Así quedaron las cosas después del domingo

Este es el balance de lo que se concretó el domingo y de lo que se viene.

Es difícil hacer un análisis completo sobre todos los resultados de la jornada electoral de ayer, pero se pueden adelantar las siguientes conclusiones (hipótesis algunas) sobre lo que significó la elección a Congreso y las consultas interpartidistas: 

- Las elecciones más pacíficas desde 1964. A pesar del desgaste que el acuerdo de paz genera en la opinión pública, es innegable dedicarle la primera observación al estado del orden público en estas elecciones. Gracias al acuerdo de paz, tuvimos la jornada electoral más pacífica de los últimos 50 años. La paz, poco a poco, sigue entregando hechos concretos difíciles controvertir. 

- El mito del “castrochavismo” o de la “toma del poder por parte del comunismo” queda en cuidados intensivos. Los resultados muestran claramente que las FARC tienen un bajo apoyo popular. Adicionalmente, la consulta de la derecha duplicó la consulta de la izquierda. Finalmente, el Congreso quedó conformado por partidos de centro y de derecha en su gran mayoría. Esto significa que la amenaza del “castrochavismo”, utilizada por más de 8 años por el Uribismo y otros sectores conservadores, fue más una herramienta de manipulación que un argumento sustentado en evidencia. Habrá que ver, cual será el nuevo objeto de miedo que será usado por la derecha para capitalizar electoralmente. 

- La oportunidad del centro. Uno de los resultados más contundentes es la afirmación del centro político. Partidos de centro izquierda y centro derecha tuvieron importantes votaciones. Eso da aire a los candidatos que se están disputando el centro. Además, los resultados indican que sólo un centro unido en una coalición podrá atajar el impulso del polo de la extrema derecha o el polo de la izquierda más fundamentalista. 

- La batalla por el centro. Si bien están claros los dos polos extremos, el centro todavía sigue siendo un campo de disputa. Habrá que ver cuales son las estrategias de los partidos de centro derecha para lograr atraer los votantes moderados o si por el contrario comienzan a disputarse el segmento de la extrema derecha. Lo mismo ocurre para los partidos de centro izquierda, pues una cercanía demasiado amigable con Gustavo Petro puede darle una fuerza inusitada a la extrema derecha y revivir el fantasma del castrochavismo. 

- Los pirómanos se queman. La mayoría de Congresistas que durante 4 años incendiaron el debate público, con mentiras, ataques y “hechos alternativos” fueron castigados por los electores. Lo mismo la mayoría de aspirantes que mediante el uso de la religión con fines políticos pretendían llegar al Congreso. Eso habla bien del estado maduro del sistema colombiano en cuanto al principio básico que separación de iglesia y Estado y protección de las minorías. Aunque como dice Timothy D. Snyder en estos tiempos no nunca hay que confiarse. 

- Se diversifica ideológicamente el Congreso. Nuevos candidatos de partidos que antes era minoritarios le darán más vitalidad democrática a la discusión y abrirán el espacio para nuevas coaliciones de largo aliento o para temas de agenda legislativa específicos. 

- El Centro Democrático es más caudillo que partido. Si bien tuvo una votación muy importante en general, los resultados muestran que este partido sigue dependiendo existencialmente del culto a la personalidad carismática de Uribe. Ahora bien, la votación también le manda un mensaje a Uribe, pues las cuentas internas de la extrema derecha estaban muy por encima del resultado de ayer. Esto sin duda muestra el desgaste de Uribe, luego de 8 años de ataque férreo al Gobierno de Santos y sobre todo al acuerdo de paz, sin mencionar sus 28 procesos en curso en la Corte Suprema de Justicia.

- Sigue ganando la abstención. Si bien hubo más participación en términos relativos, en términos absolutos la abstención pasiva y activa sigue siendo uno de los retos más grandes de la democracia colombiana. 

- El asunto de las fotocopias. Al parecer el asunto de la falta de tarjetones para la consulta de la derecha se debió a un problema en el sistema de distribución de la Registraduría. Es importante que se investigue a fondo, para descartar cualquier intento de sabotaje. En todo caso, vale la pena mencionar que según el Registrador el problema se presentó en 26 puntos de votación de los más de 11.000 dispuestos por la entidad. Es decir, habrá que establecer si fue un error sobredimensionado por las redes sociales y los medios de comunicación (en particular por la disciplina mediática del Centro Democrático) o si en efecto fue un error generalizado. En cualquier caso, este hecho no empaña el gran trabajo que viene haciendo la Registraduría en términos de tiempos de respuesta de resultados, integridad de la información y campañas masivas para motivar el voto y la participación.

Andrés Ucrós M
Andrés Ucrós M
Abogado - politólogo
615 Seguidores44 Siguiendo

3 Debates

5 Columnas

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio Patrocinio

      Continúa Leyendo




    Powered by