Voto en blanco en la circunscripción especial indígena: la quinta pata del gato

Hay más de una persona preparándose para postular su candidato e incluso su candidatura a la nueva elección de circunscripción especial indígena 2018, pero ¿en verdad se tienen que hacer nuevas elecciones? Aquí le aclaramos

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

Aún sin terminar el conteo de los votos de la circunscripción especial indígena, ya se escuchó que el voto en blanco en dicha circunscripción era mayor que el voto por los candidatos y por lo tanto sería necesario repetir las elecciones de circunscripción indígena, con nuevos candidatos.  Incluso, la Misión de Observación Electoral MOE ha dicho que va a solicitar que se repitan las elecciones para circunscripción especial indígena, antes de las elecciones presidenciales.  Así que ya hay más de uno preparándose para postular su candidato e incluso su candidatura, pero ¿en verdad se tienen que hacer nuevas elecciones para circunscripción especial indígena?

Empezaremos diciendo que, en efecto, el artículo 258 de la Constitución Política de Colombia, prescribe que “Deberá repetirse por una sola vez la votación para elegir miembros de una Corporación Pública, Gobernador, Alcalde o la primera vuelta en las elecciones presidenciales, cuando del total de votos válidos, los votos en blanco constituyan la mayoría […]”

Así que, a primera vista, podría pensarse que en efecto es necesario repetir las elecciones para circunscripción especial indígena.  Sin embargo, hay varias razones por las cuales esta no puede ser la conclusión.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la Constitución se debe leer de forma sistemática e integral, por lo tanto, no se puede entender el artículo 258 constitucional de forma aislada al resto de normas que consagran la protección para la diversidad étnica y cultural, pues la pretendida interpretación de la disposición constitucional, resultaría en detrimento de la circunscripción especial indígena y por lo tanto de la diversidad étnica y cultural a la que busca proteger.

En segundo lugar, tal como está diseñado el sistema electoral, la votación en la circunscripción especial indígena está abierta a todos los ciudadanos, en este orden de ideas, una buena cantidad de los votos son de opinión y se recogen especialmente en las grandes ciudades, no obstante, la mayoría de votos son depositados por las bases sociales de los candidatos, es decir que de una u otra manera la elección da cuenta de la voluntad de los pueblos indígenas.  En este caso, mal se haría en tomar el voto en blanco como pretexto para deslegitimar esta elección.

Distinto sería cuando los únicos que estén habilitados para votar en dicha circunscripción sean los indígenas, de tal forma que el voto en blanco se entienda como una afirmación de ellos mismos de que no se sienten representados por los candidatos actuales y quieren que se propongan unos nuevos, pues como ya se dijo esta circunscripción especial es una de las medidas para proteger la diversidad étnica y cultural y asegurar su participación en las decisiones del país.

Por otra parte, es bien sabido que la pedagogía al elector sigue siendo escasa, y a pesar de que se ha modificado un poco la presentación del tarjetón, gran cantidad de los electores entienden que el voto en blanco que está en la circunscripción especial indígena se aplica para la circunscripción nacional con lo cual más de un desprevenido ciudadano vota en blanco en la circunscripción especial indígena cuando su intención era hacerlo en la circunscripción nacional.  Teniendo en cuenta la importancia del voto en blanco y de ahí los efectos que puede causar, sería necesario pensar en un mejor diseño del tarjetón e incluso en que haya diferentes tarjetones por cada circunscripción.

Además de los argumentos mencionados, hay especialmente uno que nos permite anticipar que lo más seguro es que las elecciones en circunscripción especial indígena no se van a repetir, y es que este debate no es nuevo, ya se ha presentado anteriormente y ha sido resuelto en favor de la validez de la elección. 

Así, desde el año 2006, el Consejo Nacional Electoral viene analizando esta situación, y ya tiene una doctrina derivada de la interpretación literal del artículo 258 constitucional, consistente en que dicha disposición se refiere al total de votos en blanco para la Corporación y no para una circunscripción en particular.  El Senado es la corporación y está integrada por dos circunscripciones, la nacional y la especial indígena, en este contexto para saber si el voto en blanco es mayor se debe sumar el total de votos válidos para la circunscripción nacional y la especial y en la misma forma los votos en blanco, para luego confrontar si es verdad que el voto en blanco es mayor para toda la corporación, lo cual no es así para las elecciones del 11 de Marzo de 2018.

Ahora, si revisamos el perfil de los candidatos electos el 11 de marzo en la circunscripción indígena, encontramos que han sido propuestos por sus bases, vienen de procesos organizativos destacados, han sido avalados por los movimientos indígenas, así que, cuál autoridad pueden tener otros ciudadanos para decirle a los indígenas que no gustan de sus candidatos y por lo tanto deben proponer otros.  De esta manera, el querer poner el voto en blanco como pretexto por encima de la voluntad indígena y también no indígena que eligió a sus congresistas por circunscripción especial, es solamente buscarle la quinta pata al gato.

      Periodista prueba

        Continúa Leyendo


      Powered by