Si yo fuera antiuribista

Antes quienes degradaron el debate electoral, fueron los políticos. Hoy quienes están volviendo en una cloaca hablar de la política somos los ciudadanos. 

El poder de decir y opinar hoy en día, si está en la palma de la mano. No es un cliché cuando se escucha decir que las redes sociales cambiaron la política y los medios de comunicación. Más de 500 millones de tweets se envían diariamente y Facebook tiene más de 3 billones de cuentas activas.

Recuerdo cómo cuando las campañas eran dominadas por los medios tradicionales y había mucha plaza pública (claro que en esta hay una combinación de todo), siempre se decía que los candidatos dañaban el ambiente electoral, pues mucho me temo que son ahora los ciudadanos, en especial los digitales, quienes se han dedicado a volver una verdadera cloaca de acusaciones falsas y mentiras la campaña política. Uribe es un verdadero blanco en este entorno.

Si yo fuera antiuribista, leería un poco de política tributaria para darme cuenta que Uribe no subió el IVA del 14% al 16%. Y quizás intentaría entender  porqué era necesaria (como lo será en el próximo gobierno) una reforma pensional, para evitar una crisis financiera que si no se hacía, nadie podría cobrar pensión.

Me iría un poco hacia atrás y entendería que las Convivir son producto de un Decreto del presidente Gaviria. Comprendería la gran diferencia que hay entre una investigación y una sentencia. Estudiaría a fondo el problema paramilitar y como en Colombia se resocializaron más de 50 mil personas sin necesidad de negociar la composición del Estado.

Miraria que en el año 2002, había un desempleo de 15,2% y que por eso era necesario hacer una reforma laboral que dinamizará el mercado laboral, creando por lo menos 160 mil nuevos trabajos en 4 años. Al terminar ese periodo se habían creado más de un millón.

Me meteria a entender a fondo de que se trata la Ley 100 y como en el año en el que fue expedido Colombia era un Estado fallido en términos de aseguramiento y acceso a la salud donde en el año 1997 el 62,3% de la población no tenía aseguramiento y como en el 2016 esta cifra cayó al 9,6%.

Quizás, si hubiera menos memes de internet. Uno podría comprender que con las reservas minero-energéticas que tenía el país era necesaria una política de inversiones para este sector, generando riqueza e impuestos y así poder tener programas como Familias en Acción que permitieron reducir la pobreza multidimensional de 60.4% a 30.4% entre el 2002 y el 2010.

Estos son solo algunos ejemplos de tantas aseveraciones sin fundamento que ruedan en internet.

Obviamente, todos los gobiernos tienen errores ( las personas también) el de Santos, el de Uribe y el que venga. Pero lo que sí queda claro es que internet se volvió un sitio lleno de mentiras, injurias e insultos contra los demás.

Necesitamos ver menos La Pulla y agarrar más libros, dejar de compartir tanto meme y pasar a las cifras, dejar de mandar tweets y post de facebook con el hígado y hacerlo con el cerebro. En conclusión necesitamos tener un poquito de “educación digital”, si bien el manual de Carreño ya no aplica, necesitamos unos mínimos en el entorno de las redes sociales.

Antes de compartir algo intente verificarlo, no se deje meter en ese mundo del odio y la desinformación.

Pd. Esto tambien aplica si usted es antipetrista, antisantista, antifajardista, antivargallerista o cualquier otro que nazca a futuro.

 

Juan Sebastián Arango
Juan Sebastián Arango
Asuntos Públicos y Corporativos
210 Seguidores257 Siguiendo

0 Debates

7 Columnas

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio Patrocinio

    Powered by