Los cinco desafíos que plantea la captura de Santrich


La captura ayer del ex negociador de las Farc y ahora representante a la Cámara por ese partido Seuxis Hernández, conocido como Jesús Santrich, plantea el mayor desafío al proceso de paz desde que el Congreso aceptó el acuerdo renegociado y rechazado por los líderes del No.

Los hechos ya son conocidos. La Policía y el CTI de la Fiscalía capturaron ayer a Santrich en su casa a las cinco de la tarde en el barrio Modelia de Bogotá. Lo hicieron cumpliendo una circular roja de Interpol que lo pide en extradición hacia Estados Unidos. Ahora está en el búnker en la Fiscalía.

Lo detuvieron porque según dijo el Fiscal Néstor Humberto Martínez y lo explica la circular roja de Interpol, en una investigación que hicieron agentes federales de la DEA y fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos, entre junio del año pasado hasta ahora, Santrich estuvo supuestamente involucrado en un “acuerdo para exportar diez toneladas de cocaína (equivalentes a 10 mil kilogramos) hacia Estados Unidos, cuyo precio habría sido convenido en la suma de quince millones de dólares americanos, lo que constituye el delito de conspiración para exportar cocaína”.

Dijo también que la circular de la Interpol muestra que durante todo ese tiempo, él y los otros acusados (Marlon Marín, Armando Gómez-alias “el doctor” y Fabio Simón Younes Arboleda), dijeron que tenían acceso a aviones registrados en Estados Unidos para mover la droga y laboratorios para procesar la cocaína.

Ahora comenzará todo el trámite de la extradición, un proceso que plantea un desafío a muchos niveles:

1

Un desafío para la Farc

La primera reacción del partido de los desmovilizados fue que se trataba de un montaje y de un duro golpe al Acuerdo de Paz.

Anoche, la Farc convocó una rueda de prensa para las 7 de la mañana de hoy, cuando presentarán su posición oficial. Pero ya el ahora senador Iván Márquez expresó la gravedad del momento.

Es un duro golpe para la Farc porque no solo se trata de uno de sus nuevos representantes a la Cámara sino que Santrich se convirtió en un símbolo de las Farc durante el proceso de paz.

Para el Establecimiento, en un símbolo de su cinismo desde que en Noruega, cuando se instalaron los diálogos, respondió ‘quizás, quizás, quizás’ cuando le preguntaron si le responderían a sus víctimas.  Para muchos de las Farc, el símbolo del guerrillero que estaba dispuesto a cantarle la tabla al Establecimiento y a exigir un trato como iguales.

Santrich fue, de lejos, el negociador plenipotenciario más radical, inteligente e intransigente de las Farc durante todo el proceso en la Habana, y además de una estrecha amistad con Iván Márquez, Santrich tiene mucho liderazgo entre las bases guerrilleras porque defendió varios puntos que eran importantes para ellos.

Por ejemplo, el tema de la amnistía para los presos; que los guerrilleros pudieran participar en los Pdets (que al final el gobierno dijo que no); que no se podía hacer la reincorporación sin tierra.

El abogado de Santrich dijo que desde anoche entró en huelga de hambre y que esto era un “montaje que él veía venir desde hace mucho tiempo. En todas sus intervenciones, foros, charlas, lo dijo. Manda a decir a toda la militancia fariana que tengan ánimo y fuerza. Que él tiene la moral en alto porque sabía que esto iba a pasar y al pueblo colombiano que con lo de hoy se demuestra que esto es un proceso de paz fallido y que la Farc deben prepararse para lo que se viene”.

Por lo que Santrich significa dentro de la Farc, su captura y eventual extradición profundizará la desconfianza que ya existe en las zonas donde siguen concentrados muchos de los exguerrilleros.

Mientras en Bogotá el anuncio hizo que decenas de militantes de la Farc se fueran hasta las puertas de la Fiscalía a protestar, en los Espacios de Capacitación les dieron la noticia a los excombatientes por altoparlante y desde ese momento hasta anoche, por lo menos en dos de estos sitios donde pudimos verificar, estaban pegados al televisor y la situación era muy tensa.

“Hay mucha zozobra, básicamente tienen miedo de que ahora puedan coger a cualquiera”, nos dijo una fuente de uno de estos espacios.

Uno de los líderes de la Farc en el Sur nos dijo: "si así es el desayuno, cómo será la comida. Este es un fiscal que no es amigo de la paz y si desde ya arrancan con esos montajes, el acuerdo ya no es garantía de nada"

La desconfianza de los miembros de la Farc hacia la justicia ha sido total desde el principio y por eso insistieron tanto en la creación de una justicia paralela como la JEP. El hecho de que la Fiscalía esté en manos de Néstor Humberto Martínez la acentúa por su relación con el candidato de Cambio Radical, que hasta hace unos días había liderado la oposición a puntos clave del acuerdo de Paz como que los terceros que cometieron delitos atroces fueran obligados a comparecer a la JEP.

“Que la PAZ no nos cueste la LIBERTAD...La fiscalia vargallerista  en burdo montaje captura al compañero JESUS SANTRICH. Peligroso y desesperado intento de enrarecer campaña electoral y actitud cipaya  ante la proxima visita de TRUMP”, dice Andrés París, encargado de las comunicaciones de la Farc, en su chat.

En un comunicado del 4 de enero de este año  en el que la Farc evalúa críticamente la implementación del Acuerdo de Paz, mencionan que “el gobierno de los EEUU desempolva sus indictments o requerimientos judiciales contra antiguos dirigentes del Secretariado acusándolos de concierto para delinquir con fines de narcotráfico y lavado de activos”, por lo que parecería que esta captura no toma a la cúpula totalmente por sorpresa.

De cómo asuman el golpe dependerá en una buena parte, qué camino sigan los guerrilleros de base que siguen esperando que el Gobierno les cumpla con los proyectos productivos y de reincorporación y que ya están alebrestados por la inoperancia y las revelaciones sobre posible corrupción en el Fondo para la Paz.

Santrich fue siempre un guerrillero encargado más de los temas políticos que del combate o de los negocios.

Sin embargo, él y Rodrigo Granda estuvieron encima de la verificación de las listas de guerrilleros presos para ser amnistiados y se les ‘colaron’ por lo menos 20 narcos que al parecer pagaron a gente de las Farc para que los hicieran pasar por guerrilleros. Varios de esos ya fueron extraditados y, como suele suceder, ya debieron contar lo que sabían.

Al final, si la Fiscalía revela los videos y grabaciones que supuestamente tienen los gringos, a la Farc le quedará más difícil decir que todo se trató de un montaje para entregarle un trofeo a Donald Trump que tiene su primera visita a Colombia este sábado y tendrán que demostrar si su solidaridad de cuerpo pesa más que su compromiso con el Acuerdo.

Si las evidencias son tan contundentes como dice el Fiscal, volverá a estar sobre la mesa el interrogante sobre el compromiso que asumieron las Farc en el Acuerdo de colaborar con el desmonte de las rutas, entre otros compromisos vinculados con el narcotráfico, y que hasta ahora poco han cumplido. Y esos cuestionamientos se les harán en el mismo Capitolio.

 
2

El desafío para el Fiscal

El caso contra Santrich refuerza el mensaje que ha enviado Martínez desde hace meses en el sentido de que miembros de la Farc siguen delinquiendo y que el que lo hiciera después de la firma del Acuerdo debería pagar en la justicia ordinaria, una aclaración que él hizo meter en la ley estatutaria y que le da dado el espacio para investigar a los desmovilizados por lavado de activos, entre otros.

Pero este es un nuevo golpe judicial en el que las pruebas y el orígen del proceso vienen desde otro país y no fueron originadas en la fiscalía colombiana.

Sucedió con el escándalo de Odebrecht y con el del Cartel de la Toga y el fiscal anticorrupción corrupto, en el que fue la DEA la que le tendió la trampa que condujo a su captura y solicitud de extradición.

El Fiscal ahora se enfrentará a un juez ordinario que tendrá que legalizar la captura y a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) que, según el artículo 19 del acto legislativo que la crea, debe evaluar si Santrich delinquió después del 1 de diciembre de 2016 y comenzará una discusión sobre si la revisión será formal o material. Y como es el primer caso de un eventual conflicto de competencias, el Fiscal tendrá un desafío de cómo manejar este caso.

 
3

El desafío para la JEP

La presidenta de la JEP, Patricia Linares, también convocó para hoy una rueda de prensa.

Aunque probablemente lo que hará la JEP será una revisión puramente formal para declinar la competencia porque el supuesto delito se cometió después del Acuerdo de Paz, será todo un desafío para la nueva justiica hacer eso rápido cuando hasta el momento las noticias que han salido sobre su entrada a operación son todas negativas: desde la tormentosa salida del secretario ejecutivo hasta las desafortunadas declaraciones del nuevo director de la Unidad de Investigación y Acusación.

También enfrentará las presiones de quienes, como el abogado de la Farc Enrique Santiago, consideran que la JEP debe asumir la competencia también de la captura. "En caso de que el nuevo tribunal crea que deben emitir la orden de captura esta debe ser asumida por la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP. Es su competencia según las fechas que informó el fiscal", dijo Santiago a Semana.com.

.
 
4

El desafío para el Presidente

Dependiendo de la reacción que tenga la Farc hoy, esta captura -si se comprueba que Santrich en efecto delinquió después de firmar el Acuerdo de Paz- podría paradójicamente fortalecer el proceso de paz pues mostraría que el Acuerdo tiene aspectos duros y que establece consecuencias graves para los miembros de las Farc si los violan, que fue una de las promesas que hizo Santos cuando firmó el Acuerdo y que reafirmó anoche en su alocución presidencial.

Esta dureza, antes de la elección presidencial, puede ayudar a desmontar la idea de que el Acuerdo es una gran oferta de impunidad para los guerrilleros, como lo aseguran los uribistas, incluyendo el candidato puntero Iván Duque.

Pero, al mismo tiempo, si se comprueba que Santrich, un jefe visible de la Farc y que además está permanentemente acompañado por miembros de la policía de la Unidad Nacional de Protección, estaba delinquiendo desde su propia casa, se profundizará la desconfianza de muchos colombianos respecto al proceso de paz.

Este escándalo se suma al del mal manejo de dinero y posiblemente corrupción del Fondo Colombia en Paz, que maneja recursos de la implementación del Acuerdo, y cuya directora fue sacada por el Vicepresidente también ayer, y a todos los demás problemas de la implementación del Acuerdo.

Además, esta captura ocurre días antes de que llegue Donald Trump al país con su propia desconfianza frente al proceso por el aumento de los cultivos de coca.

Santos tendrá que dar muchas explicaciones en los próximos días.

 
5

El desafío para los candidatos

La captura de Santrich se vuelve un tema obligado de la campaña electoral y todo un desafío para los candidatos.

Germán Vargas puede decir que en el Acto Legislativo de la JEP, Cambio Radical hizo meter las consecuencias de que los ex guerrilleros de las Farc delinquieran (el Fiscal citó expresamente esta norma) y en particular siguieran en el narcotráfico, y en esa medida gana.  

También puede reforzar la idea de su último giro a favor del Acuerdo porque se comprueba que se puede extraditar si hay delitos continuados, que ha sido su caballito de batalla y también el del Fiscal.

Pero, al mismo tiempo, corre el riesgo de que al haber vuelto al Sí, este episodio refuerce el lastre de la desconfianza que muchos colombianos han expresado respecto al Acuerdo.

Por lo mismo, Iván Duque gana en lo que ha dicho sobre las Farc y su involucramiento en el narcotráfico y en el mensaje general de dureza. Ayer mismo dijo que ésto era una evidencia de que la Farc no han entregado las rutas del narcotráfico.

 

Pero Duque también corre el riesgo de perder su principal argumento de que hay impunidad pues si Santrich es extraditado no será muy diferente a los paras que firmaron el acuerdo con Álvaro Uribe y terminaron en cárceles de Estados Unidos cuando se les probó que seguían tramando crímenes.

Para los que defienden el Acuerdo de Paz será un reto enarbolar la bandera cuando la captura de este símbolo de las Farc puede leerse como un mensaje contundente de su falta de lealtad a lo acordado.

Especialmente para Humberto de la Calle, jefe negociador del gobierno con las Farc, quien después de la captura dijo, "Si se trata de delitos cometidos después de la firma de paz tienen que responder penalmente, porque a partir de ese momento no hay ninguna protección jurídica".

  NOTICIAS RELACIONADAS

  Continúa Leyendo




Powered by