Las emociones que mueven el voto por Duque


Los electores de Iván Duque, el candidato uribista a la presidencia, no son solo quienes se definen por su apoyo al expresidente Álvaro Uribe, sino también gente atraída por la juventud e imagen de renovación del aspirante, y por representar la oposición (por lo menos de derecha) al impopular presidente, Juan Manuel Santos.

Eso fue lo que encontró La Silla tras hablar con 35 fuentes en las regiones que cubrimos (Pacífico, Bogotá, Huila, Medellín, Pereira, Caldas, Bucaramanga y el Caribe) para conocer las emociones que los mueven para votar por él.

"El de Uribe"

 

Diez de las fuentes consultadas para esta historia nos dijeron que votarán por él principalmente porque es el elegido por el expresidente Uribe y eso les genera confianza en el candidato.

“Yo siempre he votado por Uribe, y ahora por Iván Duque”, nos dijo Julio Navarrete, un operario agrícola de Caldas. “Yo sigo en la línea del doctor Uribe porque mejor no lo pudo hacer, no hizo un fracaso como entregar el país a la guerrilla. Por algo, Iván es el candidato del doctor Uribe”, nos dijo Ligia Hernández, una pensionada de Bogotá.

Esa fuerza de ser el de Uribe la deja clara Edinson Imbacuan, un conductor de transporte público en Cali. “Con tal de que siga las directrices de Uribe yo hubiera votado por cualquiera, porque sería el de Uribe”, nos dijo.

En general, lo que más evocan estas fuentes es la mano dura en seguridad.

“La delincuencia está disparada y para mi Duque es la esperanza de que vuelva la mano dura porque la delincuencia nos tiene del cuello no solo en el campo, también en la ciudad”, nos dijo desde Caquetá, el ganadero Gustavo Rojas.

Esos uribistas tienen la experiencia de haber votado por un Santos uribista que terminó lejos de Uribe y saben que durante la campaña interna para la nominación uribista el año pasado Duque fue señalado de no ser uribista de corazón, pero lo defienden.

“Voto por él porque ha estado al lado del Presidente Uribe en el Senado”, nos dijo Martha Lucía Mesa, ama de casa y militante uribista de Medellín, cuna del Expresidente.

Por último, lo identifican con postulados conservadores con los que se han alineado él y el uribismo, como la protección a la familia y la religión.

“Me gusta su enfoque de valores, especialmente su cercanía a Dios, que le he oído invocarlo en varios discursos”, nos dijo la empresaria huilense María Bahamón, quien vive en República Dominicana. En ese mismo sentido nos habló la música y profesora Luisa Guerrero, de 24 años, de Bogotá, quien no tenía decidido su voto y se inclinó por Duque luego de la adhesión de la exsenadora cristiana Viviane Morales.

El antiSantos

Esa cercanía con Uribe, además de su discurso contra la corrupción, les da la tranquilidad de que será la antítesis de Juan Manuel Santos, quien es “más de lo mismo” o un camino hacia el castrochavismo.

“Petro es retroceder, es volverse Venezuela; Vargas Lleras, comió callado en los años de gobierno de Santos y le entregó el país a las Farc; Fajardo no es ni chicha ni limonada y De la Calle es un pelele del Gobierno”, nos dijo Libardo Núñez, un administrador de empresas caleño. “Sabemos que con Duque no nos va a pasar eso de volvernos como Venezuela”, nos dijo Fredy Rodríguez, un líder comunal de Cúcuta.

Estas 10 fuentes también critican los Acuerdos con las Farc y argumentan que Santos “incumplió al pueblo que votó No” en el plebiscito, al refrendarlos en el Congreso tras la renegociación con el uribismo.  

“Va a desvirtuar el proceso de paz que indultó a crueles cabecillas”, nos dijo el comunicador Mario Silva, de Bucaramanga; su propuesta es la que “genera mayor seriedad en el tema de paz, la paz verdadera”, nos dijo Fernando Martínez, un administrador bumangués de 44 años.

De hecho, víctimas de las Farc también quieren votar por Duque para que cumpla su promesa de arreglar los acuerdos.

“Duque quiere que no haya impunidad. Hay gente que se pregunta cómo una familia de estrato social bajo puede votar por Duque. Bueno, es principalmente por eso”, nos dijo un estudiante de ingeniería de 20 años de la Universidad de Cartagena, cuyo abuelo fue asesinado por la guerrilla.

A la baja imagen del proceso de negociación, se suma la impopularidad del gobierno Santos, gracias a escándalos judiciales que lo rodean a él como el de Odebrecht o mencionan al del del cartel de la Toga, que no tiene que ver directamente con él, pero que ven como parte de la misma corrupción de la mermelada. Y son otras de las municiones uribistas para tener como única opción a Duque, a quien ven como un candidato sin tacha.

“Para mi Duque es la posibilidad de que se acaben los Ñoños y la corrupción de este país. Él sí puede empezar a hacer algo porque es el único de los candidatos que no tiene rabo de paja”, dijo Claudia Azuero de Vicaría, una diseñadora de interiores de Bogotá.

Que Duque no esté “untado de politiquería”, como nos dijeron nueve fuentes, es una razón para votar por él por encima del resto de aspirantes con más trayectoria.

“Es el menos contaminado con el tema de la corrupción y politiquería”, nos dijo un abogado de Córdoba, que estaba indeciso entre Germán Vargas y Duque y se fue por éste último.

Aunque en los debates sus rivales han criticado a Duque por su edad (41 años, el más joven de los aspirantes) y por tener menos la experiencia (Fajardo y Petro fueron alcaldes, Vargas Lleras fue ministro y vicepresidente, y De la Calle ministro y constituyente, entre otras) casi todas las fuentes con las que hablamos para esta historia resaltaron como un atractivo de Duque que sea una persona joven.

El del Uribismo 2.0

Esa juventud hace que los que no son uribistas purasangre minimicen sus vínculos con Álvaro Uribe y sus aliados que sí tienen sombras en sus carreras políticas, arrancando por el propio Expresidente.

“A pesar de que tenga a Uribe detrás es un pisco nuevo y va a tener su independencia de acción”, nos dijo el empresario bogotano Francisco Restrepo.

Inclusive, que Duque esté con Uribe, para algunos votantes, sirve para mejorarle la imagen al Expresidente.

“Defiende los postulados de Uribe, sin lo macabro ni la sombra del uribismo: sin cascarle a los medios, sin los falsos positivos, sin las chuzadas, una cosa fresca sin todo lo malo que a Uribe le achacan y que tiene”, nos dijo un periodista que votará por Duque y que nos pidió no dar su nombre porque cubre la fuente política.

Su falta de experiencia la vieron cinco fuentes como un plus para que impulse al país.

“Yo sé que Iván Duque no tiene experiencia, pero me parece que tiene una claridad meridiana de cómo debe ser un país moderno. Cero experiencia, pero me parece que va tomar distancia de esos políticos que lo van a llevar al poder”, nos dijo Nicanor Isaza, un ejecutivo paisa de 64 años, quien no se considera uribista.

Tanto empresarios como jóvenes nos resaltaron las propuestas de la impronta duquista, como las que hablan de reactivación económica, la economía naranja, el fomento a las empresas creativas, que enmarcan el uribismo 2.0 que Duque representa.

“Se ha comprometido a auxiliarnos”, nos dijo el empresario textil Jorge Villanueva, de Pereira y en una idea similar nos habló Néstor Villa, un empresario de 30 años de Barranquilla.

De hecho, entre los jóvenes que entrevistamos, la idea de que sea el de Uribe es la que menos les llama la atención del candidato, sino que se enfocan en que les proyecta “seguridad, confianza, ilusión” y la “identificación con sus propuestas e intereses”, según nos dijo Jerónimo Montoya, estudiante de Eafit y militante uribista paisa.

Esa misma idea nos la ampliaron estudiantes en Cali, Medellín y Bogotá, quienes nos dijeron que les interesó Duque por su apoyo a la generación de nuevos emprendimientos, porque es amable y cercano, y que no entra en confrontaciones en los debates.

“Va a impulsar mucho los ‘start ups’ que en esta época son muy importantes para que la gente se anime a hacer una empresa. Otros candidatos no ven lo fundamentales que son”, nos dijo Isabella Lorduy, estudiante de los Andes. “Representa la nueva política, el esfuerzo y la disciplina. Ante los retos del país necesitamos a un Presidente con mucha energía y él con su juventud lo va a lograr”, nos dijo Juan José Serrano, estudiante de la Icesi de Cali.

Además, que Duque en tarima cante, baile, declame poemas (a lo Uribe) y que sea cercano es otro aspecto que resaltan frente a otros aspirantes menos carismáticos o más confrontacionales.

“Es tranquilo, busca soluciones. Puede hablar desde fútbol hasta de relaciones internacionales. Creo que tiene el país en la cabeza”, nos dijo Pablo Loaiza, estudiante de la Nacional de Medellín y cantante.

Al final, son este compendio de emociones las que impulsan a Duque. Falta por ver si, como promueve su Partido en redes, ese impulso le sirve para ganar en primera vuelta.

Lea también las emociones que mueven las votaciones de Humberto de la Calle y las de Gustavo Petro.

  NOTICIAS RELACIONADAS

  Continúa Leyendo




Powered by