Brillante espanto

Sin alterar de manera agresiva las fachadas, ni los pensamientos humanos y sin causar heridas a las aves que siguen su vuelo sin advertir las púas, se puede espantar a insectos y palomas como lo han logrado en casas y viñedos de otros lados.

Las dos estábamos sentadas en el patio interior de su casa en Bogotá bajo el sol del atardecer. Miré hacia arriba y vi dos palitos de guadua formando una T y dos CDs que colgaban de hilos de nailon.

¿Qué es eso que está allá arriba?, le pregunté.

La dueña de casa me respondió, es para espantar a las palomas.

 

Catalina López
Catalina López
Directora Fundación Promedio
170 Seguidores230 Siguiendo

0 Debates

31 Columnas

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

      Continúa Leyendo




    Powered by