Día de la Madre, ¿en realidad necesitamos los bogotanos un día especial para matarnos?

Contrario a lo que piensa la Secretaría de Movilidad, parece que los bogotanos no necesitamos ocasiones especiales para matarnos entre nosotros en las vías. Y los datos lo confirman.

A lo largo de este último mes de mayo se han difundido a través de las distintas redes sociales de la Secretaría de Movilidad de Bogotá (SDM) piezas gráficas relacionadas con la seguridad vial. Las piezas en general siguen el mismo formato: La imagen de una mujer visiblemente angustiada junto con datos acerca de lo peligroso que es desplazarse el día de la madre. Reproduzco una de ellas que llamó fuertemente mi atención.

 

 

Lo que presenta estas imagen no es nada tranquilizador, aparéntemente los bogotanos somos incapaces de celebrar fechas especiales sin matarnos entre nosotros. Eso dicen las piezas, ¿pero que dicen los datos?

Muertes

Contrario al cliché de las películas de espías en las que “los muertos no hablan”, en Bogotá el registro de muertes es una de las mediciones que mejor nos cuenta lo que en realidad pasa en la calle. Usando los datos de los Informes Policiales de Accidentes de Tráfico (IPAT) es posible ver el número de muertes en siniestros de tránsito ocurridas en domingo en los últimos 3 años.

 

 

Claramente los días de la madre (marcados con asteriscos) no se caracterizan por su alto número de fatalidades. En  2015 y 2017 hubo una fatalidad ese día y en el de 2016 dos, es decir, un total de cuatro en tres años. Comparado con otros domingos en los que el número de fatalidades llega a cinco, se puede pensar que los Días de la Madre son Domingos más bien tranquilos.

 

Podría ser que las fatalidades del sábado anterior al Día de la Madre jalonen las cifras totales del fin de semana. Al fin y al cabo, según las piezas de la SDM este es “uno de los fines de semana en que más siniestros se presentaron en la ciudad”. Usando de nuevo los datos del IPAT podemos graficar la suma de las fatalidades de sábados y domingos.

 

Tampoco en este gráfico se nota ninguna tendencia. De hecho, los fines de semana del Día de la Madre de 2015 y 2017 son particularmente bajos gracias a que, afortunadamente, no hubo fatalidades el día sábado.

 

Siniestros

 

Los siniestros de tránsito incluyen no solo muertes sino también aquellos incidentes en los que solo hubo heridos y/o solo daños materiales. Aunque es difícil de cuantificar, se sabe que el subregistro de heridos y de siniestros, a diferencia del de muertos, es alto. En muchos incidentes menores las partes implicadas tienen la posibilidad de conciliar, llegar por sus propios medios a un centro de salud o simplemente irse antes de que la autoridad de tránsito se haga presente. Veamos como se comportan los siniestros que sí quedaron registrados en los fines de semana.

Tampoco aquí se percibe que el fin de semana del Día de la Madre sea el de mayor número de siniestros. Curiosamente, el fin de semana del día de la madre de 2016 tiene menor número de siniestros que los de 2015 y 2017 a pesar de ser el de más fatalidades de los tres.

 

Conclusiones

 

Contrario a lo que se podría pensar, no se encuentra ninguna evidencia del alto peligro en el día de la madre. O para ser más precisos, no se ve que el día de la madre sea más peligroso que cualquier otro fin de semana.

 

Aunque es loable el esfuerzo de la SDM y nunca sobra el llamado a la prudencia en la vía, esta y otras piezas similares hacen pensar que la estrategia de comunicaciones es “particularizar” el riesgo vial en Bogotá. Lo cierto es que el riesgo y las muertes en las ciudad son constante y no se limitan tan solo a ciertos comportamientos o momentos como la noche, el fin de semana, o el día de la madre. Supongo que no es politicamente aceptable admitir que el peligro en nuestras vías no es circunstancial sino estructural y así mismo deben ser estructurales las soluciones.

Finalmente, no está de más insistir en la necesidad y obligación de todas las instituciones oficiales a dar información veráz y transparente. Los ciudadanos no somos niños que necesitamos se nos cuenten historias de espanto para hacer los correcto sino individuos pensantes que tenemos el derecho a recibir esta información para  tomar decisiones informadas.
 

P.S. Los datos usados en este artículo pueden ser parcialmente visualizados en , invito a los lectores a que jueguen con ellos para que saquen sus propias conclusiones.

 

 

Juan David Garcia
Juan David Garcia
Profesor e investigador de la Universidad Nacional de Colombia, Miembro de la Mesa de la Bicicleta Bogotá
215 Seguidores3 Siguiendo

0 Debates

6 Columnas

Este espacio es posible gracias a

Patrocinio

    Powered by