuerte es el Pacífico. En su debut electoral en 2014 quedó en cuarto y quinto lugar en los cuatro departamentos y las dos senadoras de la región, Susana Correa y Paloma Valencia, fueron elegidas con votos de Uribe; además, no tiene ninguna gobernación ni alcaldía de capital y acá ganó el Sí en el plebiscito.

Por eso para este año aumentaron las apuestas para despegar.

Por un lado, en Nariño, Cauca y Valle el Partido lanzó listas a la Cámara y particularmente en este último departamento están las cartas más fuertes para obtener curul, gracias a la estrategia montada por la senadora Correa de combinar el voto de opinión (que dicen tener los candidatos a la Cámara Christian Garcés y al Senado Gabriel Velasco), más el de maquinaria del exalcalde de Buga, Jhon Harold Suárez y el empresario minorista Edwin Ramírez.

Por lo que el reto uribista además de contarse en las elecciones es convertirse en una fuerza importante de cara a las elecciones regionales, donde el único voto mayoritario que obtuvo fue en la Alcaldía de Cali, con el candidato Garcés, a quien el uribismo se le montó a última hora en la campaña.

 
7

Arranca a definirse el panorama para las regionales

En buena medida, como queden las cargas en los comicios de las próximas horas se comenzará a delinear el panorama electoral de las regionales de 2019, donde grupos políticos de la región tienen intereses.

En Tumaco, por ejemplo, el papayaso de la suspensión de Julio Rivera de la Alcaldía a una semana de elecciones fortaleció las aspiraciones de los candidatos al Congreso de su rival político, el destituido excongresista Neftalí Correa, que les sirve como impulso para recuperar el poder en el que fue su bastión electoral.

En Valle, el grupo de la gobernadora Toro puede fortalecerse para tener mantener el poder en el departamento a través de su próxima candidata, la directora de Coldeportes Clara Luz Roldán, mientras que una facción liberal espera una buena votación para ir ambientando la posible aspiración de la ministra de Trabajo Griselda Restrepo.

En Cali se mide también el case con el que arrancará precampaña el director verde, Jorge Iván Ospina, quien quiere repetir en la Alcaldía; además si las votaciones al Senado de José Luis Pérez (Cambio Radical) y a la Cámara de Juan Fernando Reyes Kuri (Liberal), son suficientes para catapultar en Cali la aspiración del gerente de Metrocali, Nicolás Orejuela, a quienes los dos políticos han impulsado.

Y en Cauca como contamos hay expectativa de una tercera parte de los consejos comunitarios en torno a apoyar la aspiración de Temístocles Ortega a cambio de una vieja aspiración de tener candidato propio a la Gobernación.

 
8

Las votaciones podrían reflejar las crisis liberal y goda

Ambas colectividades andan de capa caída en el Pacífico, especialmente en el Valle, el departamento con mayor potencial electoral (casi un millón de votos en 42 municipios) y por eso las elecciones de este domingo mostrarán si los trapos rojo y azul pesarán en las presidenciales, donde el Valle pone 3 de 10 votos nacionales de mayo.

En el caso de los liberales, el grupo de Edinson Delgado (49 mil votos en 2014) quien mandaba en Buenaventura, está dividido tras su distanciamiento con el exalcalde Bartolo Valencia; mientras que el resto de votación roja en el departamento se lo pelean dos foráneos, el nariñense Guillermo García y el caucano Luis Fernando Velasco que tienen fórmulas y apoyos en la asamblea del departamento.

Además, según un alto dirigente rojo en el Valle, el umbral lo están calculando en casi 70 mil votos, por lo que la apuesta en plata y maquinaria para que en el departamento logren mantener las curules -calculan que serían 2 en Senado- es mucho mayor que en años anteriores.

Eso impacta directamente en el apoyo que acá pueda tener el candidato presidencial Humberto de la Calle, en momentos en que los congresistas están preocupados por su supervivencia y curul.

Otro caso es el de los conservadores que están divididos en varios grupos y algunos de ellos ni siquiera votarán con los azules, como el caso del exalcalde godo de Cali, Rodrigo Guerrero y tampoco están unidos de cara a las presidenciales, toda vez que, como contamos, una parte de la votación -sobre todo en el norte del departamento- está con Marta Lucía Ramírez y otros sin definir.

En Nariño el panorama es diferente, ya que hay azules con fortines electorales, como contamos en el caso de la senadora y baronesa Miryam Paredes.

 
9

Habrá nuevos cacicazgos emergentes

Las votaciones de este domingo graduarán a nuevas caras en el panorama nacional, que llevan años ganando terreno en lo local. En ese grupo está el representante José Luis Pérez de Cambio Radical, quien como hemos contado lleva años trabajando -en maquinaria, cuotas políticas y bases sociales- para ser una de las mayores votaciones del vargasllerismo en el Pacífico.

Otro será el también vargasllerista Temístocles Ortega, quien ya tiene los apoyos de casi toda la clase política del Cauca de su lado, como la gran mayoría de la lista conservadora y tres de cuatro de la lista liberal.

También el exalcalde de Palmira, José Ritter López, ahijado del notario de Palmira, Jorge Caicedo, y quien ha recogido apoyos en el Cauca con La U. Y el también palmireño, pero liberal, Juan Fernando Reyes Kuri, quien cuenta con el respaldo del liberalismo en Cali y es cercano a la actual administración de Maurice Armitage.

En menor medida también, si gana, estará Aulo Polo, el plan C del gobernador de Nariño, Camilo Romero, quien ha recogido apoyos en Pasto, Ipiales y Tumaco, las ciudades más importantes del departamento.

 
10

Una campaña amenazada

Aunque serán las primeras elecciones tras el fin del conflicto con las Farc, en las que su partido político tendrá una curul fija en la Cámara por el Valle -a través de Marco Calarcá- y se medirá para cosechar apoyos de cara a 2019, en el Pacífico sigue la amenaza armada.

Según la Misión de Observación Electoral (MOE), dos de los tres departamentos que tienen más municipios en riesgo electoral por violencia y compra de votos son Cauca, Nariño, en especial porque son en estos departamentos donde la violencia se ha reencauchado en bandas criminales, disidentes de Farc y ELN en pelea por las rutas de narcotráfico, que ocasionan además riesgo de desplazamiento en comunidades indígenas y afro.

En general, según el mapa del riesgo electoral de la MOE, por fraude electoral y violencia hay 13 municipios en el Cauca como Buenos Aires y Silvia; 9 en el Chocó como el Litoral del San Juan y Lloró; 18 en Nariño como Tumaco, Barbacoas, Magüi Payán y 10 en Valle, incluyendo su capital, Cali y Buenaventura.

De los 20 municipios en los que la MOE pidió vigilancia especial por el aumento de riesgo extremo para el desarrollo de las elecciones están Corinto en Cauca, Bajo Baudó y Medio Baudó en Chocó y Barbacoas en la costa pacífica nariñense.

 

 

Powered by