Camila Pérez: "La gente es muy escéptica de los políticos, no hay nadie con el que los ciudadanos se sientan identificados"

Estuvimos con Camila Pérez, subdirectora de Fedesarrollo hablando sobre la crisis del liderazgo político en el país y cómo superarla. Para ella, el problema en Colombia es que no tenemos un líder con el que las personas se identifiquen.

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

 

Red Líder: ¿Que virtudes deben caracterizar el ejercicio del liderazgo político democrático?

Camila Pérez: Yo creo que un líder político, sobre todo en un tiempo como el actual, tiene que ser un modelo desde el punto de vista moral y ético, eso es fundamental para ejercer un liderazgo correcto. También es muy importante que los líderes políticos conecten con la gente, con las sus necesidades y preocupaciones, y de alguna manera propongan soluciones a los problemas o a las inquietudes de la gente de hoy en día, de los países, o de su región.

R.L: ¿Se te viene a la cabeza algún líder que cumpla estas características?

C.P: A mi me parece que un caso reciente de un líder político, no en Colombia sino afuera, fue Barack Obama. Yo pienso que él fue un líder muy importante en Estados Unidos. Representaba muchas cosas que lo hicieron un buen líder; primero por su mismo origen, al ser el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, pero también por un pensamiento muy moderno que hizo que sectores de la población que nunca se habían sentido representados, no solamente afroamericanos sino muchas minorías, vieran en él un líder, una persona de lo que se percibe muy correcta, con una moral bastante buena. Pienso que él es el ejemplo que se me viene a la cabeza de un líder político reciente.

R.L: ¿Qué deberes debe tener un líder político democrático?

C.P: Los líderes políticos y gente que está en cargos altos y de mucho poder como el presidente de Estados Unidos, o el presidente de Colombia, tienen una grandísima influencia sobre la población. La gente de alguna manera se identifica con ellos, sigue sus ideas. Lo estamos viendo ahora en contraposición a lo que fue Obama con el gobierno de Trump, que, si bien es un líder para ciertos sectores de la población, para otros no lo es. Por los mensajes que da tiene mucha influencia sobre la población y puede tener consecuencias positivas o muy negativas dependiendo de cómo enfoque su mensaje. Obviamente el líder, por la influencia que tiene sobre los ciudadanos, tiene la gran responsabilidad de dar mensajes respetuosos, incluyentes, que no discriminen, porque es muy peligroso si no se maneja bien.

R.L: Algunos dicen que nuestro país vive una crisis de liderazgo político. ¿Estas de acuerdo con ese planteamiento?

C.P: Yo creo que hay una crisis de liderazgo político a nivel mundial. Los partidos políticos han caído en decadencia, su imagen está muy deteriorada. Esto tiene muchas explicaciones: en el caso particular de Colombia ha habido muchos escándalos de corrupción asociados a la política y a la forma de hacer política que ha afectado el liderazgo político, y la gente es muy escéptica de los políticos, no hay nadie con el que los ciudadanos se sientan identificados. Sin embargo, yo creo que están surgiendo otras formas de liderazgo político que son más como movimientos ciudadanos que se han convertido en la manera en la que la gente se identifica y se une, y pretende hacer política o tener alguna influencia sobre el diseño de políticas.

R.L: ¿Son los movimientos sociales la forma de superar esta crisis?

C.P: Ahí hay una discusión muy grande, los partidos políticos de todas formas cumplen un papel y habría que hacer una reforma a todos los sistemas y la manera en la que se hace política en Colombia, para salir de esa crisis y para que la gente recuperara la credibilidad de los partidos y de sus líderes, pues esa es la manera en la que opera la democracia y es importante que eso no desaparezca. Pero de alguna manera yo creo que los movimientos ciudadanos, que también demuestran un poco el cansancio de la gente frente a la política tradicional, han sido importantes como un nuevo mecanismo. Yo no creo que el liderazgo político vaya a desaparecer.

Lo otro que yo tiendo a pensar es que no es fácil encontrar líderes políticos todo el tiempo. Encontrar una persona como Barack Obama o como el presidente Macron en Francia, o como el presidente de Canadá, son personas con características muy particulares que los hacen como muy únicos y no es fácil que surjan todo el tiempo. De vez en cuando hay estos personajes que son importantes y que son verdaderos líderes, pero tampoco es fácil que se repitan y que todo el tiempo estén dentro del país. Pero sí creo que en Colombia en este momento debería surgir un líder político con el cual la gente se identifique y se conecte porque nos hace mucha falta.

 

 

Vea también:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder

      Periodista prueba

      Powered by