Las primeras elecciones del posconflicto en Caquetá

Cualquiera que sea el resultado, estas elecciones serán históricas para Caquetá y el resto de departamentos donde estuvo las Farc en armas.

Como en otros departamentos en los que el conflicto armado con las Farc marcó las dinámicas territoriales, las elecciones del 11 de marzo al Congreso, cualquiera sea su resultado, serán históricas para el Caquetá.

Tras décadas de participar en la política en armas, ya sea apoyando a la UP en el marco del proceso de paz con el gobierno Betancur, promoviendo la abstensión o el saboteo electoral –cuyo mayor pico fue en 1997- o regulando el acceso de políticos a los territorios, es la primera vez que la ahora Farc participará en la política local en un escenario de paz.

Es una oportunidad única para entender la relación de las Farc con la política local antes y después de los Acuerdos de La Habana. Varios estudios han llamado la atención sobre las complejas relaciones entre la insurgencia, los campesinos y los políticos locales, relaciones que superan la dicotomía coacción-convencimiento. Ahora sin guerra, ¿habrá diferencia en la relación de los campesinos con la campaña electoral? ¿disminuirá la tradicional abstención en muchas zonas del Caquetá?

La recurrente visión de territorios como el Caquetá como “marginales” o “abandonados” ha distraído la atención sobre el hecho de que sus dinámicas están en el centro de los conflictos del Estado-nación colombiano. De esto es muestra incluso que Iván Márquez, figura central en el imaginario de los colombianos, protagonista de la guerra y ahora de la paz, es florenciano e incluso fue congresista por el Caquetá. La política en estos territorios debe dejar de ser vista como un recuento de anécdotas sobre lo violentos o corruptos que son los habitantes en las “zonas de fronteras” sino como un elemento clave para entender cómo se ha configurado el Estado colombiano y cómo se ha constituido el vínculo entre el centro y las regiones. El Caquetá podrá aportar pocos votos, pero se ha visto que sus dinámicas han marcado la historia nacional.

 

El Escenario

Caquetá ha sido un departamento con uno de los mayores índices de abstención en el país. En las elecciones al Congreso de 2014 hubo una abstención del 63 por ciento. Esta abstención está delimitada geográficamente y afecta particularmente a los municipios del norte del departamente que se caracterizan por ser de mayor población, contar con presencia histórica de las Farc y con el papel protagónico de las organizaciones sociales.

La abstención en esta zona llega incluso al 76 por ciento en San Vicente del Caguán y al 80 por ciento en Cartagena del Chairá.

La abstención en estos municipios coincide con las dificultades de acceso a los puestos de votación. Según la MOE, en el Caquetá hay un puesto de votación por cada 953 kilómetros cuadrados, estando todos los municipios en riesgo, según se muestra en el siguiente cuadro:

En el Caquetá hay dos procesos políticos paralelos, uno en el que Florencia se constituye en el eje y otro en el que, siendo Florencia todavía muy importante, cobran mayor participación otros municipios como Montañita, San Vicente del Caguán y Cartagena del Chairá, territorios con una historia de organización social.

El mayor porcentaje de votación de partidos como el Liberal, Conservador y el Centro Democrático lo obtienen en Florencia (53, 57, 65 por ciento, respectivamente), en contraste con partidos como la Unión Patriótica, cuya votación en Florencia es del 33 por ciento y en donde su votación alcanza los dos dígitos en municipios como Montañita (18 por ciento), San Vicente del Caguán (14 por ciento) y Cartagena del Chaira (12 por ciento).

Hay entonces dos modelos de poder, uno más atado a las dinámicas clientelistas tradicionales y otra demandando un modelo alternativo. En este sentido, las Circunscripciones de Paz que se acordaron en La Habana responderían muy bien a casos como el caqueteño, donde las organizaciones campesinas, si bien fuertes, no han podido romper con el acaparamiento que tiene la política tradicional de los escenarios electorales.

En las siguientes gráficas se observa el porcentaje de votación que obtiene cada partido por municipio. Como ejemplos extremos la Unión Patriótica muestra una distribución por municipios mucho más pareja, principalmente por su votación en Cartagena, San Vicente y Montañita. En contraste, el Centro Democrático concentra la mayor cantidad de sus votos en Florencia. Similar situación se observa con el partido Liberal y el Conservador.

 

Las posibilidades

En el Caquetá se disputan dos curules para la Cámara de Representantes entre siete listas. Tres son las opciones más probables y lo que resulta interesante es no solo el que no haya mayor certeza sobre los dos ganadores sino que son tres posibilidades que dibujan panoramas y explican procesos significativamente diferentes.

El primero, que busca reelegirse, es Harry González del Partido Liberal quién llegó a la Cámara con 11'513 votos, principalmente de Florencia. González tiene los recursos políticos y económicos que le otorga ser congresista y contar con el respaldo del gobernador Álvaro Pacheco, tal vez el político con más poder y control burocrático actualmente en el Caquetá. Además, Harry cuenta con el apoyo de fuerzas del Partido Conservador y de Cambio Radical,  partidos que no lanzaron listas a la Cámara.

Si bien Harry González no se ha opuesto públicamente a los Acuerdos de La Habana, tampoco se ha caracterizado por propiciar un clima de implementación ni de reconciliación y en los escenarios públicos frente al tema es reiterativo en recordar la violencia por parte de las Farc y en exigir reparación a sus víctimas, de las cuáles él mismo hace parte al ser hijo de un gobernador asesinado por la guerrilla. A su vez su cercanía con Cambio Radical hace que su bandera no sean los Acuerdos.

Un segundo partido con opciones es el Centro Democrático y resulta interesante porque es la primera vez que este partido lanza lista a la Cámara de Representantes en el Caquetá. El primero en la lista es Edwin Valdés, miembro del comité municipal de ganaderos y alcalde de San Vicente del Caguán entre 2004 y 2007, años que correspondieron a los picos más altos de la violencia que implicó la “retoma” del Caguán tras el fin del proceso de paz de Pastrana.

Valdés tendría votos en San Vicente, contaría con el apoyo de los ganaderos de la línea de Fedegán, y se beneficiaria, como todos los candidatos del Centro Democrático de la imagen de Álvaro Uribe en la región, quien para las elecciones al senado en 2014 obtuvo de lejos la mayor votación del departamento (21'509 votos frente a los 10'276 del Mira, su más cercano contendor).

Ahora, el uribismo es muy fuerte en Florencia y en municipios como Morelia, Curillo y Belén, pero débil en los territorios más apartados y rurales como Solano, Solita o Cartagena del Chairá, que tradicionalmente no han votado, pero que podrían marcar la diferencia si disminuyeran su histórica abstención. El uribismo en el Caquetá se beneficia entonces de ser el más popular en los territorios más integrados y con menor abstención, como Florencia.

Además el candidato del Centro Democrático contaría con el respaldo activo de las alcaldías de Florencia y de San Vicente del Caguán, que son de ese partido. Sin embargo, para algunos este respaldo resulta contraproducente pues, al menos sobre el alcalde de Florencia, se dice que no ha tenido una buena gestión. La percepción es que no se han visto obras y que no ha cumplido con sus promesas. De ahí que pueda restar votos.

Además, el Centro Democrático en el Caquetá sigue siendo un partido pequeño y sin mayor maquinaria.

Un tercer candidato que tiene opciones para obtener una curul es Luis Antonio Ruíz Cicery, “Coco”, tradicional figura del Partido Verde que perdió el aval cuando, según cuentan, Claudia López se enteró de su alianza con Arnulfo Gasca – conocido a nivel nacional por el corrido que se mandó a hacer: “El Patrón de patrones” y perteneciente al Partido Conservador-. 

El caso de Cicery resulta también interesante porque, aunado a su alianza con Gasca, que representa una alianza con la política tradicional, también tiene el apoyo de la Unión Patriótica y del Partido Comunista.

Así, Ruiz Cicery es el único de los tres más opcionados que habla de la necesidad del cumplimiento y la implementación de los acuerdos de La Habana, algo que interesaría principalmente a las organizaciones campesinas, como las de cultivadores de coca, que exigen que se cumpla lo pactado.

El triunfo de Cicery, que se presenta con el aval de la ASI, sería paradójicamente el triunfo de una especie de poder político del posacuerdo, al contar con el respaldo de las organizaciones sociales que tradicionalmente han reivindicado una alternativa al poder tradicional pero a su vez al contar con el respaldo de poderes tradicionales como el de Gasca. 

Junto a estas opciones está la candidatura del Polo, quien separada del comunismo queda básicamente "moirista" y cuya bandera es quizás una de las principales preocupaciones en la agenda pública caqueteña: la incursión petrolera al departamento.

Óscar Conde, su candidato, es un abogado cuya oficina ha acompañado a las comunidades campesinas en su defensa del territorio y él mismo acompañó en su defensa a José Antonio Saldarriaga, líder de Valparaíso, tras la reciente denuncia que formuló contra él el gerente corporativo de la Emerald Energy. La posición de Conde contrasta con la de candidatos como Edwin Valdés del Centro Democrático, para quien el tema no está en su agenda, o Harry González, quien no ha sido claro en el acompañamiento a las comunidades.

Por último, pero no menos importante, está el Mira. Este partido ha demostrado tener una fuerza significativa en el Caquetá: ganaron la gobenración para el periodo 2012-2015 y fue la segunda fuerza al Senado en las pasadas elecciones, con 10'276 votos.

La mayor votación del Mira se concentra en Florencia. Pero también tiene fuerza en Doncello, Paujil y San José del Fragua.

Sin embargo, no cuenta con figuras que recojan ese capital político y pese a que la votación por el partido es alta, no lo es gracias a sus candidatos.

Las dinámicas políticas en el Caquetá han mostrado que gana el que conquiste con amplitud a Florencia o el que logre movilizar al tradicionalmente abstencionista campo, principalmente en el norte.

El 11 de marzo será entonces un día interesante en muchos sentidos, pues cualquiera sea el resultado dará importantes pistas para entender el comportamiento político de estos territorios antes y después de la guerra.

Alejandra Ciro
Alejandra Ciro
Investigadora de "A la Orilla del Río"
15 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

4 Columnas


    Powered by